Sentir bolivariano

Agenda oculta

I

Los resultados de todas las encuestadoras serias, nacionales e internacionales, que dan como ganador inminente al comandante Hugo Chávez y el calor del pueblo revolucionario desplegado con alegría y esperanza cierta, en las calles y rincones del país, han desencadenado la desesperación desmedida de la oposición apátrida del país, junto a la decepción de ver que su candidato no levanta ni el polvo. Un candidato “chayota”como lo llamó Rafael Poleo, como sus propios simpatizantes lo han denominado, es decir, un candidato simplón, incapaz de despertar algún tipo de emoción en los posibles electores.

Ese mismo desespero, aunado al fascismo característico de la derecha, nos permite asegurar, conjugando además indicios y algunas pruebas recabadas, que la oposición viene planificando y ejecutando lo que pudiéramos llamar, una agenda oculta. Esta persigue como principal objetivo, intentar que el pueblo se vea sometido a la zozobra, permanente; ataques y procesos desestabilizadores que van desde la especulación y el acaparamiento de productos básicos y no básicos, de saboteos de nuestras instituciones que ofrecen servicios públicos como agua y electricidad, hasta la operación sórdida de asesinatos, secuestros y sicariatos.

Sin temor a equivocarse, se puede asegurar, que ese plan desestabilizador busca en su objetivo más extremo, tender el escenario propicio para que: primero, no se lleven a cabo las elecciones presidenciales del 07 de Octubre, dado que ya se saben perdedores; y segundo, justificar procesos interventores o invasores provenientes del norte y sus aliados.

El último indicio llevado a la luz pública, que pudiera pretender el desarrollo de este o uno de estos planes, fue el mensaje cifrado descubierto en un crucigrama publicado en un periódico de circulación nacional. Demás está decir, para quienes le han hecho seguimiento a la historia y a ese tipo de prácticas y medios para emitir mensajes,  que los mismos eran muy utilizados en la segunda guerra mundial. En el caso que nos ocupa, algunas de las conclusiones siguen en investigación y el resultado preliminar estaría alrededor de este párrafo: “Vamos a crear desesperanzas con inteligencia y haciendo historia al asesinar con ráfagas a Adán, utilizando Galio, Roa y Erin (tres apodos) en el camino de salida a la base de la llanura el día del Rabat, fiesta judía, el 19 de julio en la mañana”. 

Esa, entre otras interpretaciones, concluyen en la misma hipótesis casi comprobada: la oposición desesperada está buscando otras vías antidemocráticas y violentas para lograr su objetivo, que se resume en la pretensión de frenar la construcción del Socialismo Bolivariano en Venezuela.

Es por ello, compatriotas que el alerta en nuestras filas debe ser permanente: vigilancia constante, lucha consecuente. Porque si la batalla fuera solo contra este “majunche chayota”, la pelea la haríamos con los ojos cerrados, pero este lo que hace es cumplir un papel borrego al representar los verdaderos intereses del poder imperial. El interés de apoderarse de nuestros recursos, de que retorne a nuestra patria la pobreza, la explotación, la desigualdad, entre otros tantos males contra los que hemos venido luchando en estos 13 años; y contra los que seguimos luchando hoy en día, porque como sabemos, fueron muchos años de deuda social acumulada y de exclusión practicada, durante la nefasta IV república.

La unidad verdadera dentro de nuestras organizaciones políticas y la convicción firme en la consecución de nuestros objetivos, es lo que nos permite estar cada día mejor preparados para la gran batalla del 7 de Octubre. Los comandos de campaña Carabobo, ya instalados en todo el país, junto a la formación ideológica constante, el crecimiento de nuestra conciencia revolucionaria y el deslastrarnos de viejos vicios inculcados por aquella vieja república, harán de esta contienda una victoria contundente para las fuerzas bolivarianas, victoria que permitirá la irreversibilidad definitiva de la Revolución Socialista. 

II

“Quizás me atrevo a lanzar una utopía: nosotros necesitamos consolidar una organización de corte eminentemente popular y cívico-militar…En ese sentido…estamos en un proceso de reorganización, de consolidación ideológica, y no hay que tener ningún temor en decirlo”. Esto lo dije en una entrevista para el diario El Nacional (medio de comunicación aparentemente equilibrado para la época) en el año 2000, en pleno proceso constituyente. No había que ser profeta para vislumbrar en aquel momento, el desarrollo del proceso del cual somos protagonistas y en el que hemos avanzando notablemente, sin duda alguna. Nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV ), junto a los partidos de las fuerzas aliadas, después de pasar por procesos de transformaciones internas, hoy por hoy nos vemos sumergidos en lo que ya no considero una utopía, sino una verdadera integración cívica – militar, junto a la masa del poder popular, trabajando por construir una patria nueva. O sea, la vanguardia revolucionaria, fortalecida a través del gran Polo Patriótico y un Poder Popular, cada vez más  sólido y consciente.

Pero el camino aún no está totalmente recorrido, todo lo contrario, falta mucho por recorrer; y por ello necesitamos seguir haciendo grandes esfuerzos por promover el debate ideológico de altura, seguir desenmascarando desviaciones ideológicas, políticas y organizativas que aún pudiesen existir en nuestras filas revolucionarias, no permitir que resurja el oportunismo, el populismo, el protagonismo y todas esas falsas prácticas partidistas de la cuarta república, con las que pudieran pretender hacernos extraviar la senda socialista. Porque no debemos olvidar que el infiltrar nuestras filas para, con esas viejas prácticas, intentar dividirnos, es parte de la agenda oculta del enemigo. Ejemplos recientes tenemos varios; lo sucedido acá en Barinas durante las elecciones regionales del 2008, es clara muestra de ello.

También lo decía en esa misma entrevista, concibiendo algunos posibles escenarios, no claros para la época: “yo pienso que se van a ir aglutinando los sectores de aquí al 2002 – no sé si un poco antes o un poco después-. En la derecha estarán, quizá, el polo de Primero justicia, Acción Democrática y un sector del MAS – ojalá que no – que buscará una oposición más fuerte a este proyecto de revolución pacífica. En el otro sentido, se van a ir consolidando las fuerzas del cambio. ¿En el Centro?. En el centro no va a quedar nada o van a quedar muy pocos. ¿Quién sabe?”. Inmediatamente, algunos dirigentes nacionales del mal llamado Movimiento al Socialismo (MAS), salieron airosos a refutar mis declaraciones. A los pocos meses se producía la primera división de ese partido. Y la historia de estos últimos años, nos ha dado la razón. No soy adivino,  fue simplemente, con modestia lo digo, analizar de manera muy objetiva los acontecimientos políticos del momento, teniendo en cuenta, sobre todo, que el proceso iba realmente, bajo la dirección del Comandante Chávez, hacia la construcción del Socialismo.

Hoy día, la gran realidad, lo que realmente tenía que suceder, para estar seguros de seguir transitando el camino de la revolución: en la derecha fascista, con una agenda abierta y otra oculta, además de los partidos tradicionales, los reformistas y pequeñoburgueses que deformaron al MAS, PPT, Bandera Roja, entre otros; en la izquierda, avanzando aceleradamente en esa construcción socialista, la vanguardia revolucionaria, organizada como Polo Patriótico; y la gran mayoría del pueblo venezolano, como un poder popular ideológicamente claro. Y siguen sumándose, entre otros, las bases verdaderamente revolucionarias de los partidos mencionados (no todo se perdió allí). En el centro; solo quedan algunos indecisos, a los que debemos seguir llamando y mostrando que definitivamente esta es la ruta, la que nos dejó definida el Libertador Simón Bolívar.

Dicho de otra manera, no hay lugar para medias tintas: o estamos con la vida o apostamos a la muerte, o buscamos una sociedad de iguales y de esperanza para el mundo o nos sumergimos en el consumismo, el egoísmo y la pronta destrucción. Chávez es vida y victoria, lo demás es muerte y desesperanza. La mayoría estamos anotados en el Socialismo, sin triunfalismos y con muchas ganas de trabajar por la victoria popular…estamos anotados en el equipo de Chávez… Aquellos, apostando por la barbarie. Nosotros seguiremos gritando con fuerza: “Los que queremos Patria, vamos con Chávez”!!!.

sentirbolivarianobarinas@gmail.com

Independencia y Patria Socialista

Viviremos y Venceremos!!

Barinas, 4 de Junio de 2012



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2772 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor