Beatriz de Majo no es idiota

Lo que ustedes quieran: racista, clasista, fascista, pinochetista, carmonista, golpista, esposa de Gustavo Rossen… Lo que ustedes quieran, pero no idsiota.

Para empezar, De Majo no está sola. La inteligencia militar gringo-colombiana y el golpismo criollo duro y puro, tienen una estrategia y un plan de acción. Muchos fueron instalados en los medios para realizar acciones de preparación y minar el camino de la revolución.

El objetivo de Madame De Majo es descalificar las Misiones, becas y subsidios del gobierno, especialmente en educación, diciendo que “fomentan la flojera porque matan la iniciativa y la voluntad de superación”.

La idea es crear una matriz de opinión, o al menos colocar el tema en los medios, para justificar la eliminación de misiones y becas por parte de un supuesto (negado) futuro gobierno de transición o de “reconciliación nacional”.

¿Post-Chavismo indoloro?

En este caso no se trata de recuperar el dinero que Chávez “desperdicia” en el pueblo. Se trata de sabotear la educación y toma de conciencia popular que, como organización social en la paz y como reserva activa en la guerra, son lo más temido por el Imperio y sus Uribes.

Madame De Majo no es idiota: sabe que un post-chavismo indoloro es imposible. Hay que sembrar dudas y divisiones, preparar a la audiencia para la masacre de revolucionarios y la represión sangrienta de los flojos que quieran seguir “becados”.

Las primeras víctimas del asesino Rómulo Betancourt fueron los obreros que protestaban por el fin del Plan de Obras Extraordinarias (“Plan de Emergencia”) de Wolfgang Larrazabal. Asesinados por flojos…

No, Madame no es idiota, sino todo lo contrario. Ella y Televen debe ser boicoteadas por todos y por todos los medios, hasta que De Majo salga del Canal.

rotheeduardo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4142 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor