Revolución de la vivienda: con la organización colectiva y la participación popular es posible

En el marco de su Programa Aló Presidente Nº 250, que tuvo lugar este domingo 26 de marzo de 2006 desde el Complejo Pueblo Nuevo, en Ocumare del Tuy, población del estado Miranda, el jefe del Estado venezolano ratificó el empeño de la revolución bolivariana por superar el viejo concepto habitacional -herencia de la IV república- de las "soluciones habitacionales", cuya precariedad en su infraestructura las hizo acreedoras al mote "cajitas de fósforos". Refiriéndose a dichas casas y al concepto de "soluciones habitacionales", el Presidente Hugo Chávez recalcó: "Borremos ese término que corresponde al pasado; eran cajitas de madera de 20 metros cuadrados, sin agua, sin luz, sin puertas, las entregaban como si fuera para que ahí se metieran cuatro marranos y es para gente, para familias, la familia venezolana".

En este sentido, el primer mandatario nacional enfatizó que las actuales construcciones que realiza el gobierno bolivariano, a través de diversos entes públicos, como el Ministerio para la Vivienda y el Hábitat (Minvih) al que se suman ahora el Ministerio de Energía y Petróleo (MEP), PDVSA, la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP); superan dicho concepto, ya que estas construcciones no sólo incorporan el hábitat que de acuerdo con el Artículo 225 de la Ley del Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat (LRPVH) constituye: "…el entorno natural en el cual el individuo habita y mayormente desarrolla sus actividades en la transformación de dicho hábitat mediante el mejoramiento de sus características propias, naturales o adquiridas, su saneamiento, la optimización de sus potenciales y el respeto a sus restricciones, es compromiso del Estado, en todos sus niveles, teniendo como finalidad primordial lograr asentamientos humanos equitativos, sustentables y dignos que garanticen interrelaciones armónicas con la naturaleza". Esta definición incluye el urbanismo (áreas comunes), los servicios públicos, la calidad en los materiales de construcción y los precios accesibles.

La Misión Hábitat

Dado que buena parte de la deuda social está constituida precisamente por la falta de vivienda la que a su vez se derivada de la ausencia durante muchos años de planes o programas para saldar dicha deuda y de políticas crediticias orientadas a beneficiar en igualdad de condiciones a la mayoría de la población, consciente de ello, el gobierno del Presidente Hugo Chávez crea una nueva misión social denominada Misión Hábitat, cuyo objetivo estratégico es el de llevar adelante la "Implementación de las estrategias de intervención y ejecución para la articulación de los principios de solidaridad, corresponsabilidad, cooperativismo y aprendizaje de las destrezas y habilidades técnicas de nuestro pueblo"(*)

Esta histórica deuda por saldar no ha sido una tarea fácil. Ello se evidencia por el número de viviendas construidas cada año, tal es el caso del año 2000 cuando se construyeron casi 30 mil, pero su número bajó significativamente en 2003 como consecuencia del sabotaje petrolero. La recuperación del sector se registró en el 2005 al totalizarse la construcción de 41 mil 564, en tanto que para el 2006 el ejecutivo nacional se ha fijado la meta de 150 mil unidades de vivienda, así lo manifestó el Ministro de la Vivienda y el Hábitat, Luis Figueroa.

El Presidente Hugo Chávez afirmó que: "hemos comenzado la revolución de la vivienda con la participación de las comunidades y con este concepto integral que va desde la sustitución de ranchos por vivienda hasta los Nuevos Pueblos". En clara alusión al nombre del complejo habitacional en el que se realizó el Alo Presidente dijo además que se trata de suprimir la existencia de ranchos o rancheríos, las viviendas deben ser espacios orientados con criterios socialistas y parafraseando al autor de la obra "El socialismo de lo pequeño" (Benegas Haddad José María) resaltó una vez más la importancia del "Poder Popular, los Consejos Comunales y los Comités de Tierra Urbana (CTU)".

La diferencia entre la anterior "solución habitacional" y la actual revolución de vivienda estriba en lo siguiente: mientras la primera jamás estableció entre sus prioridades garantizar el derecho a la vivienda digna, tal y como ahora lo establece la propia Constitución Bolivariana que en su Artículo 82 dice: "Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénicas, con servicios básicos esenciales que incluyan un hábitat que humanice las relaciones familiares, vecinales y comunitarias. La satisfacción progresiva de este derecho es obligación compartida entre los ciudadanos y ciudadanas y el Estado en todos sus ámbitos. El Estado dará prioridad a las familias y garantizará los medios para que éstas, y especialmente las de escasos recursos, puedan acceder a las políticas sociales y al crédito para la construcción, adquisición o ampliación de viviendas."

Con la Misión Hábitat se redefinen los espacios de la vivienda, al incorporar aquellos dirigidos a la producción y reproducción de la vida familiar y comunitaria, configurándolos para que la convivencia abarque todas las áreas de habitabilidad. Con la puesta en práctica de la Misión Hábitat se busca garantizar y satisfacer las necesidades, privilegiando la participación protagónica, y en especial la Contraloría Social, lo que sin duda podrá contribuir a defenestrar la vieja cultura de la corrupción y el burocratismo.

Los valores y principios que definen por completo el proceso de construcción de una vivienda y hábitat dignos, son los siguientes (**):

" El diseño en función del sitio geográfico y lugar cultural, según particularidades locales.
" La participación de la comunidad en su determinación.
" La inserción de la vivienda y del asentamiento en la trama urbana.
" El cumplimiento de requisitos mínimos de habitabilidad.
" La prohibición de hacinamiento espacial o familiar.
" La vivienda saludable en términos de sanidad, salubridad, ventilación e iluminación.
" Vivienda segura desde el punto de vista ambiental, social y estructural constructivo.
" Vivienda con espacios diferenciados social y funcionalmente.
" Viviendas con posibilidades de progresividad y adaptabilidad al desarrollo futuro.
" Inserción en el hábitat con todos los servicios de infraestructura y aquellos de índole comunitaria.
" La calidad y accesibilidad física, ajustados a parámetros de densidad, distancias y otros.

Basta con observar estos principios para de inmediato darse cuenta de la diferencia con lo hecho anteriormente. Para constatarlo están los tristemente célebres casos de los "damnificados" o las construcciones realizadas sobre fallas geológicas como "Nueva Tacagua", solo por citar dos casos mediáticamente sesgados, ya que los medios privados de difusión escasamente informan sobre el apoyo que reciben.

Los damnificados (incluso de las pasadas administraciones) ahora no sólo se les han dotado de vivienda digna, sino que se les han asignado montos de hasta 50 millones de bolívares para acceder a viviendas en el mercado secundario (Programa VIII). Igual nivel de asistencia han recibido las ciudadanas y ciudadanos que son desalojados de zonas de alto riesgo, estos últimos ubicados en viejas "soluciones habitacionales" como Nueva Tacagua, están siendo dignificados por las políticas del gobierno bolivariano, recibiendo justa indemnización por inmuebles construidos en la IV república.

¿Cómo acceder a una vivienda?

La participación y organización colectivas -más allá de la solución personal- como parte esencial de las formas asociativas y comunitarias para acceder a una nueva vivienda, son las que de mejor manera garantizan la construcción del hábitat en los términos que define la Ley antes citada. Aunque el modelo de soluciones individuales donde predominan mecanismos como los créditos hipotecarios y los subsidios habitacionales, entre otros, no son excluyentes y coexisten con el modelo comunitario, colectivo y cooperativa.

Es precisamente, este último -el modelo comunitario- el que mejor refleja la naturaleza social y participativa de la (LRPVH) de cuyo texto se desprenden los lineamientos, planes, programas, formulas de participación y organización ciudadana, que, aunado a otras formas de organización existentes como los Comités de Tierras Urbana (CTU), las Cooperativas de Construcción y las Organizaciones Comunitarias de Vivienda (), junto a los Núcleos de Desarrollo Endógeno (NUDE), los Consejos Comunales y la desconcentración territorial, apuntalan el acceso a una vivienda digna.

(*) Los subrayados son nuestros
(**) Según lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley del Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat publicada en Gaceta Oficial Nº 38.182 del 9 de mayo de 2005.




* * * * * * *

Este y otros temas pueden ser consultados en la sección Análisis de http://www.gobiernoenlinea.ve

Agradecemos el apoyo en la difusión de este Análisis, cuyo contenido puede usarse libremente por cualquier medio, citando la fuente. Si desea formular alguna observación o manifestar su voluntad de no seguir recibiendo este Boletín, por favor escríbanos a:

Centro Nacional de Tecnologías de Información (CNTI) Prensa Electrónica

gprensa@gobierno.ve



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4321 veces.



gobiernoenlinea.ve


Visite el perfil de Gobierno en línea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /misiones/a20677.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO