Amazonas: minería, conflictos y los turistas de las ONGs

¿Por qué Amazonas?
 
Algunos de mis amigos en Caracas me preguntan ¿por qué te fuiste por allá tan lejos? Sonrío y les digo por tres cosas: 1) amo esa tierra; 2) porque estamos tratando de construir cosas nuevas; y 3) estoy convencido de la posibilidad de sacar adelante este estado a pesar de todo. 
 
Son muchos los problemas que tiene el estado Amazonas, uno de ellos fue haber tenido el gobierno más nefasto de su historia durante casi 18 años, otros son de larga data y algunos se han agudizado en los últimos tiempos, entre los más destacados podemos mencionar la deficiencia en el transporte público, fallas permanentes en las telecomunicaciones, complicaciones en el tema de salud, irregularidad en el suministro de combustible, las distorsiones económicas nacionales que afectan la frontera, la corrupción de algunos funcionarios civiles y militares, la minería ilegal, el contrabando, la diversidad multiétnica y pluricultural, lo cual dificulta el trabajo en equipo por los rencores ancestrales  existentes entre los pueblos originarios, estar tan cerca de Colombia, en fin, no es nada fácil convivir con todo esto y tratar avanzar en la construcción de cosas nuevas.
 
Los turistas de las ONG’S y los medios amarillistas 
 
He leído con detenimiento algunos análisis de esos investigadores turistas de PROVEA y el centro Gumilla, esos que visitan el Estado Amazonas solo cuando tenemos situaciones difíciles para elaborar una romántica novela mexicana de cómo nos estamos muriendo y venderle al mundo que estamos al borde de un “Estado fallido”, esos que se creen ventrílocuos de los pueblos indígenas hablando en su nombre buscando la fama o una hoja más en su currículo, esos para los que Amazonas solo es una etapa más en su carrera de “defensor de los DDHH” financiada por las ONG’s y la iglesia, esos que actúan como carroñeros lucrándose con el dolor ajeno. 
 
Una cosa es venir de paseo cuando te aprueban los dólares de la ONG y otra es quedarse aquí para resolver los problemas de la gente; una cosa es venir de visita turística a escribir una novelita y otra es quedarse a construir el futuro de esta tierra y escribir la historia junto al pueblo. Los que seguimos aquí luchando en contra de toda la adversidad estamos convencidos de lograr salir adelante a pesar de todas las dificultades.
 
Por otro lado, es increíble ver en Amazonas algunos medios de comunicación prestándose para incitación al odio, generar terror, zozobra y angustia en la población, cosa que podría interpretarse como propaganda de guerra y terrorismo mediático o como un hecho miserable, un fetiche sexual de saciarse de fama con el dolor ajeno olvidando el hecho informativo equilibrado, veraz y oportuno.  
 
Sobre la minería 
 
Podemos debatir hasta el infinito sobre la minería en Amazonas y su impacto ambiental, político y social, pero la verdad es que eso existe, al igual que la violencia armada que exporta Colombia y no desde ahora, no crean que descubrieron el agua tibia, la minería se practica desde hace más de 40 años en estas selvas y Colombia tiene 60 años exportando violencia y drogas. Sin embargo, la minería es un problema que se debe debatir con los pueblos indígenas de verdad a los que viven día a día esa realidad allá en las zonas mineras no a las organizaciones de maletín que se llenan la boca hablando de los municipios del interior del estado y no han ido en años. 
 
Amazonas no es solo la minería, pero sin duda es un tema que debe debatirse con todos los sectores y sus conclusiones marcaran el futuro de este territorio y al mismo tiempo hay que buscar otras alternativas como la exportación de pimienta negra producida en la cuenca del Guainia, exportación de láminas de latex producida en Atabapo, el cacao producido en Atures y Manapiare, la cría y exportación de peces ornamentales y desarrollar los estudios farmacéuticos en Amazonas. 
 
Que la maldad no derrote la esperanza
 
Últimamente hay mucha gente interesada en generar angustia, zozobra y frustración en la población de Amazonas, destacando lo negativo, el amarillismo, viviendo de la desgracia del prójimo e intentando asesinar la esperanza de todo un pueblo. 
 
El llamado es a que la maldad no derrote la esperanza. 
 
#YoCreoEnAmazonas
 
guerrillero66@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 306 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a272117.htmlCd0NV CAC = Y co = US