el servilismo al imperio yanqui como vaso comunicante para la miseria

De Henrique Capriles Radonski, a Henrique Peña Nieto

     Si hay algo que une a los sectores reaccionarios del mundo, es su amor al dinero fácil, el servilismo al imperialismo Yanqui y el desprecio a los pueblos, a la clase obrera y campesina. La historia está saturada de hechos que cuentan por millares y millares los cadáveres de las clases humildes, por parte de los ejércitos y policías al servicio de las clases dominantes (Paradójicamente esos ejércitos y policías son conformados por hijos del pueblo, hijos de obreros y  campesinos) en sus luchas reivindicativas.
 
  Durante toda la vida a los pueblos se les ha ofrecido soluciones a sus problemas básicos, sobre todo cuando hay elecciones o cuando es necesaria la participación de las mayorías en cualquier causa que afecte al poder estatuido. Más, cuando acceden al poder, quienes prometieron, se olvidan de todo y el remolino de la miseria sigue girando en una espiral inacabable. Al final de los hechos, las cosas en lugar de mejorar, empeoran para los más pobres y mejoran para los más ricos.
 
  La desgracia que vive hoy el pueblo Mejicano (lo escribo con jota, por que esa era la norma gramatical aceptada hasta que nos invadió esa majunche costumbre de cambiar términos por que en otras naciones  supuestamente ¿desarrolladas? Como España, usan otros términos como: “concienciar” por “concientizar”, “uve” por “v” labiodental, “vidio” por “video” “aperturar” por “abrir”, etc. etc., etc. ¡Ah! perdón “entre otros, por “etc.”) de ser victima del narco trafico que enriquece a los bancos de Estados Unidos y del trafico de armas que va a la misma caja. Pero el dolor del pueblo mejicano es exportado y es hoy lo que es, y llega después de ponerlo en práctica en Colombia y de desencajar todo el orden social, familiar, humano y natural de la vida de los pobres que viven en esa nación. De esa manera, el narco tráfico utiliza el terrorismo de estado para esclavizar a los pueblos en donde toma el poder. Por eso es que actualmente Colombia, México, Estados Unidos, conforman un cinturón global de narco estados terroristas, bajo la egida Yanqui, capitalista, que utilizan el chantaje, los medios tarifados de comunicación a su servicio, las mentiras; para acosar a otros países y pueblos que se oponen a ese flagelo. Así nacen las causas inventadas para invadir Irak, Afganistán, Libia, dar el golpe de estado en Venezuela en el 2002, Honduras después.  Dar cobijo a todos los terroristas, asesinos y ladrones en Miami. Esa es la razón del terrorismo impuesto ahora en Siria.
 
  Los pueblos de Venezuela y Méjico, deben tener claro que su problema (como los de todos los pueblos del mundo) lo resuelven, cuando ellos sean participes de su solución. Todas las políticas neoliberales, apuntan a empobrecerlos más, y a enriquecer en mayor grado también a los avaros capitalistas. La lucha de clases, se convierte ahora en una  pelea por la supervivencia. La toma del poder por el pueblo, ha tomado tanta importancia, que de eso depende el planeta.  La posibilidad de sostener la vida, está en la posibilidad que el pueblo tome el poder y acabe definitivamente con el capitalismo, el individualismo.
 
  Vean las consecuencias de los acuerdos de libre comercio ¿Cómo quedan las clases obreras y campesinas de los países que lo establecen? Sobre todo los de los países más débiles desde el punto de vista técnico – científico. Miren como está el hermano pueblo mejicano, el colombiano, pese a no estar vigente en todos sus términos. Países que hasta hace poco producían por ejemplo maíz para su alimentación, ahora lo importan.  Las tierras se quedan solas. Los pueblos, caseríos, desaparecen.  Los cinturones de miseria crecen exponencialmente alrededor de las grandes ciudades, mientras los salarios bajan y las cosas básicas para la vida encarecen.  Es tanta la miseria que genera el capitalismo, que el ser humano se convierte en mercancía desechable.
 
Todo los Capriles, los Peñas Nietos, representan la negación de la vida para los pobres. Éllos son garantía que la miseria se incrementará y que el caos reinará. Con gente como ellos, los ricos serán mas ricos, las guerras se incrementaran y los derechos humanos serán una utopía. Si Ud. es pueblo, si tiene deseos de vivir como esclavo, si le gusta la miseria, vivir bajo el narco terror, ser ciudadano de tercera y no tener ninguna garantía. Pues entonces súmese a esos grupos oligárquicos. Tenga por seguro que no perderá su voto.  Pero luego no se arrepienta ¿Ok? Son  muchos siglos dando créditos a la mentira, al engaño y, dándole poder a quienes te desprecian y empobrecen ¿No es tiempo ya de abrir los ojos y sumarte a tu clase social? Éllos se marchan demasiado, mientras Nos, nos quedamos mucho. El problema es que ellos se marchan demasiado con todo y Nos, nos quedamos mucho con nada. Entonces ¿No es preferible quedarnos demasiado con todo y sin ellos?
 

 (*) Abogado “sifrimo” Bolivariano
 

Facebook: Javier Del Valle Monagas 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1840 veces.



Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: