¿Por qué tenemos siempre que defendernos?… ¡ataquemos!

¡Qué tal, camaradas! El asunto de la Revolución se ha puesto complicado. Sabemos que estamos fallando en la parte mediática. Sabemos que estamos fallando en casi todo el interior en la puesta en práctica de los principios revolucionarios básicos.

Y cosillas, entre otras, como no controlar la acción –pública y privada– de funcionarios –gobernadores, alcaldes, viceministros, etc. – Y ordenar al PSUV de una vez por todas.

Bien. Pero a nivel internacional, no sé si me acompañan en esta observación, estamos sólo a la total defensiva.

Propongo, y ojalá no me caigan encima, que volteemos los cañones y disparemos. Si se nos acaban los argumentos, inventemos, pero no nos podemos quedar apendejeados. Menos mal que tenemos a un Roy Chaderton, y me disculpan nuestros otros diplomáticos.

Ejemplos. USA y sus mecanismos imperialistas y mediáticos acostumbran a acusarnos de… de todo. Por qué no iniciamos, con apoyo de toda Latinoamérica y países del Tercer Mundo y los progresistas una arremetida contra el terrorismo estadounidense.

Una fuerte campaña de exigirles que muestren las medidas y programas efectivos que tienen para reducir la entrada de drogas en USA y, lo que es “más pior”, la producción interna de marihuana, entre otras.

Que muestren a los altos funcionarios de gobierno, políticos y militares que están siendo investigados por narcoactividades. ¿Cómo están controlando a las mafias? ¿Que las identifiquen, y a sus capos? ¿Quiénes están colaborando con sus equivalentes colombianos? Porque los conocen.

¿Cuáles medidas están haciendo para bajar el deterioro social, reflejado en institutos educacionales a todos los niveles y edades? Y esto sólo referido a las drogas. Porque grave es la degradación que genera asesinatos múltiples en manos de jóvenes.

Vamos a exigirles demostrándoles que nos están perjudicando como tránsito por su altísimo consumo de narcóticos prohibidos.

Lo primero, propongo, que debe crear la Comunidad de Estados Latinoamericanos (CEL) u OEL, aún durante su período de formación, es una Comisión de Derechos Humanos y declarar a USA un país que por ese libertinaje de drogadicción (más de 40 millones) perjudica los derechos humanos de toda su sociedad –con extensión a la nuestra vía hollywoodense–.

Colombia que nos muestre los planes, programas, acciones que indiquen que están reduciendo las drogas y con efectividad porque la producción de cultivos y los laboratorios de elaboración se miden en toneladas.

Díganos, Uribe, ¿Cuáles controles emplean para evitar que pasen las fronteras? Además de los congresistas cuestionados y presos ¿cuántos militares están siendo también cuestionados e investigados? Porque quienes cuidan las fronteras son militares. ¿Cuántas mafias y mafiosos existen y a cuáles protegen?

Que la CEL u OEL también declare, con urgencia, que Colombia, mejor dicho, que su gobierno no hace todos los esfuerzos para evitar que el narcotráfico se reduzca, sino que más bien favorece, con cómplices soplajes, que se atrapen camioneticas con drogas mientras nos empujan gandolas y barcos y aviones con toneladas de drogas.

Uribe lo sabe bien, los cómplices de jerarquía lo saben mejor, los socios gringos mucho más, que tienen su petróleo allá, que es más productivo. Que las drogas generan mayor dolaraje en el mundo que cualquier otro negocio.

El gobierno español como mantiene el esquema imperialista de la colonia, con reyes y príncipes y todos, muy bien debería pagar el inmenso genocidio que hicieron en nuestra Abya Yala. Llevarlos al tribunal de la Haya o al que creamos en nuestra CEL.

Necesitamos verlos en un juicio. Un juicio a los Reyes y, si se puede, por extensión a los gobernantes.

La guerra de independencia no fue suficiente para vengar las vejaciones y muerte de los millones de nuestros hermanos indígenas.

De paso, no dejemos, bajo ningún aspecto amistoso, de madre patria, que nos roben el Bicentenario. Es una de las madres, la mala madre, porque la otra es la madre patria africana, la más decente.

Obligarlos a devolvernos los millones que se robaron de nuestras tierras de toda la por ellos llamada América: riquezas en oro, plata, elaboradas en piezas de altísimo valor y/o en bruto o fundidas. Y con intereses.

Llevémosles, aunque aparezca como extemporáneo, a un tribunal que creamos para condenar y enjuiciar a ladrones imperialistas.

Ahí, aunque simbólicamente, llevar también a las grandes transnacionales del petróleo que se lo llevaron regalado, un robo legal.

Debemos mundialmente desenmascararlos a todos.

No vale, para nada, la especie de estupidez que utilizó Obama en su discurso con aquello de que debemos olvidar el pasado. ¡Qué bolas!

Sé que parecerá una niñería pero está bien que nos den hasta con el tobo y no lanzamos ni un puño.

Necesitamos una política exterior que desenmascare y que aclare.


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2041 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor