Líderes de Barro

Baduel, Rosales, García, algunos diputados, ministros, gobernadores, alcaldes, dirigentes vecinales, es total la ruptura con la lealtad en un estilo casi mecánico ya que no pueden hacer aliados entre aquellos que representan. Desde este ángulo, son opciones claramente conscientes, interesadas e incuestionables, en el que lo económico y el poder están ligados con intereses internos y externos.

Estos líderes de barro desgastan a las masas, a la gente pobre, reduciendo sus potencialidades de canalizar institucionalmente sus deseos de creer en las instituciones publicas. Es en este nivel donde resalta el talón de Aquiles de la revolución, los efectos de estos fulanos con mentalidad estática y traicionera, deprime, oculta y neutraliza de varias maneras, el trabajo eficiente, emanado de las gobernaciones y alcaldías, afectando la participación y la integración del pueblo. Mamarrachos con complejo de líderes, algo instruidos, escasamente informados, mentalmente pobres, espiritualmente desposeídos, carecen de poder de movilización efectiva, capaces de servir como traidores de turno, para la recomposición de sus intereses y de la de otros, ideológicamente mas vacíos que ellos.

Ignorantes instrumentos de la clase alta y media, para desencadenar movimientos sociales, como ideólogos baratos para el control de cuatro (4) pelagatos, en una participación marginal. No sólo destruyen su identidad escasamente reconocida como líderes, sino que pretenden disipar sus compulsiones burguesas encadenados a la eterización de la dependencia con otro más vivo que él. Tontos útiles, comprados por una camioneta, campo de barro abierto para los traidores desleales, adeptos a los milagros económicos, proporcionados por los campeones de la desestabilización en cada ciudad o estado. A los traidores descritos, se suman otros, que no se derivan directamente de esa sociedad golpista que se forja bajo la compra de conciencia.

La incorporación a la desestabilización, parroquial, urbana y estatal, por esto lideres de lodo, provocan el surgimiento continuo de polaridades socioeconómicas en cada una de sus comunidades. La revolución, el socialismo, los valores, los principios colectivos, no les interesa en absoluto, su moral capitalista no les permite integrarse al pueblo, a los ideales de Chávez y, al de los funcionarios altruistas, responsables que trabajan 12, 14 16 horas para cumplir con el pueblo.

Estos traidores, que están en el vecindario, comunidad o ciudad, abusan porque no tienen ni idea de lo que es una revolución armada, en esta, no hay peor cosa que un traidor, ya que con lo valores de la traición educa a sus hijos e influye en su familia, amigos y vecinos. Es el ejemplo patético de la fruta dañada, que tiene que ser desechada para que no dañe al resto. Alguna vez, alguien me pregunto que hacer, yo le respondí con 10 de estos fulanos fusilados, se compone la revolución, es increíble el efecto de solidaridad, comprensión, unión, cooperación, fortaleza mental y espiritual, que la muerte de un traidor conlleva, créanme es saludable para la salud revolucionaria.

Como esto no ocurre los desleales se multiplican diariamente por unos cuantos bolívares, y eso que no hablo del bolívar fuerte. En la tierra del presidente, como en le resto del país hay muchos.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2368 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: