Flor sin Retoño (II)

Sin ánimo de clarividente, ni nada por el estilo, en artículo anterior, titulado Flor sin Retoño, y de acuerdo a lo que percibía por el desatino de la ultra derecha venezolana, anuncie como se desinflaba el monigote creado por los Estados Unidos, que ellos llamaron presidente, con el ánimo de mantener un supuesto gobierno interino desde el cual asumir un conjunto de medidas que permitirían debilitar al gobierno constitucional de Venezuela y apoderarse de bienes públicos pertenecientes a nuestra nación.

Y así han actuado, descaradamente, al margen del derecho internacional público, violentando principios y normativas aprobados por organismos internacionales, de las que forman parte, pero a sabiendas de poner por encima de cualquier orden internacional, sus propios intereses.

Con el tinglado interino creado, los Estados Unidos, La Unión Europea, la Gran Bretaña y algunos coleados de nuestra región, se han convertido en los propios piratas del Siglo XXI, actuando contra Venezuela: se apoderaron de la empresa CIDGO, Inglaterra se robo el Oro, que confiadamente gobiernos venezolanos mantenían en su deshonesta banca, bloquearon cuentas bancarias de Venezuela y se apoderaron del Dinero (caso Portugal); bloquearon la posibilidad de préstamos para el país, incluso para alimentos y lo más inhumano posible, la posibilidad de compra de vacunas contra la pandemia del Covid 19; Asaltaron sedes diplomáticas violando el principio de extraterritorialidad y en algunos casos hasta desvalijaron los bienes que en ellas permanecían; LA CONGELACIÓN, DICEN ELLOS, YO DIGO ROBO, PORQUE JAMÁS DEVOLVERAN, DE 7.000 MILLONES DE DÓLARES POR LA BANCA INTERNACIONAL; Algunos países, oportunistas y morosos, se auto-condonaron deudas que tenían pendientes con la República de Venezuela y se niegan a pagarla; aplicaron sanciones a granel contra nuestro país tratando de quebrar la voluntad del pueblo; financiaron grupos paramilitares, intentos de magnicidios, actos terroristas contra embajadas, todo para generar inestabilidad política y preparar intentos de golpes de Estado y hasta dieron uno en Venezuela, secuestrando al Presidente Hugo Chávez Frías, que fueron derrotados, gracias a la combatividad del pueblo y a la fidelidad de la Fuerza Armada.

Para todo esto les sirvió, el interinato de Juan Guaido, que en su momento fue apoyado por toda la ultra derecha, al punto, que anclas de los partidos que la representan como los de Primero Justicia, Voluntad Popular, COPEI, ACCION DEMOCRATICA y otros lisonjeros de oficio, aceptaron su nombramiento en cargos de un gobierno fantasma interino. Se regodeaban como cancilleres, diplomáticos, parlamentarios, jueces, miembros de la Corte Suprema de Justicia por los cuales cobraban y se repartieron cargos en empresas expropiadas como es el Caso de MONOMEROS, la cual desvalijaron y quebraron.

Todo eso hizo la Monigote interino, apoyado en la complicidad de la ultra derecha venezolana, y el consentimiento de los Estados Unidos y su combo, pero a pesar de todo este endemoniado propósito se enfrentaron a la voluntad férrea de un pueblo que propuso mantener su soberanía e independencia. La fibra libertaria de los venezolanos, y la fuerza moral de su Libertador, Simón Bolívar, actuaron como un muro de acero, que poco a poco fue erosionando los planes intervencionistas, que poco a poco minó la confianza y el insaciable apetito opositor, hasta que se fueron resquebrajando, dividiendo, subdividiendo, y presentarse hoy en franca desbandada, en un especie de Titanic, que se hunde y donde las Ratas empiezan a abandonar el barco que se colapsa entre aguas encrespadas.

Las primeras escaramuzas empezaron cuanto los embarcados en el interinato no veían tierra firme, no veían futuro y su impacto en el pueblo venezolano fue extremadamente escaso. Las fisuras continuaron con el reparto de los bienes sustraídos a Venezuela, el ajuste de cuentas no les cuadraba, porque la élite de ultra derecha aplicó el refrán: "el que reparte y reparte le queda la mayor parte". Empezaron los enfrentamientos, las disidencias, cuando veían que algunos de los liderazgos abultaban sus cuentas bancarias, compraban costosos inmueble en el exterior, mientras que la mayoría, recibía solo migajas del pastel.

Hoy vemos claramente, como se acusan mutuamente los bandos en pugna de ladrones, y ambos bandos tienes razón, porque todos son ladrones. Borondongo Berti, acusa a Muchilanga López y Muchilanga López acusa Bernabe Guaido, y el fugitivo Borges trata de lavarse las manos como Pilatos, acusando a todos los demás; pero a todos se le jinchan los pies, porque todos han metido los pies, perdón, las manos, en la botija sustraída y robada con bienes venezolanas y de paso también se llevaron el queso que había en la mesa, es decir, el financiamiento norteamericano y europeo en la conspiración. Caída y mesa Limpia, exclamaría un jugador de Cartas Españolas.

Hoy, Julio Borges, cómplice de todos estos desaguisados, aparece públicamente renunciado a un Cargo que nunca existió, el de Canciller de un gobierno interino, que tampoco existió y de una Venezuela, que tampoco existió, porque ellos estaban fuera del país, medrando en el vació, es decir en la Nada y al parecer ese será su destino, será la Nada. Como han vivido en la irrealidad, de un gobierno interino, sin esencia, que no existió sino, en la mentalidad malévola de sus mentores norteamericanos, los atrapó la Nada Sartriana y así se mantendrán, ya no como La Flor sin retoño de Guaido, sino, como una Flor marchita y extinta, es decir en LA NADA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1051 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: