La embusteraza y ruin Globovisión

Como es mi costumbre de viejo cagalitroso, dentro de mi rutina diaria en la búsqueda de noticias tétricas y tenebrosas (que en mí resulta toda una predilección) no puedo dejar a un lado, a Globovisión, por supuesto, que es la más especializada y excelsa de todas mis fuentes de información, como ezquizofrénico heterosexual que también soy, y a mucha honra. ¡Y que no me quiero curar! ¡Qué conste! Y que, como secretito cómplice confieso decirles esto, con los ojos muy pelados y el índice derecho demasiado erecto, como para que así pueda llegarles el nivel real de inflexibidad de mis naturales y correctas convicciones personales, unidas a sus respectivas manías persecutorias.

Leo entonces, lo siguiente, en una primera ‘noticia’ de Globovisión: Se realizó el ‘Gaitazo de la Victoria’… Primer embuste: el presunto gaitazo, organizado por ‘cabezemotor’, no fue en la Victoria, que ha sido su avenida favorita, sino en la presunta Francisco de Miranda. Este embuste está en las siete primeras palabras. Y no sé si es necesario continuar, pero continuaré. La diagramación de la noticia le despierta sospecha a cualquier imbécil, partiendo de mí, que formo parte de la vanguardia del inmenso ejército de estúpidos que desfila ante esta perra pantalla de Globovisión. Primero, no se muestra ni una sola foto de la ‘multitud’, al menos de lo que Globovisión entiende por ello, que, como sabemos, es que, donde hay mil, ellos ven veinte mil, y así, sucesivamente. O sea, que me cabe presumir, que allí no hubo ni siquiera uno, para hacernos creer que había mil. Porque, si acaso uno, hubiera habido, ¿cómo hubiera sido entonces la promoción de la ‘concentración’? Y esto se convierte, por tanto, en una típica confesión de parte… ¿O no? ¡Y dime que no para que veas!

Segundo embuste: allí no actuaron, ni los Cardenales del Éxito, ni El Gran Coquivacoa, sino, Los Cucaracheros del Fracaso, y El Pequeño Cocavicoa. ¡Y qué molleja de embuste! Y las únicas fotos que aparecen con el texto de la ‘noticia’, son: de primera, la de unos aislados cornetones de sonido que me hicieran recordar las piedras de Carnac. Y el resto, eran las de unos politicones y policonas que no sé si cantaron, a saber, y por orden de aparición: la del que aspira ir a Baruta como alcalde, algo despeinado y seborreico, lo que no se corresponde con su imagen habitual de efebo ‘planchaito’. Le sigue la de la “piro-piro”. ¡Ay papá! Allí tuvo que haber repartición de Rolexs y otras exquisiteces en cotillones y a coñazazos gaiteros. ¿O no? Por cierto, que de acuerdo a fuentes polacas que rogaron no ser reveladas, Walesa no vino a Caracas, sino porque corría el grave riesgo de poner en tela de juicio su Premio Nobel de la Paz, por exponerse a que lo sorprendieran, dentro de un carro ‘robao’, o le grabaran una conversación con la ‘piro-piro’ ofreciéndole un Ferrari Lomborgine, con ‘quemacoco’ y todo, por su ‘gesto’ solidadrio... Luego, la de la aspirante al municipio El Hatillo con sus labios botóxicos entreabiertos y tentadores. Luego, la de la aspirante a Chacao quien, según muchas pésimas lenguas, tiene un largo historial gaitero... Luego, la de una candidata a Concejal Metropolitana, pero que, luego de observarla en detalle, supe que se trataba más bien de un candidato. Recomendándole a Globovisión que le masculinice más el rostro a este efebo para un próximo embusterazo, porque, el tipo en verdad, confunde. Luego, la del candidato a alcalde Metropolitano, a quien Globovisión no alcanzó desvirtuarle el gigantesco parecido que tiene con el ‘gran pha’ de los Monster. Luego, la de otra muchacha que no sé quien es, y que, ojalá, que no resulte hombre... Y, cerró tan ilustre galería, la del candidato a gobernador de Miranda, a quien en los bajos fondos llaman ratonsky, pero no por lo rata, sino por lo tonsky.

Este fue el embusterazo del sábado.

El domingo seria entonces el embusterazo, un “Canto por la libertad”, recordando a unos presuntos presos políticos… Pero, ¿a cuáles presos políticos? ¡Vacié! Esos son simples presos comunes que, aquel 11 de abril terrorífico, cometieron crímenes a mansalva contra gente inerme y confiada. ¡Eso está más claro que las finanzas del PSUV!

Y ya están comenzando a hablar otra vez de fraude y del verbo encendido de Chávez contra unos delincuentes convictos y confesos dentro de lo que pudiéramos denominar, con toda propiedad, el retén de Catia oposicionista. Por lo que, y por tanto, ya se ve que están ‘derrotaos’.

Pero lo único que en realidad ha resultado manifiesta y auténticamente fraudulento en nuestro país, en los últimos 70 años, ha sido el gobierno y la oposición de lo que hoy, es la oposición, dentro de nuestra Revolución. ¿O no? ¡Y díganme que no para que vean cómo se verán, a futuro, por decir que no!

Y por cierto, que tampoco hubo fotos de la concentración del ‘Concierto por la libertad’, salvo la de un señor allí, que, con su presencia de tal cual, ratificó lo cómico de este otro embusterazo dominguero de esta putativa televisora.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2636 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor