Autismo mediático

Tengo más de una semana con autismo. No he escrito nada en días. Debe ser
algún ciclo de obstinamiento que le dá a los seres humanos luego de ver y oír
tanta basura, calumnia y golpismo a través de las jineteras terroristas que
tenemos en nuestro país. ¿Pero es que quién no se vá a obstinar de estos
criminales mediáticos cuando nos bombardean diariamente con mentiras y odio?

Hasta los mismísimos escuálidos se han obstinado de las jineteras (varios me
lo han dicho) las cuales siguen, siguen y seguirán con el golpismo, pues el
que les paga (el departamentyo de estado de EEUU) es el que dá las órdenes a
los lacayos palangristas empleados que aparecen en la famosa lista de los
documentos desclasificados que obtuvo Eva Golinger en EEUU, con el objetivo
de desestabilizar al país. ¿Qué le queda a Washington si sabe que NO hay
forma de derrocar a Chávez? ¡DESESTABILIZAR!. ¿Por medio de qué o quiénes?
Por medio de las jineteras y de los lacayos que ya conocemos. Con estas
jineteras y palangristas golpistas a cualquiera le dá autismo.

Cambiándo de tema, hace apenas minutos escuché un ruido. Bajé a ver y eran
unos 30 infelices borregos con pitos y gritos en contra de un tal tirano.
¡Pobrecitos!, cada vez son menos y no hallan de que pared batuquearse, pero
si necesitan una pared bien gruesa pueden encontrarla en el muro de
contención de la cota mil a la altura de La Castellana. Ahí no hay pele
señores, mejor pared que esa no hay para batuquearse la cabeza.

Por cierto, anoche cambiándo canales ví el rostro del ya olvidado
Granielito. Lo dejé unos minutos sólo para observar la degradación
físico-mental al que ha llegado este palangrista. El hombre envejeció como
10 años en apenas un mes. Vomitaba y vomitaba tanto odio y veneno por esa
boca que con razón se veía tan acabado. Definitivamente camaradas, el odio
consume y aniquila a la gente. No hay Botox ni tinte de cabello que valga.

Esto me recuerda a una señora sifrina amargueta disociada con cara de perro
que la semana pasada se encontraba en la cola para pagar en la CANTV,
rezongando y rezongando en contra de Chávez por todo. Al parecer el sistema
de ese local en particular de CANTV había presentado fallas el día anterior
y un técnico estaba presente para hacer tres cosas: primero, solucionar el
problema técnico; segundo, para cerrar la caja del día anterior y tercero,
para abrir la caja de ese día.

Eso tomó unos minutos y mientras esperábamos en la cola, la mujer le echaba
la culpa de todas sus desgracias a Chávez. La gente la ignoraba. Un
argentino que estaba delante se puso a hablar conmigo y de repente la
amargueta se entrometió en nuestra conversación sin ser invitada. Como nadie
hacía eco de sus disociadas quejas, entonces nos escogió a nosotros para
convercernos de que Chávez ha sido, es y será el único culpable de todas sus
desgracias. ¡Si les contara las barbaridades que dijo!

El argentino y yo nos hacíamos los pendejos cada vez que ella nombraba a
Chávez. Yo no conocía al agentino pero seguíamos la conversación como si
jamás lo hubiese nombrado. La mujer nunca entendió por qué no aupamos sus
culpas al rrrégimen. Al rato su rostro se veía confundido por nuestra falta
respuesta. A lo mejor pensó que ambos éramos extranjeros pero igualito
seguía con su cantaleta. Hizo un gran esfuerzo para convencernos de sus
mentiras y quedó toda frustrada al no obtener apoyo.

Ella me recuerda al disociado de GAFOLONGO del Nazional, que escupe espuma
por la boca en contra de este rrrégimen pero que a la vez está inaugurando
su nueva sede del pasquín en los Cortijos de Lourdes y con última tecnología
(¿¿¿???). Definitivamente tanto tontolongo como la amargueta están locos
saratacos de la cabeza. Odian, vomitan y escupen barbaridades en contra del
gobierno, pero sus negocios nunca, léase bien, NUNCA les había ido tan bien.

¿Quién los entiende?

ivanka27@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2656 veces.



Ivana Cardinale


Visite el perfil de Ivana Cardinale para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ivana Cardinale

Ivana Cardinale

Más artículos de este autor