Vientos de la sabana

La agenda del terror

Culminada la jornada democrática del pasado 14 de abril y electo Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el candidato perdedor Henrique Capriles Radonski activo los mecanismos de una agenda de terror que no buscaba otra cosa que una escalada de violencia que permita revivir el odio de sus seguidores antichavistas.

Todo un libreto escrito desde el imperio norteamericano que no persigue otra cosa que se aviven los ánimos para una confrontación entre los venezolanos. Obvio que ese escenario es a dónde no llegaremos nunca, porque las mayorías de los venezolanos, optamos por los senderos de la paz, de la construcción de una patria apacible donde todos cabemos para edificar con justicia y dignidad una Venezuela libre y plena de inclusión social.

Ha sido Capriles Radonski, quien de manera ya premeditada, aprovechó las libertades de comunicación plural que existe en el país, para jurungar el odio de algunas personas disociadas que, llevadas por esos medios de comunicación irresponsables, saltaron a expulsar sus demonios contra la tranquilidad y el sosiego de la mayoría del pueblo.

Capriles, obedeciendo sus intereses particulares, poco le importó la normalidad del país, poco le importó haber llevado el terror y la muerte a familias venezolanas, poco le importó derramar la sangre de los venezolanos y será él, quien afronte los cargos correspondientes ante las autoridades competentes de administración de justicia.

En México cuando las elecciones Presidenciales del 2006, que terminó ganando Felipe Calderón, hubo paridad competitiva, Andrés Manuel López Obrador solicitó ante las autoridades una auditoría de las cajas de votaciones y se las dieron en un 09 por ciento, ni siquiera la décima parte; en casi todos los países hacen auditoría en un 03 por ciento; acá en Venezuela se hizo auditoría frente a todos los testigos de todas las opciones políticas de un 54 por ciento, más de la mitad de la población votante, lo que demuestra la transparencia y pulcritud de las instituciones, en este caso de nuestro CNE que tiene el prestigio internacional de ser el mejor del mundo.

De allí el exhorto a la calma, a la tranquilidad, a la paz y la normal convivencia de todos y todas los venezolanos. A que sigamos recuperando los espacios para la elevación social y espiritual de los sublimes proyectos que nos enaltezcan como revolucionarios. A cuidar el triunfo del pueblo y a sembrar tolerancia, paz y amor.

El autor es: Diputado AN

santanajerez@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1733 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor