Una oposición a la medida imperial

  • Aunque reconocemos que el Diálogo es importante en función de los intereses de Venezuela y su pueblo, debemos advertir, que los recursos millonarios de nuestro país hoy secuestrados, más las sanciones impuestas ilegalmente, pueden ser utilizadas por los Estados Unidos y su nuevo Estado, Europa, para presionar y chantajear a nuestro país en concesiones que vayan desde lo electoral hasta la impunidad por los delitos cometidos de la Ultra Derecha.

Se ha dado a conocer el Segundo Acuerdo firmado en México, bajo el auspicio de gobiernos que median este diálogo, entre el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, y un sector de las oposiciones de nuestro país, que se autodenomina, plataforma unitaria (PU).

Valga decir, que en función de los intereses de Venezuela y los de su pueblo, el gobierno nacional tiene el deber de reunirse con cualquier sector, incluso, con los que se han mostrado como enemigos de de su propio país, hasta llegar al punto de aliarse con potencias extranjeras para atentar contra la soberanía y la independencia de la nación, como es en este caso, la (PU).

En este acuerdo, dado a conocer en Rueda de Prensa con carácter internacional, se informa que la primera parte de los recursos ilegalmente secuestrados a nuestro país, por parte del gobierno de los Estados Unidos, y de los países europeos que han violentado la normativa internacional para acorralar a Venezuela e intentar doblegarla, van a estar dirigidos a puntos muy concretos de las necesidades nacionales: asistencia a necesidades básica, Salud, alimentación, servicios públicos, problemas generados por tragedia ambientales, entre otros. Podríamos decir, que sacando a los generados por las situaciones climáticas, los otros, han sido agudizados, precisamente, por las llamadas sanciones y congelamientos de activos a nuestro país, por estos países, que pretenden hacer ver este acuerdo, como una presunta ayuda humanitaria a Venezuela, cuando en el fondo, son recursos que pertenecen a todo el pueblo venezolano. Una nueva forma de coloniaje que pretenden imponer, sobre la base del chantaje, orientados por las palabras que públicamente el ex presidente Barak Obama de los Estados Unidos, expresó en una oportunidad: "A veces torcemos el brazo a otros países para hagan lo que queremos"

A este ritmo baila Europa, que ahora, no es que sólo sigue al pie de la letra de los Estados Unidos, sino, que se ha convertido prácticamente en un nuevo Estado, de los Estados Unidos.

Bienvenido, entonces el Diálogo, pero metamos la lupa a los acontecimientos, para llegar a algunas conclusiones.

En primer lugar, observamos que los Estados Unidos y su nuevo Estado, Europa, pretende imponer a nuestros países una oposición a su medida, es decir a la medida de los intereses colonialistas que ellos siempre han representado, y añoran continuar.

Vemos por ejemplo, como respaldan a un sector de la oposición más radicalizada, que ha sido financiada con Dólares, Euros y Liras Esterlinas, para mantenerlos como una especie de Cabeza de Playa en nuestros países y utilizarlos como piezas de ajedrez, en el tablero geopolítico que ellos quieren dominar. En el caso de Venezuela, por ejemplo, han subestimado y hasta ignorado a otros sectores opositores como a los diferentes grupos: Las dos AD, Fuerza Vecinal, Partido Comunista, Revolución Eficiente, Frente Progresista, Primero Venezuela, El Lápiz, COPEI, y otras organizaciones que se denomina también de oposición, pero que guardan algunas diferencias con los ultra radicales.

Justamente, unas de las interrogantes que pueden plantearse: ¿Cómo va a ser el comportamiento, de los grupos opositores no invitados a México?, ¿Como reaccionaran? y si se dejaran, como sucedió en el pasado reciente, que la Ultra derecha los llevó bozaleados a todas las aventuras y desventuras que han tenido en su ambición por el poder. ¿Se dejaran arrastrar nuevamente por la Ultra Derecha golpista y conspiradora?

Para la Alianza neo colonialista, Estados Unidos y su nuevo Estado, Europa, los opositores en Venezuela, son los que ellos escojan y financien, solamente, y esta Ultra Derecha en compensación, por el financiamiento, les mantiene siempre la esperanza de que si llegan al poder serán recompensados con las riquezas naturales de nuestro país, que ofrecen al mejor postor.

Falta mucho por recorrer en este diálogo y es probable que para las próximas rondas, lo Estados Unidos, que manejan a los títeres opositores, impondrán nuevas condiciones. Tienen a su favor, que mantienen, de acuerdo a lo declarado por el Presidente Nicolás Maduro entre 24 a 30 mil millones de dólares en su poder, que son de Venezuela, más el Oro, ilegalmente, secuestrado por Inglaterra. Es probable que esto lo utilicen paran nuevas presiones y chantajes, de las cuales no descartamos, el ámbito electoral.

Condiciones que harán tragar arena, a los negociadores del gobierno y que pueden orientarlas, por ejemplo, a lograr la impunidad para Juan Guaido, violador descarado de la Constitución Nacional, al usurpar el cargo de Presidente de la República; es probable también, que quieran extender la impunidad a los que quebraron y robaron a Monómeros; también a los que negociaron CITGO; a los que actuaron en el Magnicidio frustrado etc. etc. para adelantarnos algunas de las jugadas que tendrá el imperio en la manga.

Apenas estamos en los prolegómenos del Diálogo y próximos a unas elecciones Presidenciales que deben realizarse de acuerdo a los parámetros constitucionales en 2024. Habrá mucha tela que cortar y muchos condicionamientos que puedan ponérsele a la delegación oficial del gobierno venezolano. Ya veremos y muy pronto, como se desenvolverán estas negociaciones y hasta donde la cuerda puede resistir el tira y encoge a que va a estar sometida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 725 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor