Vientos de la sabana

Las patochadas de Allup

Las patochadas de Ramos Allup que esgrimió en enero, donde amenazó la constitucionalidad con salir del presidente Nicolás Maduro en seis meses, se le han venido disipando con el paso de los días. Sus euforias ya no avivan las oscuridades escondidas en las almas del antichavismo apátridas, que prefiere una guerra civil antes de seguir viendo cómo el pueblo lucha por su emancipación y por la construcción del socialismo que es la única vía sostenible para la humanidad ante el oprobioso modelo capitalista que ha convulsionado al mundo con sus guerras, migraciones, muertes y luto en el orbe, en especial en los países árabes, africanos y europeos.

Sin embargo, pese a que sus pretensiones de llegar a la silla de Miraflores se pulverizan en las frívolas tertulias del parlamento nacional, sus aliados opositores bailan el sarao de ver cómo su decrépita cara adversa con el tiempo y cada vez está más cerca su 04 de enero cuando bajará de su ficticio Olimpo, donde se infla como un semidios, para tener que compartir con los terrenales nacidos en este barro, incluyendo a muchos de sus homólogos asambleístas.

Algunos dicen que su senilidad y los estragos de la salud no le dan mucha fortaleza para proponer propuestas que ayuden a solucionar el desbarajuste económico; otros, han rodado el rumor que su amo de la embajada de Estados Unidos le ha mandado a cultivar la prudencia y medio expresar sus chocarrerías esperando un desenlace social que les sea favorable, mientras siguen obstaculizando todo tipo de planes y voluntades por solucionar y solventar la economía nacional.

Sea uno u sea otro, Allup anda desapercibido, muy incómodo trata de calmarse un poco y sus ataques vienen ahora en proponer una enmienda que es anti constitucional, un golpe parlamentario disfrazado de ciertos artilugios jurídicos pero que chocan con la voluntad de quienes elegimos al presidente Nicolás Maduro para su período establecido en la Carta Magna. Toda una treta imperialista que en los últimos días ha llamado a sus seguidores a salir a las calles a apoyar con incondicional vehemencia hasta que se acabe el chavismo y ellos se apoderen de Miraflores.

Allup y sus asesores norteamericanos ya saben que su triunfo el pasado 06 de diciembre fue muy circunstancial, fue parte de sus oscuros trabajos por destruir el país, crear la molestia, desilusionar a los simpatizantes de la revolución, promover la rabia, el descontento y de allí que ante las colas y la especulación sacaron resultados favorables. Su cambio fue muy efímero. Ya muchos que los apoyaron han desistido al ver que en esa oposición lo que hay son gánster políticos que luchan por sus parcelas y ver cómo se apoderarían del país, en un supuesto muy negado que tomaran todo el control político del país. Así ven cómo pasa el tiempo y ninguno ha hecho una propuesta coherente para ayudar a solucionar el problema económico. La desilusión arropa a la oposición vacía y ese cubrecama también deprime a Ramos Allup.

Frente a esta situación los operadores mediáticos y políticos del antichavismo difunden en todas las regiones mensajes apocalípticos para calentar las calles. Han maximizado sus ataques contra el gobierno revolucionario y contra las principales figuras y líderes del Psuv, endilgando radical responsabilidad por la escasez. Promocionan un malestar, promueven la zozobra y avivan rabia contra las fuerzas revolucionarias tratando de buscar aquellos días de aciago de febrero y marzo del año 2002, cuando contaban con masas envenenadas, locos de ira, locos de atar, contra el presidente comandante Hugo Chávez, a quien comparaban con el mismísimo diablo. Igual ahora, pero en muy minúscula proporción, porque ya sus seguidores los conocen, ya sus seguidores andan desesperanzados y engañados por un CAMBIO que nunca les llegó sino, por el contrario, se ven como tontos útiles para sus empeños de destrucción de la patria.

Mientras esto sucede los chavistas tenemos que seguir en el trabajo de conciencia política, de unidad, de lucha, de batalla y de victoria. Maximizar la atención a sus intríngulis políticas que buscan destruir la democracia popular y sumarnos a todas las tareas y llamados hacia la productividad; así como asumir con valentía revolucionaria la denuncia ante los infiltrados y delincuentes que no descansan por hacer daño a los planes sociales y económicos que son del pueblo, de todos los venezolanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1359 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor