Leopoldo Golpe: Gravitex

Desde el día de ayer quería escribir sobre esto. Se trata del Alcalde Leopoldo Golpe y la reunión relámpago que convocó en la Plaza Bolívar el miércoles 17 de Enero.

La plaza estaba adornada sifrinamente con toldos y sillas vestidos como para una fiesta de la high. La reunión debía comenzar a las 7:00 p.m. pero debido a la poca asistencia, los concejales decidieron esperar un rato más a ver si llegaba más gente. Mientras tanto, tres hombres en una pick up nuevecita, recorrían el casco de Chacao, gritando como unos insanos mentales a través de un megáfono, invitando a los vecinos a ir a la reunión diciendo “Chacao va a desaparecer”, “viene el totalitarismo”, “saquemos a patadas de Miraflores a ese dictador”, etc., etc.

Por fín la reunión (que Golpe llamó cabildo) comenzó a las 7:40 p.m. sin el Alcalde. No habían más de 300 personas en la plaza. Los concejales y la junta electoral estaban en la tarima. Cuando veía a los concejales creía que veía a la directiva de la POLAR o alguna empresa similar. Eran casi todos niñitos de la high, menos el tal Laya que no puede hacer nada para tapar su status y color de piel, pero como es un buen lacayo arrastrado, merece estar ahí.

La entrada la hizo un concejal dando las gracias a los asistentes que venían del Municipio Sucre, Municipio Baruta y Chacao. ¿Logró reunir sólo 300 personas en una plaza que venían de tres municipios? ¿Necesitó a tres municipios para medio llenar la plazita de Chacao con 300 personas? Definitivamente están gravitex.

Las barbaridades dichas por varios concejales son dignas de un manicomio. Estos tipos chillaron como unas locas en contra de las nuevas medidas del Presidente Chávez: “Nos van a quitar el Municipio”, “el totalitarismo se instala en Venezuela”, “ahora sí viene el castro-comunismo”, “nos van a quitar a nuestros hijos”, “tenemos que luchar en contra de este gobierno”, “no nos dejaremos quitar Chacao”, “ahora sí verán que viene la dictadura” y cualquier otra cantidad de falasias, soquetadas, odios y espumas continuaron saliendo por las bocas de estos patanes.

Mientras escuchaba la verborrea, dos mujeres se paran justo al lado mío a unos escasos veinte centímetros, mirándome de arriba abajo. Me extrañó tanta cercanía, pero igual yo seguía atenta a la tarima. De repente estas mujeres dicen: “a todos los chavistas los vamos a matar, sí, los vamos a matar a todos. Vamos a matar a todos los chavistas”. Repitieron estas palabras un par de veces más, mientras yo seguía aparentemente atenta a los concejales. Yo ni me volteé a mirarlas y a los pocos minutos se fueron hacia otro lado. ¿Qué pasó ahí? Esa se las dejo.

Como a las 8:50 p.m., llegó Golpe con cara de perro (Blyde). El concejal cedió el micrófono al Alcalde, quién como una desesperada, como una loca, acusó al gobierno de una cantidad de falasias y estupideces, y que “NO se iba a dejar quitar el municipio” (¿?), (se los he escrito infinidades de veces, este hombre se cree dueño y señor de Chacao), “que vamos a luchar contra este gobierno”, “Chacao es nuestro“, (¿?) “que vamos a crear las redes `populares´ para la defensa de Chacao”, “que vamos a marchar el 23 de Enero hasta la Asamblea Nacional”, bla, bla, bla.

Sinceramente parecía una loca que cree ser la dueña de un Estado dentro del Estado. ¿Le van a quitar su cajero automático? Yo realmente no sé por qué este tipo NO está preso luego de todo lo que ha hecho. Es el engrendo, el producto de unos padres corruptos, funcionarios de la cuarta, que le robaron a la nación hasta más no poder. Golpe creció en una casa, fue a un colegio, viajó y se vistió con ropa, todo comprado con dinero robado a la nación. ¿Quién se puede extrañar ante la conducta de propietario de este tipo si es hijo de esos padres. De tal palo, tal astilla.

Insisto, no sé cómo Golpe no está preso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3199 veces.



Ivana Cardinale


Visite el perfil de Ivana Cardinale para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ivana Cardinale

Ivana Cardinale

Más artículos de este autor