Capriles, el malcriado

Ya no nos alcanzan los dedos de las manos para contar las agresiones del equipo cercano de Henrique Capriles Radonski contra nuestros compañeros y compañeras del Sistema Nacional de Medios Públicos. Periodistas, comunicadores alternativos y camarógrafos van engrosando la lista de víctimas de la violencia sistemáticamente orquestada por un Comando de Campaña bien llamado majunche, desesperado y acorralado por las encuestas que no mienten, que delatan día tras día una realidad que ellos no están dispuestos a aceptar pacíficamente.

Por cada punto que nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez sube en la intención de voto del pueblo venezolano, el Comando-Majunche va apretando las tuercas de su oscura estrategia científicamente diseñada. Quieren sembrar el terror entre nuestros camaradas comunicadores. Quieren doblegar a nuestros medios de comunicación estatales y comunitarios que están dando la dura pelea sin descanso alguno. En la medida en que vamos alcanzando un Sistema Nacional de Medios Públicos con mayor cantidad de público, ellos, los majunches, van intensificando su agenda del horror.

El silencio de los “cuerpos colegiados” de la canalla mediática deja en evidencia la complicidad que existe entre estos pequeños grupos de la derecha más rancia que se ha dibujado en la historia de nuestro país. El indignante silencio del Colegio Nacional de Periodistas, apadrinado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), deja al descubierto que el majunchismo no piensa retroceder en su accionar violento.

A estas alturas del juego, el majunchismo sabe muy bien que tratar de desmentir la realidad es una tarea inútil que no les suma, sino les resta puntos en las encuestas. Los grandes logros de la Revolución Bolivariana son plenamente verificables. La popularidad del Comandante permanece inquebrantable. El trabajo comprometido del equipo de Gobierno de la Revolución blinda por los cuatro costados la construcción de la Patria Socialista. Vamos ganando la batalla en todos los espacios reales y virtuales, nos vamos apropiando del terreno mediático. Ni en las redes sociales el majunchismo tiene vida. La crónica de una muerte anunciada del gran García Márquez se queda corta.

Ante este panorama profundamente desolador para el Comando-Majunche, son pocas las herramientas que les quedan para arremeter en nuestra contra. La violencia es el último arañazo con el que dispone esta fiera acorralada.

Entonces nuestros valientes camaradas de la Comunicación Revolucionaria, quienes se van a la calle a mostrar la verdad, hacen aún más evidente la catastrófica equivocación de Capriles. Dejan al descubierto lo que Roberto Hernández Montoya denomina “la burrada del día”. Nuestros valientes camaradas de la Comunicación Revolucionaria, en pleno cumplimiento de su deber para difundir la realidad del país, hacen preguntas para las cuales Capriles no tiene respuestas, lo que conocemos como “la pregunta incómoda”.

Invocando el espíritu más puro de un niño malcriado, Capriles y su combo, sin respuestas qué dar, optan por repartir golpes, jalones de cabello, metidas de mano, empujones, insultos, escupitajos y pare usted de contar. Así como cuando un niñito le pega al otro porque no le quiere prestar un juguete… bueno, así.

¡Ya basta de agresiones! Aquí va mi palabra de solidaridad y mi apoyo consecuente con nuestros valientes camaradas de la Comunicación Revolucionaria que han resultado vilmente ultrajados por una derecha carcomida y moribunda: Hernán Canorea, Pedro Carvajalino, Llafrancis Colina, Oswaldo Rivero, Janeth Suárez, Dani Vargas, Carolina Zapata, Fidel Madroñeros, Carlos Llanos, Giovanina Guillén, José Garboza, Luis Gascuez “Layo” y tantos otros y otras que por hacer su trabajo han recibido un ta-te-quieto de los grandes e indiscutibles perdedores de este próximo 7 de octubre.

@GipsyGastello

http://www.literatureleando.blogspot.com

ggastello@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1962 veces.



Gipsy Gastello Salazar


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: