Capriles si promete, da la cara y...no cumple!!!

Estas elecciones del venidero 7 de octubre, nuestro pueblo podrá elegir entre dos opciones de gobiernos totalmente antagónicas, una manifiestamente capitalista neoliberal como la expuesta en su programa de gobierno por Henrique Capriles Radonski y la otra, propuesta por el camarada Hugo Chávez Frías, quien en términos claros y precisos, nos plantea darle continuidad a la transición hacia un régimen de gobierno Socialista, en la que el pueblo sea quien tenga el protagonismo. Por fortuna, ambos candidatos vienen ejerciendo labor de gobierno, lo que reduce las posibilidades a las ofertas engañosas de cualquiera de los dos candidatos, pues para verificar lo propuesto por alguno de ellos, nos conduce inmediatamente a consultar a las/los pobladores mirandinos, si se tratase de Capriles o constatar lo hecho por el camarada Chávez en la materia ofrecida como propuesta o promesa electoral.

  Así, cuando el candidato Capriles nos habla del tema de la inseguridad y ofrece erradicarla en un año, afirmando que: “su primera tarea como Presidente será atender la violencia porque su prioridad es "darle paz y tranquilidad a los venezolanos. Yo espero que el Poder Judicial se anote también en esta tarea porque solo dos de cada 10 reciben una condena en este país", nos embarga la duda, ya que antes de él ser gobernador de dicha entidad, Miranda no alcanzaba los niveles de inseguridad que actualmente tiene, que la han convertido en la entidad más insegura del País. A tal efecto, es pertinente leer la opinión del diputado mirandino Miguel Benavides: “Capriles le hace creer al país que la inseguridad es su mayor preocupación, y que “en el supuesto negado de una presidencia suya” el país será más seguro. Pero lo que muestra su gestión en Miranda es lo contrario, criminalidad y delincuencia desbordada, producto de su falta de políticas oficiales de seguridad. “Nosotros desde el Consejo Legislativo le estamos pidiendo a Capriles y a su jefe de policía, reiteradamente, que presente un plan de seguridad, y ahora, al final de su gobierno, aún no lo ha hecho. Han sido los quince alcaldes bolivarianos de Miranda, apoyados por el Gobierno Central, el Vicepresidente Elías Jaua, la Policía Nacional, la Guardia Nacional, el CICPC y todos los cuerpos de seguridad, a quienes les ha tocado suplir las obligaciones del gobernador Capriles” declara el Diputado…” (http://elsoldebarlovento.com/?p=457). Por sus obras los  conoceréis. Si no pudo con la inseguridad en un solo Estado, ¿qué queda para todo el País?

 En lo que sí está claro el gobernador de Miranda y candidato presidencial  oposicionista es, en que ese problema no es de su incumbencia: “Culpabilizó al Gobierno de que en el país circulen libremente entre cinco y seis millones de armas y advirtió que las autoridades "tratan de convencer a las personas de que el problema de la inseguridad no existe". Recordó que la violencia se desmonta con educación y no con más violencia…” (La Nación, 27-03-2012). En otras palabras, como Cantinflas, la inseguridad es su  mayor preocupación pero el culpable es el Gobierno Revolucionario quien no se ha ocupado del problema, ¿y a todas estas, qué ha hecho la gobernación de Miranda para minimizarlo?

  Capriles promete darle continuidad a las Misiones, incluso ha propuesto darles rango legal. Desconoce el candidato oposicionista que las Misiones tienen ya, rango legal, sin lo cual la Asamblea Nacional no pudiera aprobarle recursos para sus funcionamientos. Pero, dentro de su disociación que lo hace desconocer la realidad de nuestra Patria, Capriles hasta hizo llegar por medio de su partido Primero Justicia una propuesta de Ley a la Asamblea  Nacional. Chávez fue más allá que la bancada fascista oposicionista, les propuso la aprobación de una Enmienda con rango Constitucional a las Misiones, hasta la fecha, el candidato Capriles no ha vuelto hablar del tema de las Misiones. ¿Eran sinceros cuando formuló su propuesta? Por lo demás, es pertinente recordar que, al ganar la gobernación de Miranda, Capriles desalojó violentamente de todas las sedes de la gobernación que servían de abrigo a las misiones educativas y de salud, al personal que en ellas prestaban servicios, hermanas y hermanos cubanos y venezolanos y venezolanas. Será sincero Capriles cuando afirma que: “Nuestra propuesta es asumirlas como parte de un programa económico que construya el progreso para todos por igual. En la Venezuela del Progreso y del Futuro descentralizaremos las misiones, trabajando de la mano con los Gobernadores y con los Alcaldes” (…) De igual manera afirmó que las misiones deben estar apoyadas en tres pilares fundamentales. “Transparencia, es crucial que el Estado y la sociedad puedan medir y comparar entre distintas opciones de prestación de servicios sociales y que la contraloría social se pueda llevar a cabo y no sea una farsa como ha sido hasta ahora. Calidad, porque la posibilidad de salir de la pobreza depende no sólo del acceso sino también de la calidad de esos programas sociales y de las herramientas que brinden. Finalmente la participación de todos los sectores, el progreso depende de la cooperación entre el sector público y privado, entre el Estado y el Pueblo organizado”. (http://www.talcualdigital.com/nota/visor.aspx?id=68925&tipo=AVA). Este último párrafo es por demás interesantísimo, ya que deja entrever el candidato oposicionista que, las Misiones, en un hipotético gobierno suyo, pudieran ser privatizadas, valga decir, regentadas por el sector privado, al estilo norteamericano. Con lo cual, evidentemente, dejarían de ser Misiones. Por más que se tongonea, siempre se le ve el bojote.

  Ahora pretende presentársenos como el candidato de los viejitos/viejitas, piensa que venezolanos y venezolanas no tenemos memoria y nos olvidamos que, en tiempos de la cuarta república, tiempos en que fue hasta presidente de la cámara de diputados por el partido Copei, a viejitos y viejitas que reclamaban por el incremento de sus pensiones al salario mínimo, hasta gases lacrimógenos les echaron los gobiernos adecopeyanos que mandaban por esos tiempos y que él representaba en el Congreso de la República. Sería Chávez quien les daría esa importante reivindicación de homologarles la pensión al salario mínimo nacional y extenderles el beneficio hasta aquellos/aquellas compatriotas que nunca cotizaron al IVSS o que, esa misma burguesía que hoy presenta a Capriles como su candidato, les hurtó sus cotizaciones, no enterándolas al IVSS. Pues bien, no teniendo Capriles nada novedoso que proponer sobre esa importante materia, se le ha ocurrido ofrecer el tiquet de alimentación para los adultos mayores, desde un club campestre ubicado en Caseteja, sector colindante entre Lara y Yaracuy, además de prometer pensión para todas y todos que cumplan con los requisitos de Ley para acceder a este beneficio social (¿?). Como si en nuestra Patria eso no se cumpliera. Desconociendo Capriles que, el IVSS, si ese organismo que tenían previsto eliminar Rafael Caldera y su ministro de Cordiplan, Teodoro Petkoff, ha otorgado entre los años 1999 y 2012, un millón 789 mil 595 pensiones (1.789.595), que contrastan enormemente con las otorgadas desde 1977 hasta 1998 (cuarta república), en que sólo entregaron 387.007 pensiones, las cuales no estaban homologadas al salario mínimo.

 Obvió en su ofrecimiento, el candidato Capriles, explicarnos como sería instrumentada esa promesa, recuérdese que, muchas/muchos de los pensionados ya cobran el tiquet de alimentación o el bono salud, por la vía de sus contrataciones colectivas. Además que, los recursos que permiten la atención de esa millonaria cifra de pensionadas y pensionados, se obtienen gracias a la renta petrolera, entonces, nos preguntamos: ¿si  PDVSA se dedicaría exclusivamente a producir petróleo, en su hipotético gobierno, de dónde obtendría los recursos para atender las/los millones de venezolanos que tienen su pensión y, además otorgarles tiquet de alimentación? Los venezolanos y venezolanas podremos tener cara, pero no somos pocetas!!!

 El camarada Chávez que sí conoce la materia, le ha dado una respuesta contundente al candidato de la burguesía: “Dijo el candidato burgués (Henrique Capriles) que como nosotros, según ellos, estamos regalando el petróleo, dice que desde el primer día de su hipotético gobierno, en Marte, no enviaría ni un barril de petróleo más regalado al extranjero”, afirmó el presidente de Venezuela y candidato socialista, Hugo Chávez, en una concentración desde el Oeste de Caracas. El Mandatario precisó que Capriles estaría “decidiendo al mismo tiempo que va a eliminar la misión Barrio Adentro, y no solo la misión, sino muchos otros programas que hoy favorecen al pueblo y a las clases medias se financian, se sostienen con ese petróleo que usamos como arma, estrategia para salir de la pobreza, del atraso en la salud”. “Nosotros le enviamos a Cuba una cantidad de barriles y ellos le pagan a Venezuela hasta el último centavo, entre otras cosas, con la misión Barrio Adentro, eso es lo que nos permite sostener la misión, ese ejército de 30 mil médicos, enfermeros y especialistas”, recordó Hugo Chávez.

  Y mientras promete y promete el candidato de la burguesía, Capriles Radonski, acompaña sus promesas con las tradicionales mentiras que le permiten dar justificación a sus promesas, como aquella que dijera recientemente: “El pasado 27 de julio en el estado Sucre, el candidato Capriles Radonski aseguró que hay más de cuatro millones de venezolanos que se acuestan sin comer y enfatizó: “yo quiero que aquí nadie pase hambre porque algunos hablan y hablan cháchara y no conocen la realidad”. Desconociendo con ello, la Misión Alimentación que le diera nacimiento a Mercal, PDVAL, las Casas de Alimentación, las Areperas Venezuela, entre otras acciones del Gobierno Revolucionario que les permiten dar cumplimiento al mandato Constitucional, previsto en el 305: “El Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población (subrayado nuestro); entendida como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos en el ámbito nacional y el acceso oportuno y permanente a éstos por parte del público consumidor.”

 Desconoce Capriles que, según datos recogidos en la IV Encuesta Nacional de Presupuestos Familiares, el 96,2% de la población venezolana realiza tres o más comidas diarias y al menos 98% desayuna, almuerza o cena. Desconoce también, Capriles, estudios realizados por Datanálisis, encuestadora de marcado sesgo opositor, partícipe del golpe de Estado de abril de 2002. Pues bien, esa empresa hizo un estudio denominado: "tendencias de consumo en estratos de bajos ingresos", con fecha marzo de 2007, patrocinado por Venamcham y la Cadena Capriles, pero, como el candidato oposicionista es reacio a la lectura, no se enteró de sus resultados, interesantísimos por demás. "La suma del consumo de la población D y E duplica el de los estratos A y B", dijo Luis Vicente León, director de Datanálisis, quien recalcó que "consumen más que cualquier país de Centro América"; por su parte Miguel Ángel Capriles López, presidente de la Cadena Capriles, señaló en su intervención que en Venezuela las clases altas (A y B) gastan 1.2 billones de bolívares en un año, mientras los más pobres (D y E) consumen 3.2 billones de bolívares anuales. León explica que los estratos de bajos ingresos representan 80% de la población total. "En individual son más pobres, pero es que son más, son el 80% de la población venezolana y la mayoría de los grandes negocios en materia de consumo se están ejecutando allí" (…) Destaca que hay un cambio en el patrón de gastos del venezolano de bajos recursos, marcado principalmente por el aumento de su poder adquisitivo, gracias a la transferencia de dinero directa por parte del Gobierno (programas sociales y misiones) hacia las clases D y E. El director de Datanálisis resaltó que en 2001 la clase E tenía en efectivo mensualmente la cantidad de Bs. 91.660, "en 2007 cuenta con Bs. 342.500" (…) Según León, el estudio reflejó que a pesar que la población de escasos recursos es la más afectada con la situación del país, "34% de las viviendas son ranchos en los que viven 43% de los venezolanos", sus expectativas son positivas frente a las de las clases altas.” Esa es la nueva Venezuela que, dado su alto grado de disociación no pueden apreciar las/los oposicionistas mayormente afectados en su masa cerebral por las continuas campañas emanadas desde los medios de comunicación de la burguesía hacia la militancia oposicionista. Evidentemente, el candidato Capriles no está exento de esa enfermedad y, al no estarlo, otra es la realidad que tiene en mente.

  La Venezuela a la que dirige su mensaje, aún sigue siendo aquella cuarta republicana de los techos de cartón que cantaba Alí Primera, sin conciencia de clase; la que no vivió el caracazo, el 4F ni el 27 de Noviembre, y mucho menos aquella que rompió con la vieja política en diciembre de 1998, después reafirmó su apoyo al camarada Chávez en 1999, votando la nueva Constitución Bolivariana, prometida por el entonces Comandante Chávez y que, a partir de entonces, le ha seguido consecuentemente en las quince (15) o dieciséis (16) elecciones en que nos hemos medido los dos modelos de país en la Venezuela en pugna de nuestros tiempos. Siendo que, en una sola oportunidad ha sido derrotada la propuesta Socialista y, por escasísimo margen.

 Las obras del camarada Chávez hoy pueden ser palpadas en todo el territorio nacional: en obras de infraestructuras, en estudiantes graduados de las nuevas instituciones universitarias creadas en estos años de Revolución, en millones de compatriotas atendidos y salvados en los nuevos ambulatorios, hospitales, cdi, sri, en fin, gracias a las Misiones de Salud; en compatriotas sacados de la oscuridad de no saber leer ni escribir; en nuevas pensiones del IVSS; para dar a conocer su gestión, cada año como le ordena la Constitución, el camarada Chávez se ha presentado ante la Asamblea Nacional a Rendir Cuentas de su gestión gubernamental, y la representación del pueblo en esa instancia, ha podido evaluar y cuestionar su gestión.

  En contraposición, al alcalde de Baruta y posteriormente, gobernador de Miranda no se le conoce obra de gestión trascendente, peor aún, como reclama el diputado mirandino Miguel Benavides acertadamente: “el hecho de que Capriles no presente cuenta de la ejecución de las partidas presupuestales que se le giran, es un acto de ilegalidad, que la Contraloría debe investigar y sancionar. “Ni el Gobernador ni sus directores han querido nunca presentar su informe de gestión. El Gobierno Nacional, Presidente y ministros, han presentado siempre su informe, pero aquí nunca han venido ni Capriles ni sus empleados. Los hemos interpelado en más de una ocasión, pero ellos, en complicidad con los diputados de Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Copei, frente a los que tenemos una desventaja numérica de ocho contra siete, siempre han eludido su responsabilidad legal” denuncia el diputado Miguel Benavides. Por estas razones, el Bloque Socialista en el estado Miranda anunció tener lista una denuncia ante la Contraloría, para que éste órgano fiscalizador de la administración pública, inicie las acciones correspondientes para calificar las faltas a la Ley en las que hayan incurrido Capriles y su equipo de gobierno en Miranda…” Por sus obras le conoceréis…


henryesc@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1657 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a147971.htmlCd0NV CAC = Y co = US