El agua envenenada

Son capaces de todo… vale todo: envenenar el agua, quemar libros, árboles, que arda Venezuela toda, asesinar a quien sea, con tal de conseguir sus obscuros objetivos.

De sobra hay pruebas suficientes sobre la actuación maléfica, destructora y criminal de los apátridas, ya convertidos en máquinas infernales, que continúan impulsando una descabellada y perversa actitud terrorista. A los de “arriba”, sólo los mueve sus ansias de poder: LA CODICIA; y a aquellos que les siguen, su odio irracional, por los electroshock cerebral que cada día reciben los disociados a través de los medios de incomunicación fascistas y terroristas, guiados y auspiciados por los empresarios e industriales ladrones , acaparadores, especuladores y demás alimañas que sólo buscan sus codiciados privilegios de antaño, groseramente enriquecidos, a costa de la sangre , sudor y lágrimas de un pueblo que sufrió las peores vejaciones , humillaciones y exclusión, y que fuera condenado al rancho y a su hueso, durante aquella “democracia representativa” de la IV República: Pacto de Punto Fijo.

Y, continúan con sus desmanes, causando hechos delincuenciales; y sin embargo allí están, tranquilos y sin nervios, sin que se les haya tocado un pelo, continuando con sus campañas terroristas, incitadoras de magnicidio y muerte a todo lo que les huela a bolivarianos. Yo me pregunto: Cómo es posible que a estas alturas y existiendo pruebas irrefutables del terrorismo a la N.potencia que se está incrementando cada día más por parte de unos medios de incomunicación que han enfermado a una parte importante de nuestra población, los organismos competentes, léase Ministerio Público, T.S.J., y demás entes que tienen competencia en esta materia, no hayan actuado de inmediato, pues si vamos a esperar a que la justicia llegue como en el caso de Ruanda en 1994, donde después de que medios de comunicación de ese país instigaron al odio y produjeron masacres y genocidio (más de un millón de personas muertas), fue cuando periodistas culpables de tan horrendo crimen, fueron condenados a cadena perpetua. Pero léase bien, después de que más de un millón de personas habían muerto. Será éste nuestro destino?.

¿Que esperan los organismos competentes para actuar y sancionar a todo aquel que esté incurso en estos delitos?.

Hago un llamado de UNIDAD a nuestro noble pueblo revolucionario; exigir JUSTICIA y en alerta constante y vigilante para que ésta se concrete.


¡VIVA CHÁVEZ POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE!!!


Mónica Hernández
monicahernandez007@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2034 veces.



Mónica Hernández


Visite el perfil de Mónica Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mónica Hernández

Mónica Hernández

Más artículos de este autor