El saqueo del país

El 2 de febrero de 1.994 el presidente interino de Venezuela Dr. Ramón J. Velásquez entrega la banda presidencial al Dr. Rafael Caldera, electo después de haberse montado hipócritamente en la ola revolucionaria que había hecho surgir el militar Hugo Chávez Frías con su alzamiento el 4 de febrero de 1.992; siendo esta la razón del por qué Caldera gana la elección presidencial el 5 de diciembre de 1.993. Aquí es necesario recordar que el Dr. Caldera fue el creador en 1.941 del partido COPEI, que luego lo hace conocer como Partido Social Cristiano con la malévola intención de confundir a muchos creyentes cristianos y así lograr con este ardid inscribir en su partido a un buen número de gente humilde; especialmente en las poblaciones andinas. Pero cuando la Convención Nacional de COPEI reunida en el Poliedro de Caracas en el año 1.987 elige a otro copeyano para que sea el candidato presidencial del partido, rechazando al Dr. Caldera esta vez, éste sin ninguna clase de escrúpulos pasa de creador a exterminador de COPEI; traicionando a sus amigos de la manera más perversa. Es así como el Dr. Caldera lleno de una incontenible cólera por lo sucedido en el Poliedro abandona a COPEI organizando más adelante un parapeto electoral al cual le pone por nombre CONVERGENCIA y, con el apoyo del llamado CHIRIPERO, se hace de la Presidencia de Venezuela en 1.994. El Dr. Caldera con su actitud demostró, una vez más, su soberbia, su egoísmo y su incontenible sed de venganza, dejando de manifiesto que lo de cristiano nunca sobrepasó su nariz y que, como Carlos Andrés Pérez, se había disfrazado de demócrata con el fin de engañar y lograr así, por dos ocasiones, escalar la máxima Magistratura de Venezuela.

Durante este gobierno del Dr. Caldera y como consecuencia del mayúsculo escándalo protagonizado por el adeco ex Presidente de la República de Venezuela Carlos Andrés Pérez al convertirse en el primer expulsado legalmente de su cargo en 1.993, el Tribunal Superior de Salvaguardia del Patrimonio Público ordena el 14 de abril de 1.998 su detención junto a Cecilia Matos, su amante quien ocupó el cargo de Secretaria Privada de la Presidencia, por el delito de enriquecimiento ilícito al desviar fondos públicos a sus cuentas bancarias personales y conjuntas, pero que debido a la avanzada edad del ex Presidente no va a prisión si no que cumple parte de su condena con un arresto domiciliario; mientras que su barragana ya había huido del país. Un poco antes el proscrito ex Presidente había creado un nuevo partido político, en 1.997, denominado Movimiento de Apertura y Participación Nacional, y a través de él presenta por su estado natal, Táchira, la postulación para ocupar una curul en el Senado del Congreso Nacional, saliendo electo en las elecciones Legislativas y Regionales celebradas el mes de noviembre de 1.998; es de esta manera que el impúdico político obtiene la inmunidad parlamentaria y puede salir a la calle. Pero sucede que en el parlamento venezolano no permanecería mucho tiempo, ya que el 25 de julio de 1. 999 no logra alcanzar la diputación para formar parte de la Asamblea Nacional Constituyente; y por ello rápidamente huye del país. Los trágicos y fatales acontecimientos del 27 y 28 de febrero de 1.989, EL CARACAZO, los alzamientos militares del 4 de febrero de 1.992 y 27 noviembre de ese mismo año, la expulsión de la Presidencia de la República por el Congreso Nacional y la condena por robar el erario público, al fin logra saliera este maléfico personaje de la tierra venezolana por voluntad propia; a la cual hizo el mayor daño posible. Este monstruo con figura humana había nacido el 27 de octubre de 1.922.

Los pensamientos innobles fueron los que estimularon a quienes ocuparon la Presidencia de la República de Venezuela durante los 40 años del puntofijismo, estas personas se vanagloriaron y jactaron de haber conseguido la máxima posición oficial para desde allí hacer, con la ayuda de la gente sus partidos políticos, lo que les viniera en ganas con el país y su pueblo. Pero entre ellos Carlos Andrés Pérez Rodríguez y Rafael Antonio Caldera Rodríguez pasarán a la historia como los dos más grandes demagogos, que tras el andamiajes de una seudo democracia representativa, doctrina excluyente practicada por Acción Democrática y COPEI, realizaron en perjuicio de Venezuela los mayores desmanes que persona alguna haya podido conocer. Es por todo esto que el pueblo venezolano debe siempre negar su voto a los políticos actuales, adecos, copeyanos, o surgido de alguna de esas organizaciones perniciosas; pues genéticamente están llenos de malas intenciones para con el país. Hay que evitar que alguno de ellos pueda llegar a cualquier posición de gobierno, y mucho menos a la Presidencia de Venezuela. Pueblo venezolano, no hay que permitir resucite el sistema político que representó el infeliz, amargo y doloroso PACTO DE PUNTO FIJO, al cual ayudó a desaparecer, en buena hora, los sucesos del 4 de febrero de 1992 y la aparición de un verdadero y diligente líder como Hugo Chávez Frías.


joseameliach@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1689 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a105416.htmlCd0NV CAC = Y co = US