La mentira como instrumento de comercio político

El triquitraque de Henry Ramos Allup

Henry Ramos fue mi condiscípulo en la Universidad de Carabobo de donde egresamos con el grado de abogados hace más de 40 años. Lo conocí cuando militaba en el MIR y supe de su hazaña cuando saltó la talanquera hacia AD en donde se refugió hasta el día de hoy. En aquel entonces justifiqué y “comprendí” su decisión, por cuanto sabía de la gran riqueza material que le esperaba, legada por su padre, un recordado amigo de quien guardo muy buenas referencias de su trato hacía mi persona por hechos que no viene al caso relatar y a los que me refiero siempre con mucho respeto y consideración. 

Por esa relación de camaradería, de amistad personal y de compañerismo --insumos espirituales a cuyo uso y disfrute soy muy dado a propiciar--, he venido “comprendiendo” las actitudes que asume Henry en los asuntos políticos de nuestro país. Obvio es deducir pues, que lo conozco bien a pesar de no haber tenido un trato continuo sino esporádico con él. 

Pero…, esta vez Henry ha colmado el vaso, no con una gota, sino con un miserable triquitraque al cual pretende convertir en una granada reservada al uso militar. Yo siempre había tenido a Henry como inteligente, pero esta vez “se pasó de maraca” como se dice en el lenguaje coloquial venezolano. Ha sido tan burdo el montaje, que nadie, absolutamente nadie, ni siquiera él mismo se lo ha creído. Normalmente cuando una granada explota, la onda expansiva que genera produce serios daños en su entorno, fáciles de detectar e identificar por los expertos. Por eso se negó rotundamente a una inspección ocular por parte del CICPC en la sede de Acción Democrática con argumentos tan baladíes que nos hacen pensar que algo muy malo debe estar aconteciendo en el cerebro de Henry que lo induce a actuar en la forma tan desmesurada como lo hizo. 

No contento con el montaje poco efectivo que realizó, se la dedicó a un joven reportero de VTV a quien amenazó con “advertencias” negándose a responder preguntas tan elementales como las razones que tenía para negarse a la actuación de la policía y a manipular supuestas evidencias, como lo fue una espoleta, cuyo serial se tomó el trabajo de leer. 

De todos es conocida la abundancia de material militar de procedencia estadounidense disponible en el “mercado” que sin vergüenza alguna es anunciado hasta en Internet, en donde es posible conseguir cualquier tipo de granada, inerte o no, por sólo unos cuantos dólares.

Ya estamos acostumbrados a los arranques emocionales poco democráticos de Henry, como aquel que protagonizó después del referéndum del 15 de agosto de 2004, cuando denunció un fraude electoral inexistente y del cual prometió aportar pruebas “contundentes”, las cuales todavía estamos esperando a casi 5 años de su realización. 

Correo: omar1montilla@gmail.com 

Internet: http://lapaginademontilla.blogspot.com/
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3295 veces.



Omar Montilla


Visite el perfil de Omar Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: