El gobierno de Chávez y la política comunicacional

Las medias de los medios

Sería interesante que ahora cuando el gobierno está revisando la descentralización de puertos y otras instituciones, abriera  una discusión en cuanto a cómo ha estado funcionando  el aspecto comunicacional en las diferentes regiones del país.

Uno de los problemas estratégicos  más relevantes que no ha podido solucionar  el gobierno del presidente Hugo Chávez Frías, incluso, admitido por él mismo, es precisamente  el  comunicacional.

En 10 años del proceso bolivariano el Estado no ha sido capaz de  implementar una  política comunicacionl efectiva, y dudamos que pueda hacerlo, sino rompe  las fuertes   estructuras que sustentan la hegemonía y el monopolio  de la comunicación  en Venezuela.

Esta cuestión debe ser asumida como  un problema de Estado, en el que  debe  involucrarse directamente el propio presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías,  quien ha demostrado ser un excelente estratega en el área, pero sabemos que eso no basta.

Si en algún sector el gobierno ha invertido recursos sin que esta inversión  haya alcanzado un éxito  medianamente proporcional a la misma es justamente en el campo comunicacional. Los resultados han sido pésimos, a pesar de ser un aspecto clave para la sustentación de cualquier proyecto político democrático.

Cómo refutar entonces que el presidente Chávez sea  un fenómeno de la política, cuando a pesar de la implacable  guerra mediática en su contra y el fracaso  comunicacional de su gestión, ha  podido no solamente seguir en el poder, sino mantener su  credibilidad en la mayoría de la población venezolana. Preguntémonos entonces: ¿cuánto más no  hubiera avanzado el proceso bolivariano si Chávez tuviera el respaldo de una política  comunicacional acorde con las exigencias?

La política de comunicación  debe ser entendida como un conjunto integrado, explicito y duradero de políticas parciales de comunicación, armonizadas en un cuerpo coherente de principios y normas dirigidas  a guiar la conducta de las instituciones especializadas en el manejo del proceso de comunicación del  país.

Cuando hablamos de política de comunicación no nos referimos únicamente a las acciones que el gobierno desarrolla explícitamente en este campo, sino al conjunto de prácticas que constituyen el sistema de comunicación social vigente en Venezuela, y que son extensivas al sector público y privado.

Comunicación es un proceso de integración social democrático, basado en el intercambio de símbolos, mediante el cual las personas comparten voluntariamente sus experiencias, solo en condiciones de acceso libre e igualitario, de diálogo y   participación.

Es necesario pues, superar el concepto autoritario que percibe la comunicación como la acción de un emisor activo (medios) y un receptor pasivo (pueblo). Es imprescindible luchar contra el dominio y el  monopolio de unos pocos sobre las fuentes, códigos y contenidos. Porque la comunicación es diálogo y convivencia, pero sobre todo, interacción entre sujetos libres, con derechos iguales hacia los recursos de la comunicación.

Pensamos que el gobierno  no ha podido alcanzar una política comunicacional eficaz, entre otras cosas, porque  sigue existiendo una articulación solapada  entre algunas instituciones y la grupos económicos, que aseguran el monopolio de éstos sobre los medios ,y, lo que es peor, facilita  el chantaje para que no se aplique la normativa vigente, que por lo demás es leonina, timorata,  y no se cumple debido a  los intereses en juego.

El primer paso que debe darse  es entender la necesidad de cambiar la estructura  vigente, y ponerlas en consonancia  con las aspiraciones y necesidades de la mayoría de la población. En este caso, las políticas nacionales de comunicación solo tendrán sentido si son articuladas con las políticas, económicas y sociales que confluyen en el proyecto socialista.

Para que esto pueda ocurrir es prioritario  que la formulación de la política comunicacional tenga el apoyo irrestricto del pueblo, de las organizaciones populares y sobretodo de los llamados medios alternativos de comunicación 

Es imprescindible que el gobierno legisle, regule y supervise con autoridad y de manera adecuada, para  facilitar  que el pueblo tenga acceso, pero sobre todo, controle  el uso de los instrumentos de comunicación, que están en manos de una oligarquía empresarial y financiera que los utiliza siemprea favor de sus más oscuros intereses políticos y mercantiles.

La política comunicacional del presidente Chávez ha cometido el error de centrarse básicamente en cómo comunicar la obra de gobierno, y en crear medios alternativos estatales (Teves, Vive, ANTV), muy malos por cierto, que en normar la actividad y cambiar las rígidas y perversas estructuras antidemocráticas en la que se sustenta el modelo actual.


Jhocas10hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1751 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor