Conspiración por el periodismo

En los documentos que constituyen la Carta Internacional de Derechos Humanos, fundamentalmente la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada por más de 140 países en 1948, y el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, asumida por esas naciones en 1967, el derecho a la libre expresión del individuo está considerado como tal solamente después de acordarse todos aquellos referidos a la dignidad del ser humano.

En ningún caso, la libertad de opinión o de expresión se coloca por encima del respeto a la vida y a las condiciones de igualdad y de justicia que la sociedad y los gobiernos de las distintas naciones del mundo, en representación legítima de su ciudadanía, deben asegurarles a las personas.

Es apenas en el artículo 19 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos donde se lee lo referido a esa materia.

Globovisión, que pretende hoy convertir la acción conspirativa en actividad pseudoperiodística para así tratar de cubrir su delito contra el estado de Derecho detrás del usufructo de libertades que nuestra Constitución le reserva a la sociedad, viola esas disposiciones aceptadas universalmente por las naciones del mundo entero cuando se empeña en desconocer las inequívocas restricciones que ese artículo contempla.

Artículo 19: "1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones. 2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección. 3. El ejercicio del derecho previsto en el párrafo 2 de este artículo entraña deberes y responsabilidades especiales. Por consiguiente, puede estar sujeto a ciertas restricciones, que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para: a) Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás; b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas".

El país tiene que saber que la conspiración no es periodismo en modo alguno, sino un atentado contra la democracia, por mucho que se presente en deslumbrantes trajes de gran marca o con rostros de mujer bonita.

albertoaranguibel@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2623 veces.



Alberto Aranguibel

Comunicador social e investigador. Conductor del programa Sin Tapujos, que se transmite por Venezolana de Televisión. Asesor Comunicacional y de Imagen en organismos y empresas públicas y privadas.

 albertoaranguibel@gmail.com      @SoyAranguibel

Visite el perfil de Alberto Aranguibel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Aranguibel

Alberto Aranguibel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a80336.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO