Vientos de la sabana

27 y 28, días tristes de febrero

Siempre se ha dicho que este mes está lleno de rebeldía y amor. Mes que se sembró en el recuerdo de los venezolanos donde se logró vociferar a los cuatro vientos aquel 27 y 28 de febrero del 89 el ciclo oprobioso, degenerado y antipatria que vivió el país, donde se arrinconó a más del 84 por ciento de la población a una pobreza generalizada y a perder todos sus derechos de accesibilidad a la salud, a la educación, a la economía y a las esperanzas de poder albergar una sociedad de bienestar y felicidad. Muy lamentable allí vino la arremetida asesina del gobierno adeco, fechas grises donde el mismísimo Antonio Ledezma le cargaba el maletín al genocida Carlos Andrés Pérez.

Así, en medio de esa desgracia social y política, hundidos ante las manipulaciones y maldades de unos políticos títeres de grupúsculos de familias adineradas bandidas y con el servicio de medios de comunicación indolentes, todas las riquezas del suelo patrio se fueron perdiendo sin posibilidades que el pueblo noble accediera a la inclusión o participación de la organización productiva del país.

Fueron esos detonantes los que llevaron a un valioso conjunto de hombres de las Fuerzas Armadas a protagonizar aquel 04 de febrero, del 92, una insurrección de ese viciado proceso capitalista y que el pueblo apoyó a este movimiento Bolivariano y Revolucionario que sacudió los cimientos de la patria bajo el liderato del comandante eterno Hugo Chávez Frías. Un hombre que socializó con el pueblo unos ideales que a ha permitido echar las bases de la Venezuela que todos quieren, una nación poderosa de amor, de paz, de honestidad, de eficiencia, de inclusión, de libertad, de soberanía, de igualdad social y una potencia en la producción económica con la inclusión de todo un pueblo organizado y movilizado en las tareas necesarias. Nunca se debe olvidar ese el levantamiento militar rebelde bolivariano del 4 de febrero de 1992 que forzó la agonía y muerte del Pacto de Punto Fijo que había comenzado ese 27 y 28 de 1989, tras la explosión social que fue ahogada, masacrada, reprimida con fuego y muerte por Carlos Andrés Pérez.

Hemos relatado que fue allí cuando las garras del imperialismo en defensa de sus intereses económicos mundiales, a través del paquetazo de Carlos Andrés Pérez, sugirió una serie de recetas venenosas para Venezuela. Los pobres habitantes de los cerros de Caracas, Los Teques y Guarenas no aguantaron estas medidas neoliberales de aumento de la gasolina, el pasaje y la comida, que fueron el detonante para el estallido social llamado por algunos sociólogos y políticos, el Día en que bajaron los cerros. Algunos ya obstinados de comer perrarina, ante la especulación y acaparamiento de los alimentos de la canasta básica. 
 
La respuesta del indolente gobierno fue peor. Masacrar a un pueblo indefenso, que despertó del letargo de ver cómo se apoderaban de las grandes riquezas del suelo venezolano, abriendo un insondable abismo entre ellos y las grandes mayorías de venezolanos y venezolanas que dejaban el sudor de sus frentes y no alcanzaban el más mínimo acceso a la comida mucho menos a servicios básicos como agua, electricidad, educación, salud, empleo, seguridad social y justicia social. Fueron días grises de febrero cuando las armas de la patria salieron a empañar de sangre las calles de Caracas, derramadas por las voces del pueblo pobre que demandaba justicia e igualdad social.

Por esos más de tres mil hombres y mujeres que dejaron sus vidas en ese febrero, hoy tenemos que estar más unidos que nunca, más firmes que nunca, para gritar a los cuatro vientos que esa burguesía parasitaria, que esa oposición dibujada hoy con nuevos rostros, no mancillarán nuevamente la tierra de Bolívar, porque son ellos los mismos que agitan a un golpe de estado contra Nicolás Maduro, contra el pueblo; en fin, hay que estar cada día más consciente de nuestras responsabilidades con la patria porque es el mismo imperio, ese que “no juega carritos” para asesinar a los hombres y mujeres y a su dignidad como pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1342 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor