Por la Dignidad de Aragua

Twitter revolución moderna

De antemano confieso mi iniciación en la materia, pero de que es un club de cuchicheo o club de murmullo, lo es a ciencia cierta, porque fundamentalmente informa y divierte a la vez. El uso del twitter, permite la conexión espiritual de los twitteros, despierta el interés de seguir la información al momento de producirse, eso es calidad de vida. Aparte de ser muy divertido, es una herramienta científica de alta tecnología, que conecta al twittero con el acontecer del mundo en fracciones de segundos, solo hay que seguir a los twitteros y que ellos te sigan, para hacer una interacción dinámica científica y universal entre todos y muy especialmente con las organizaciones mundiales y civiles, movimientos sociales e instituciones oficiales de los gobiernos del mundo entero, entre los que podemos mencionar: Presidencias de Repúblicas, Ministerios, Noticieros, para no extenderme demasiado, es en pocas palabras, un mundo de cosas sometidos a un solo sistema sofisticado basado en el gorjeo (murmullo o cuchicheo).

Este servicio gratuito no es excluyente, aquí se dan encuentros sin censura, todas las tendencias sociopolíticas, económicas y culturales, se conectan ricos, clase media, clase baja, o dicho de otra manera, la aristocracia con la plebe o la burguesía con el proletariado. Se dan cuenta, el twitter está revolucionando al mundo, es la revolución moderna, es el ingrediente que faltaba para terminar de completar la creación. El twitter es lo máximo que le ha ocurrido a la humanidad, ojalá todos podamos entenderlo y sepamos aplicar los verdaderos valores morales y espirituales, basado en ese universal socialismo de Cristo, claro con capital humanizado, es decir con capitalismo colectivo o mixto, entre la gente común, el Estado y la empresa privada, nada de ventajismo exclusivo.

Desde que Twitter ganó más popularidad, muchas celebridades desde personajes destacados se unieron al microblogging. A estos partir de ellos, los twitteros más conocidos (término popular usado para referirse a un usuario de Twitter) se le llaman Twitterati, que son usuarios muy leídos o influyentes. Muchos de ellos captan la atención y aparecen en el sidebar de Temas del Momento. Es diferente a los twitteros que se encargan en escribir su vida cotidiana cada minuto, mientras que el usuario no tenga muchos seguidores.

Los consejos comunales, deben incursionar en este amplio campo científico, desde Catia con la televisora comunitaria, pueden interactuar creando una gran comuna twittera, los consejos comunales pueden acceder al twitter desde las bibliotecas virtuales o infocentros, con el tiempo podrían adquirir una computadora, una línea telefónica de CANTV con internet y a twittear con la comuna socialista de twitteros. Muchos se preguntarán, ¿Qué le pasa a Ysaac Mosqueda, se volvió loco?

No camaradas, no podemos negar que, la modernidad está dejando atrás a la urbanidad, tan igual como ésta dejó atrás a la ruralidad y los gobiernos deben colocarse a la altura para desarrollar las naciones en grandes metrópolis con transporte masivo, autopistas de 3 pisos, los cerros de caracas deberían ser comunas helicoidales, Pérez Jiménez aunque nunca lo dijo, con el helicoide estaba construyendo la primera comuna, tenía sin duda visión futurista, se estaba preparando para entregar una Venezuela moderna convertida en una gran metrópolis. Mi Comandante Presidente Chávez, mi General Pérez Jiménez, dejó en manuscrito sus memorias, Usted le prometió honrarlo después de su muerte, porque él no quiso que lo hiciera en vida. Hágalo y obtenga sus memorias, las cuales serían muy útiles para sembrar nuestro socialismo.

yjmosqueda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2945 veces.



Ysaac Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor