¡Tascón, vuelve, por favor!

La doctora Eva Golinger, cuya rectitud, inteligencia y valentía podrían asombrar hasta a la mismísima Juana de Arco, es acusada hoy, junto a Mario Silva, de Torquemadas de nuevo cuño que perseguirían sin piedad alguna a honorables ciudadanos, en un grotesco afán de los acusadores por erigirse en deidades de dignidad por encima de todo bien y de todo mal.

Argumentan algunos que la elaboración de listas de cualquier naturaleza que sirvan para señalar a individuos en razón de sus actividades conspirativas, sería un acto solamente comparable a las oprobiosas prácticas de la inquisición o las persecuciones nazis, como si los viajes de adoctrinamiento contra la patria, financiados por la CIA, fuesen una suerte de inocentes e inofensivas giras glamorosas de solaz y esparcimiento.

Igual que en circunstancias similares, en las que la bajeza del antichavismo hace gala de su condición canalla y miserable, como en la entrega del Premio Metropolitano de Periodismo, por ejemplo, no faltan nunca los supra revolucionarios (esos que mastican vidrio y lo pasan con ácido muriático arrodillados frente al retrato de Lenín) que sí saben lo que es la dignidad y acusan de inmediato con la mayor iracundia a cuanto chavista se les atraviese, sin importar en lo más mínimo su respetabilidad y abnegación como luchadores de esta causa, apenas perciben en estos un acto que les suene medianamente violatorio del Ma nual de Guerrillas del Che Guevara.

No se les oye nunca pronunciar una palabra frente a los desmanes de magnates de toda clase, que en su momento se deleitaron firmando contra el presidente Chávez hasta en las paredes de los baños, y que hacen hoy negocios fabulosos con el Gobierno sin el más mínimo pudor, pero se activan ipso facto cuando se pronuncia en el programa La Hojilla la palabra "coño", para denunciar a los cuatro vientos la supuesta inmoralidad del único programa que, con su trabajo serio y muy meticuloso de desmontaje de la mentira mediática, ha salvado, sin lugar a dudas, a Venezuela de una guerra civil.

Hace falta que vuelva Tascón porque la amenaza que tiene hoy el proceso no son las listas que nos ayudan a detectar al enemigo y sus intentos por acabar con el país sino las poses de dignidad y la falta de memoria de algunos.


aaranguibel@msn.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2842 veces.



Alberto Aranguibel B.

Comunicador social e investigador. Conductor del programa Sin Tapujos, que se transmite por Venezolana de Televisión. Asesor Comunicacional y de Imagen en organismos y empresas públicas y privadas.

 albertoaranguibel@gmail.com      @SoyAranguibel

Visite el perfil de Alberto Aranguibel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Aranguibel

Alberto Aranguibel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a40180.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO