Conversación con el veterano socialista peruano Ricardo Napurí

La rebelión de los Humala

Especial para ARGENPRESS.info

En la conversación que publicamos con el veterano socialista peruano Ricardo Napurí, sobre la insurgencia del 'Movimiento Etnocacerista' en Perú, queremos precisar algunos aspectos derivados del apuro y la primera versión oral que usamos para confeccionarla.

--¿Desde cuándo son conocidos en la vida política los hermanos Humala?

Tengo conocimiento del Mayor Antauro Humala y sus amigos ideológicos en ese movimiento. Se hicieron conocidos en las postrimerías del gobierno de Alberto Fujimori, cuando se rebelaron él en la región de Tacna al sur del Perù en la frontera con Chile. Desde entonces los hermanos Humala y quienes lo siguen desde aquel levantamiento, tienen vida pública. También es conocido su rechazo a la oferta electoral que les hizo el actual presidente Toledo en el último proceso electoral, cuando los quiso integrar con la Vicepresidencia y ellos le dijeron que no.

--¿Cómo definirías su rebelión?

Ellos expresan varios aspectos legìtimos de las profundas contradicciones de la sociedad peruana y latinoamericana, la terrible opresión, explotación económica y discriminación que sufre el 'cholo' (indio), el campesino o sus descendientes, todo lo que se ha multiplicado con el gobierno de Toledo. Por eso se levantan contra él. En ese sentido, expresan legítimamente el odio popular, sino, no se explicaría la relativa simpatía popular que ganaron con su rebeliòn. Se trata de una rebelión legìtima contra el régimen proyanqui y altamente corrupto de Toledo. Todo lo que se levante contra Toledo, como contra cualquier régimen proimperialista, explotador y corrupto será útil y ganará legitimidad social. Pero esta es apenas una parte de su definición política. No se les puede explicar en forma simplista, sólo por ese aspecto. --Digamos, en primer término, que se trata de un movimiento que responde a las mismas angustias que llevaron a otras irrupciones durante los últimos años en América latina.

Claro, en ese punto son una expresión, una reacción, como lo fueron los zapatistas, Chávez en el 91, la CONAIE en Ecuador, los piqueteros en Argentina, etc. Son expresiones distintas, a veces muy disímiles, de la resistencia a la opresión imperialista y la brutal miseria que viven nuestros pueblos. Fíjate que Humala se apoya en los conscriptos, que dentro de un ejército son el sector más oprimido y que en Perú la están pasando muy mal y reivindica la nación india como modelo utópico contra los opresores actuales, trata de ganar apoyo en los sectores indígenas. Es parte integral de ese proceso de redención indigenista que hemos visto en los últimos años, por lo menos desde el levantamiento zapatista.

--Entonces estamos delante de un movimiento emergente, de origen militar, etnicista, nacionalista, que usa métodos militaristas, expresión de la resistencia del continente, que está en pleno proceso de desarrollo en conformación como movimiento y que todavía no define su relación con sectores oprimidos de la sociedad peruana. El movimiento Etnocacerista se apoya en ese sector militar, pero no es todavía un movimiento de masas o algo similar. Ellos arrancan con una rebelión de tipo militar, separada de los organismos y las luchas del movimiento de masas de Perú. Aunque tienen algunos lazos con sectores de la izquierda peruana, no se definen como de la izquierda nacionalista, como lo hizo Chàvez desde el comienzo. Ciertamente, Chàvez tambièn arrancó con una rebelión militar con apoyo civil separada de los trabajadores y las masas. La diferencia en este punto, por ahora, es que el chavismo se construyó entre los trabajadores, los barrios y la izquierda y terminò siendo un movimiento de masas, apoyándose en sus movilizaciones y luchas. Ahí comienzan las contradicciones del etnocacerismo. Es un fenómeno que recièn comienza a definirse, está en proceso de definición, habrà que ver su evolución social, ideológica y política para terminar de definir su curso. Si terminan como el chavismo o no, es algo que no puede definirse a priori, dependerá de su evolución ulterior. Nada de eso nos obliga a apoyarlos, habrà que ver en qué terminan en el contexto de la lucha de clases, pero no hay duda que su rebelión es progresiva frente a un régimen tan podrido como el Toledo.

--¿Ves similitudes con el chavismo?

Cuando Chávez invoca a Bolívar lo hace para rescatar lo mejor de su gesta revolucionaria, sobre todo en la lucha por la unidad latinoamericana frente a toda dominación imperial. En ese punto es muy progresivo. O cuando rescata un decreto del Libertador en 1816 para sustentar un artículo de la Constitución de 1999 que impone la propiedad nacional de los recursos del subsuelo, en el caso venezolano el petróleo. Es un nacionalismo distinto al actual de los etnocaceristas, aunque reinvindicar el modelo social indígena frente al imperialismo cause simpatìa. Los métodos usados por Humala responden a una corporación cerrada, de casta y dentro de ella a un sector muy maltratado y resentido, los conscriptos. Pero es un error y un riesgo político hacer política sobre la base de un resentimiento, así tenga base real. --Ellos reivindican un pueblo-Nación, y eso no es que sea malo en si mismo, si no que hoy no se puede resolver volviendo al modelo de sociedad incaica del siglo XIV.

En Perú tenemos a José Carlos Mariátegui, uno de los grandes teóricos marxistas atinoamericanos que tuvo el mérito de reivindicar tempranamente al indio como sujeto. Pero Mariátegui no fue etnicista en el sentido de ser excluyente de otras etnias o pueblos. Al contrario, para él, la cuestión comenzaba y terminaba con la solución del problema central que es la explotación de clases y la dominación imperialista. El tradicional 'problema indígena agrario peruano' se resolvía para Mariátegui dentro de ese marco político, con un programa y un movimiento que contuviera los derechos indígenas en un proyecto de revolución integral de la sociedad peruana y continental. Por eso hablò de ?Indoamèrica?. Estamos hablando de los años 20 al 30. Si no se resuelve por esa vía social y en ese marco político de clases, volvería la opresión étnica bajo nuevas formas, como volvió el racismo bajo las formar nuevas del capitalismo neoliberal en muchos lados. Es correcto reivindicar al indígena frente a los yanquis o al corrupto Toledo, ese no es el problema. Pero no habrá solución si lo que se pretende es inspirarse en el modelo social de Tihuantisuyu; eso vale como inspiración romántica, utópica; puede gustar a mucha gente, pero no sirve para resolver la crisis social peruana que se basa en la dominación de un imperialismo de tipo capitalista.

--Sin embargo se levantan contra un régimen capitalista y bien cipayo de Washington

Claro, eso es así objetivamente, pero no està claro en lo que podría ser su programa, sus reivindicaciones centrales. Esa es una de las contradicciones que tienen que resolver. Toledo usó demagógicamente su rostro cobrizo para ganar votos de indígenas. La enorme corrupción del gobierno de Toledo es apenas uno de los efectos del sistema de explotación impuesto en Perú. Los corruptos en mi país están dentro del gobierno, pero también dentro del ejército y sobre todo en las empresas nacionales y transnacionales; ellas son las que pagan la corruptela en las licitaciones, el comercio externo, las transacciones de la banca. El 4 por ciento de crecimiento promedio que vivió Perú en los últimos años tiene un alto contenido de corrupción. Eso lo vimos en toda Latinoamérica. De eso no escapó Toledo. El movimiento Etnocacerista se levanta contra eso y està bien. El problema es que tal como ha comenzado, un gobierno de ellos no se apoyarìa en organismos democráticos del movimiento de masas y los de los trabajadores, de la que es parte la gran población indígena de Perú.

El dilema de la democracia moderna está en saber si se construye, o no, con organismos democráticos del pueblo trabajador, de las mayorías explotadas. ¿Acaso no es este uno de los debates centrales en la Venezuela de hoy? El movimiento Etnocacerista no plantea nada que indique que se va a apoyar en organismos democráticos de poder.

--El Etnocacerismo tiene mucho de iluminismo redentor, como lo fue en su momento Sendero Luminoso, aunque sean distintos.

Algo así. Sendero también reivindicaba los derechos indígenas, pero surgió del Partido Comunista como corriente maoísta, se apoyaba en un sector muy atrasado y pobre del campesinado. Su iluminismo le viene de las posiciones ultrasectarias de sus líderes y de los métodos de acción usados en la lucha. Se sentían iluminados. Lo que llamas el ?iluminismo? de los Humala y el etnocacerismo es diferente, en todo caso. Responden a otros factores, no tienen la misma historia de Sendero.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3924 veces.



Modesto Emilio Guerrero - ARGENPRESS.info

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: