Once Upon a Time Había una vez…

La escatofagia es libre; pero creo que es requisito sine qua non para luego expresar cualquier barbaridad que excuse no cerrar filas contra las agresiones a la Patria. Llama mucho la atención que cada vez que a alguien se le ocurre despotricar contra la Revolución por este tipo de espacios para la dialéctica, sobrepasa las mil y tantas lecturas. No me refiero a que los lean que jode simplemente, sino a la percepción personal de que supuesta gente de izquierda trata de incubar matrices de opinión, con el propósito de quebrantar espacios revolucionarios y pareciera estar dando resultados. No soy de los que rehúyen la batalla ideológica, la discusión franca y considero la crítica elemento insustituible para su praxis, pero si ya es el colmo que hayamos escuchado de viva voz a los parlamentarios opositores, argumentando en contra de una posición firme ante las agresiones imperiales ¿Qué lugar le damos entonces a quienes nos tildan de patrioteros, bulleros, exagerados o cualquier otra vaina, a través de estos espacios? La agresión a Venezuela es sistemática, obedece a un plan global bien diseñado que en este momento desarrolla su parte bélica en Libia y que está determinado a acabar con el planeta para obtener energía.

Resulta ahora que nosotros no entendemos nada, que la paranoia hace un festín de nuestras mentes y calma Pueblo que no es para tanto. Los yankees no se chupan el dedo, no se equivocaron, no se les chispoteó. La sanciones sobre PDVSA que ahora pretenden hacerlas ver como inocuas, fueron un globo de ensayo que busca sentar un precedente, una mácula, un calificativo que más tarde querrá ser conjugado con la inclusión de Venezuela en la lista imperial de países terroristas. Quienes no entienden nada son aquellos que no lo toman con la debida seriedad.

Seguramente también creerán que es un escándalo que Venezuela lleve al seno de la OPEP este hecho agresivo, al considerar que el mismo pretende destruir a esa organización petrolera. Aunque sea obvio, debo decir que somos la potencia energética más grande del planeta, que Washington lo supo primero que nosotros y que estamos rodeados de sus bases militares.

No son cuentos ni historietas, en sus escuelas de primaria enseñan que la Amazonía les pertenece y que deben protegerla de los países que la comparten. Cuando la Cuarta Flota se reactivó, su comandante expresó que entrarían a nuestras aguas marrones (los ríos).

Lo siento pero esta vez no hago concesiones con nadie y les pregunto ¿Qué carajos tienen en la cabeza, en el pecho y en las gónadas?

¡PDVSA es expresión soberana del Pueblo Venezolano!


coolthin@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3531 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo