Las tangas bien puestas de Diosa Canales

Cuando vi que el nombre de Diosa Canales era tendencia en tuiter, sufrí un sobresalto que ni parecido al que tuve (que no tuve nada) cuando observé que Henrique Capriles también lo fue días después. Y antes que los vientos cochambrosos que nos acompañan a todas y todos hicieran de las suyas con mi morbo, decidí quitarle el hilo dental a tan provocadora reacción y ¡lo conseguí!

Ignoro si son ciertos los actos de violencia que se atribuyen a tan endiosado ser, pero algo si sé y sabemos todos: no echó a correr tras un escondite para desde allí culpar al Gobierno de su nada erótica situación del momento. Capriles, en su oportunidad, sí lo hizo y lo sigue haciendo.

Canales permitió que la justicia la desnudara, legalmente hablando, y la apresó. Desde su sitio de encierro jamás proliferó frase alguna contra el sistema que, en honor a la verdad, nada tuvo que ver con cuanto le ocurría. Capriles, en su oportunidad, sí lo hizo y lo sigue haciendo.

Honestamente no la imagino lanzando un recto a la mandíbula de nadie y tampoco un “oper”, pero a sabiendas de que eso lo deciden son las autoridades, pues, se entregó ante ellas sin acusarlas de que violaban sus derechos humanos. Capriles, en su oportunidad, sí lo hizo y lo sigue haciendo.

Esta arrebatadora de suspiros prometió que, públicamente, aclarará todo. Algo me dice que sí lo hará, total, ya pasó por lo peor. Capriles, en su oportunidad, ni lo hizo, ni lo hace y todas y todos sabemos que no lo hará por lo que seguiremos drenando nuestra arrechera ante tanta desfachatez.

A final de cuentas, como lo evidencian los hechos, es Diosa Canales quien parece tener las tangas bien puestas. El que les conté, hasta este instante, no se ha hecho la prueba que le sugirió Jorge Rodríguez, tampoco ha dicho quien lo estafó con el refrescamiento facial que pagó con nuestro dinero ni ha desmentido ser amante de la marca MRW a lo que, dicho sea de paso, tiene sobrado derecho siempre y cuando no atropelle a honestos policías que lo multen por alterar la paz de la noche al ejecutar desafinadas trompetas.

¡Chávez vive…la lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3837 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: