El plan "colapso total" y las burlas de la derecha

El imperialismo es mañoso, para que exista requiere de los apátridas, es así como el inefable embajador Anderson, en tiempos de Bolívar, captó a Santander, conspiró y compró a quienes se quisieron vender y creo su equipo de apátridas que terminaron matando a Bolívar, no hay mucha diferencia en la realidad actual de Venezuela, ¡pululan los apátridas en estos días!. Allí no ha cambiado el imperio, solo han "tecnificado" las injerencias e intervenciones contra los pueblos del mundo y el mecanismo de compraventa de apátridas, ahora controlan la venta de cocaína para que siempre haya cash. Venezuela, por sus condiciones y características geoestratégicas, sus recursos naturales se convierten en "un manjar" para el imperialismo, eso no es un secreto para nadie. La revolución Bolivariana quizás sorprendió al imperialismo, la tenebrosa CIA no hizo adecuadamente el perfil de un Chávez y demás patriotas militares, el resucitar de Bolívar le estropeó sus planes para todo el continente suramericano... "controlar a Venezuela es controlar a Suramérica" han dicho expertos en geo estrategia, eso lo sabe muy bien el imperialismo, como también sabe que somos los hijos de Bolívar, dispuestos a todo, como lo demostramos en la guerra de independencia y más recientemente en abril de 2002. Todo ese peso histórico hace marchar "con cuidado" a la cúpula imperialista y yo diría, sin pecar de inmodesto, que hasta con miedo, máxime cuando la revolución salió de los cuarteles y se hizo pueblo, ya el control de los generales golpistas se descabezó en 2002.

En un país en revolución sabemos que los imperios inician la contra inmediatamente, eso no es nuevo, pero en el caso de Venezuela las complicaciones imperialistas han ido en aumento; juagaron a "ganarse" a Chávez, lo subestimaron, quisieron comprarlo, éste les demostró la madera con la cual estamos hechos, la del samán de güere. Luego intentaron el golpe de estado de 2002, posteriormente el paro petrolero, más tarde el referendo y de allí en adelante las amenazas magnicidas fueron in crescendo, no pudieron con Chávez...lo asesinaron, le inocularon la enfermedad que lo llevó a la muerte, pero ¿Y su legado? Sigue intacto...eso mismo hicieron con Bolívar, prefirieron apoyarse en los judas que asesinaron a Sucre, a la vez, en extrañas circunstancias muere Bolívar, con muchas lagunas aún por aclararse.
Pensaron que Maduro les sería "pan comido", hicieron una terrible guerra psicológica con sus poderosos medios de comunicación, exacerbaron el fascismo oculto en la maldad inoculada a un pueblo durante siglos, porque los seres nos hacemos malos, pero todos nacemos ángeles, el capitalismo nos vuelve demonios. Tampoco les funcionó y el 14 de Abril, otra vez Abril, el pueblo les dio una soberana lección, incluso el parte del propio pueblo opositor que quiere salir y votar en contra del chavismo, pero no quiere una guerra fratricida, el mismo que marchó el 11 de Abril de 2002, pero al ver el fascismo se replegó y esperó la reacción del pueblo patriota...

El imperio sabe muy bien que la consolidación de Maduro y de una dirección revolucionaria cada vez más colectiva es un golpe certero para sus pretensiones hegemónicas...también saben que el éxito de la revolución bolivariana es acercar la tumba al imperio que se derrumbará, no inmediatamente, sería ingenuo pensarlo, pero con la democracia participativa y protagónica le hemos inyectado a la propuesta socialista mundial el elemento vital para triunfar, la participación de los pueblos auto gobernándose, asimismo como: la incorporación y el rescate ideológico con la incorporación del cristianismo verdadero a la lucha por el socialismo, es decir, hemos roto con el dogmatismo que otrora hizo aguas los intentos revolucionarios, cuando no lo desviaron, asesinaron a sus líderes; allí está Allende y el ensayo chileno, masacrado con la mayor ferocidad jamás vista, lo mismo pensaban hacer acá el 11 de Abril de 2002; doscientos mil, quinientos o millones de muertos estaban en los planes de "los daños colaterales" que el imperio calculaba.

Como decíamos al principio, el imperio necesita de los judas, aquí los tiene, y son bastantes, desde Maria Machado a Capriles, desde Allup a Ledezma, pasando por López y Aveledo, el imperio juega a lo electoral, pero con una dirección clara hacia lo insurreccional, claro, aquí no tienen bolas para lanzarse a una guerra, lo máximo que harían será asaltar embajadas y secuestrar a pacíficos conductores, pero nunca ponen “la carne en el asador”, ese detalle está cubierto desde afuera, piensan ellos, allí están los paracos colombianos, que los han intentado sembrar y seguirán haciéndolo, en una combinación entre terrorismo político y mafias traficantes, una mezcla explosiva, pero que políticamente en Venezuela no tendrá éxito alguno, pero si chispeará a muchos dirigentes opositores.

La guerra económica se ha recrudecido, el tema de alimentos, la inflación desatada, los industriales y comerciantes conspirando y jugando al caos, los infiltrados en el gobierno que se visten de rojo rojito y son unos corruptos e incapaces. Todos esos elementos se activan en el "plan colapso total"... Lo de Amuay fue un saboteo, las fallas eléctricas, la inoperancia, etcétera, todo forma un caldo de cultivo favorable al famoso colapso pero no se equivoquen, les puede salir el tiro por la culata.

Pero se equivocan los imperialistas y sus defensores; hace cerca de un año están escaseando alimentos de la dieta básica, la gente hace colas estoicamente, se las ingenia para conseguirlos, pero no se prestan para los intentos de incendiar el país que tienen los imperialistas.

Son estos pueblos los que aterran al imperio, máxime cuando se organiza y avanza...Ciertamente el tema electoral nos debilita por muchas razones, jugamos en el terreno enemigo, con sus mañas, con su pudrición andante y su corrupción eterna, sin embargo, allí también los derrotamos y los seguiremos derrotando por seculum seculorum. El gobierno se ha ido consolidando con Maduro y Cabello al frente, no podemos desvincular ese dúo, y en medio de la batalla surgen nuevos cuadros de vanguardia; la retaguardia se fortalece también con mayor experiencia y madurez, en fin, por ese lado electoral la cosa se le pone chiquita al imperio, aunque, no podemos subestimarlos, es mucho el dinero en juego, demasiados intereses como para descuidarnos, no obstante, la más reciente demostración de disciplina con la escogencia de candidatos y candidatas a las alcaldías nos llena de enorme satisfacción, salvo muy aislados casos, los militantes acatamos las decisiones del PSUV y el Polo Patriótico.

Como es natural, estos escenarios desalentadores para la derecha y el imperialismo, con burlas y demás, a través de sus medios, en el fondo no hace sino hacer cada día más evidente la debilidad de la derecha, aún con todo y el repunte del pasado 14 de Abril. El líder de la burguesía está empantanado en actos de corrupción escandalosos de sus más cercanos colaboradores, la corrupción carcome todas las estructuras de los partidos de la burguesía...cerca del inicio de la campaña electoral, mientras nuestros candidatos patrióticos andan en el gobierno de calle, la burguesía intenta sin éxito llevar a su masa cautiva a la dicotomía chavismo-antichavismo, pero corren el riesgo de que sus bases vayan en estampida a la abstención y el chavismo consolide espacios que ahora están en manos opositoras, aunque no hay que confiarse y es menester incrementar el trabajo de calle y la organización en lo electoral.

Por otra parte, Maduro ha ordenado el reimpulso del poder popular, eso no solo atenta contra la burguesía en lo electoral, sino que representa una batalla frontal contra el capitalismo y su superestructura burguesa, aunado a esto, tenemos la batalla contra la criminalidad es también un batalla contra el sistema capitalista y su esencia vital, el crimen, el despojo y la injusticia... y como para rematar, la cruzada contra la corrupción, todo esto representa estocadas al corazón del sistema capitalista y a eso si le teme el tío Sam, de allí el desespero tan grande ¿Qué hacer? Se preguntan los ideólogos imperialistas, en Siria parece que las cosas no les está saliendo del todo bien...El camarada Maduro denunció un intento de magnicidio a la vez que lanzarían un ataque a Siria, aquí se neutralizó los intentos, el pretexto para la invasión se les desvanece al comprobarse que fueron los propios mercenarios quienes lanzaron gas Zarín, la posición de Rusia y China bloquean y aíslan al imperio, aquí se detuvieron los magnicidas en medio de las reacciones burlescas de la dirigencia opositora, pero burlas con mucho nerviosismo.

En conclusión: ahora entendemos más la razón que lleva a la burguesía nacional e internacional a lanzar burlas contra la revolución bolivariana, pero son burlas nerviosas, llena de incoherencias que mantienen a la dirigencia opositora mayormente en EEUU más que en el propio país... El plan de Colapso Total lo derrotaremos también y como ahora el golpe es eminentemente económico, ojala eso permita depurar el sistema económico venezolano, siempre en el marco de nuestro socialismo bolivariano que no es "calca ni copia, sino creación heroica", parafraseando a Mariátegui y sus tesis del socialismo indoamericano...retomando a Robinson y su "inventamos o erramos"...

Uno de los gigantes de la lucha ideológica y la batalla es Fidel, el comandante de los tiempos, el ha referido que su principal error fue: "creer que alguien sabía cómo se construía el socialismo"...sin duda eso refuerza nuestra batalla y le da una colosal vigencia al "inventamos o erramos"...estamos inventando, errando, pero también avanzando a pasos de vencedores y por ello ese plan no nos detendrá en la consolidación de la revolución bolivariana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1641 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor