Hablando claro

El "golpe" de Patricia

No fue que me sorprendí sino que me llamó la atención el título de una "noticia". Me apresuré, no lo leí completo y me fui de inmediato al desarrollo. Leí "Patricia Poleo recomienda a adecos dar un "golpe de Estado", y de verdaíta creí que era contra Nicolás Maduro, porque desde afuera se manda y se ordena. El golpe es contra el mismísimo Henry Ramos Allup, el que bañaba perritos y cargaba neceser a cambio de contratos mil millonarios en gobiernos de AD, panita de Patricia y su papito.

Patricia sabe de golpes. El 11 de abril estaba ahí. Pegó un carrerón desde Miraflores al verse acorralada que si se da un tropezón el batacazo hubiera sido grande. Estaba celebrando "el triunfo" con todos los dictadores; desde los curas para abajo. Patri sabe de eso porque lo narró todo en un panfleto del papá: El Nuevo País.

Dice Patri que "si estuviera en Venezuela, seguramente estaría muerta o presa". A confesión de partes relevo de pruebas. Por algo lo dice, por algo se fue. Hizo lo han hecho los adecos desde Rómulo hasta la fecha. Ni por el carajo agarran un fusil y se van a la montaña, sino que se van a disfrutar del auto exilio a cazar güire.

En su deseo de que haya justicia en el país se lleva en los cachos a Ramos Allup y a muchos de sus "panitas" que bailaron la danza de los millones en la IV. Dice la Patri que "no entiende por qué los adecos no se le terminan de revelar a Henry Ramos Allup y le dan un golpe de Estado". Que Henry tuvo su momento como lo tuvo Capriles. Que ya él defraudó a la nación y la gente no lo quiere. Que pasó por la AN y no cumplió. Pero Patricia se equivoca, Ramos Allup sí cumplió: acabó con la Asamblea Nacional. La disolvió.

Patri habla como que si jamás vivió en Venezuela. Cuando los adecos no se morían los bebés recién nacidos, no hubo masacres. El 27 y 28 de febrero estaba comprando querosén. No supo de la masacre de El Amparo y los falsos positivos con los pescadores asesinados; tampoco de la masacre de Cantaura, la de Yumare. No conoció a López Sisco. De repente estaba detrás del policía Izaguirre cuando se le hizo el tarugo en el gúeregúere y no pudo hablar más. Debió interrumpir su discurso sobre la peor represión de la historia en Venezuela.

Desde Miami lanza puputov a todos sus "panas". Dice Patri que no regresará al país y mucho menos si "Ramos Allup llegase a ganar la Presidencia"; de Capriles dice que "no me gusta para nada". En fin, no sirve Allup, no sirve Capriles, no sirve la MUD, pero no dice quién es el que sirve. Por lo tanto, ella es la propia, la única que sirve, pero que nadie le gana en 200 metros planos.

Se le salió la "polea" a Patricia y se le descarriló el cerebro. Ya no se acuerda de nada, sólo que la oposición no sirve. Eso lo sabe ella, lo saben en Venezuela, lo saben en EE.UU. y lo sabe el mundo entero. Ya la verán descargando el odio ahora en contra de la oposición; en contra de todo aquel que se atreva a ser candidato presidencial.

En su amnesia crónica no se acuerda del fiscal Danilo Anderson, de Robert Serra, de Eliécer Otaiza, ni tantos políticos chavistas que han asesinado en su país natal; y mucho menos de chavistas quemados vivos. Tampoco se acuerda la Poleo de los opositores asesinados por balas de su misma gente, adecos contra adecos. Tampoco se acuerda de Jorge Rodríguez, padre, de Carmona Vásquez, de Fabricio Ojeda, de Alberto Lovera, de nadie se acuerda. Sólo se acuerda de que hay que darle un "golpe de estado" a su "panita" Henry Ramos Allup.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2141 veces.



Pedro Alfonzo Rojas

Antiaco, columnista, premio regional de periodismo de opinión 2016, telegrafista, tipista, montador, diagramador, coordinador, gerente de producción, editor de noticias TV; y sobreviviente de las violaciones de derechos humanos y laborales en gobierno de AD.

 pedrorojas56@hotmail.eso

Visite el perfil de Pedro Alfonzo Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Alfonzo Rojas

Pedro Alfonzo Rojas

Más artículos de este autor