El Tráfico de Influencias en Mérida

En el municipio Alberto Adriani del estado Mérida, sucedió algo bien curioso en cuanto al candidato a la alcaldía de esa jurisdicción, en las recientes elecciones de diciembre 2013. Debo comenzar mencionando que en su momento fueron consultadas las 64 Ubch de las cuales 62 escogieron a Robert Ramos para ser el candidato a la reelección; sin embargo, la posposición del proceso eleccionario por las causas por todos conocidas, permitió que se obviara este hecho y dio oportunidad, a quienes interponen sus intereses personalistas por encima de los postulados del proceso chavistas, para manipular e imponer con anomalías una candidatura violatoria de disposiciones tanto del CNE como de la directiva nacional del Psuv.

Las irregularidades que rodearon dicha candidatura, son: el candidato no era habitante del municipio Alberto Adriani. Segundo, fue reubicado para votar en dicha jurisdicción fuera del lapso establecido por el ente electoral y tercero es diputado suplente del consejo legislativo merideño -al cual acaba de incorporarse- condición que también le impedía optar por una alcaldía, según directrices de la directiva nacional del Psuv.

Simple vista , todo esto configura un verdadero tráfico de influencias por parte de quien impuso dicha candidatura que ,supuestamente, no fue otro que el gobernador del estado andino. Ante esta falta de ética revolucionaria, reflexionamos y nos revolotea en la mente el legado de Chávez, en el cual este tipo de conducta no encaja, sino que es condenada.

Pero es que además del apoyo del pueblo chavista, el camarada Robert Ramos tenía como tarjeta de presentación, para aspirar continuar siendo el alcalde de El Vigía, una gestión altamente positiva reconocida por propios y extraños. Durante su mandato (2008-20013, dignificó al pueblo adrianista; brindó atención a niños, jóvenes, adultos, personas con diversidad funcional y de la tercera edad; apoyó intensamente el deporte, la educación, la cultura; plazas y áreas verdes fueron rescatadas y calles y avenidas arregladas, como parte de la ornamentación de la capital del municipio; los servicios públicos fueron atendidos con eficacia. Fue el alcalde que más casas construyó en municipio alguno rebasando las metas de la gran misión vivienda. Durante su desempeño se consolidó en el municipio el proceso revolucionario e hizo de esa jurisdicción un polo consolidado de la revolución socialista siguiendo fielmente los lineamientos del comandante eterno. Pero sobre todo, Robert Ramos, administró con responsabilidad, transparencia y rectitud, el presupuesto municipal.

Sin embargo, esto no contó para quien, lejos de apostar y tener como norte único los postulados del legado chavista, prefirió pasar por encima del ente comicial y las autoridades nacionales del Psuv, en defensa de sus intereses subalternos.

Ante esto, por cierto, nos hacemos la pregunta ¿No será un buen tema para el congreso ideológico del PSUV, estudiar este tipo de actitudes que atentan contra el proceso y el legado de Chávez?

Pues bien, no solo se impuso, en contra de las bases chavistas, un candidato en El Vigía, sino en otros municipios más del Estado, en los cuales el resultado fue adverso al chavismo como era de esperarse. Este episodio tampoco puede pasar por debajo de la mesa, sino que también, la directiva nacional del Psuv debe estudiarlo pormenorizadamente y aplicar las sanciones a los culpables del descalabro electoral del 8D en Mérida.

De este hecho se pretende culpar al excalde, quien absolutamente convencido de sus ideales revolucionarios y fiel a los ideales de Chávez, entre ellos el respeto a la decisión del pueblo y respetar su mandato, asumió el grandioso compromiso de optar por su reelección con el apoyo de las Ubch, del PCV y otras organizaciones revolucionarias, para defender el proceso en el pujante municipio andino.

La valiente decisión del exburgomaestre, trajo como consecuencia una persecución despiadada en contra suya al punto de privarlo de su libertad junto al abogado Nerio Eceheverría, por el supuesto delito de tráfico de influencias en el desalojo de una parcela improductiva cuando ambos cumplía funciones en el Instituto de Tierras (Inti) procedimiento que por cierto se llevó ejecuto según lo contemplado en la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, promulgada en noviembre de 2001, por el presidente Chávez,

La comunidad merideña, y especialmente la del municipio Alberto Adriani, observan con asombró como en el estado Mérida, pretendiendo acabar con los liderazgos naturales realmente comprometidos con los verdaderos interés del pueblo y el legado chavista, se abusa del poder ejerciendo despóticamente sus influencias para presionar a fiscales y jueces para torcer la justicia y ponerla al servicio de sus mezquinos intereses. Saque usted sus conclusiones ¿Quién en Mérida ejerce el tráfico de influencias?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5649 veces.



Rubén Antonio Ramos

Sociólogo y educador peruano, postdoctorado en Filosofía, Política e Historia de las Ideas en América latina por la universidad del Zulia-Venezuela

 ruby_7872@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Ramos Alizorojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Ramos Alizorojo

Rubén Ramos Alizorojo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social