Notifascismo digital

La página llamada Noticiero Digital sirve de desahogo a los oposicionistas usuarios de Internet, que normalmente publican sus grotescas opiniones y amenazas contra el presidente, funcionarios, diputados, militantes y simpatizantes de los partidos que apoyan al gobierno, e incluso contra parciales suyos que no son lo suficientemente brutos en el combate a cualquier iniciativa chavista. Lógicamente, el tenor de las ofensas y amenazas varía entre la burla comprensiva de los últimos, y los deseos asesinos más sádicos o las groserías más impublicables en relación a los primeros. Cuando no se tienen argumentos razonables no puede esperarse más que el vilipendio fanático y la descarga emotiva.

Muchos de los habitués del lugar alardean de su condición fascista y de su incultura, mediante el empleo de símbolos propios cargados de racismo, odio e ignorancia. Si se tratara sólo de un medio para que los opositores liberaran las tensiones acumuladas por el adoctrinamiento, la desinformación y manipulación constante que reciben por Globovisión y la prensa derechista a las cuales son adictos, no habría ningún problema. Total, en este país y en particular bajo el actual gobierno, se disfruta de una libertad tan amplia, no sólo en cuanto se refiere a la expresión de las ideas propias o copiadas, sino en todos los ámbitos del quehacer diario, que no habría razón para objetar que quienes adversan al gobierno de Chávez e insisten en ignorar las formas democráticas, empleen ese canal que les permite un “valiente anonimato”.

Además, habría que ponerse en el lugar de ellos. No tienen un programa para el desarrollo del país, como no sea el de seguir el mismo esquema que la mayoría desechó desde diciembre de 1998, precisamente porque estaba agotado; porque en 40 años aumentó la pobreza, la delincuencia, la corrupción, el desempleo y el analfabetismo, mientras creció la brecha entre ricos y pobres, así como la dependencia del país de los EUA. Tampoco tienen una organización respetable que los agrupe, sino un archipiélago de siglas unidas sólo por las ideas retardatarias comunes, y ni siquiera un líder que permita bautizarlos colectivamente, por lo cual, quienes nos referimos a ellos, tenemos que emplear los términos genéricos de opositores u oposicionistas. De hecho, ellos mismos se denominan “escuálidos”, como peyorativamente los calificó el presidente en una frase poco afortunada.

El caso es que así como la página da cabida a las descargas individuales de personas que en vez de arremeter contra sus propios dirigentes incapaces, lo hacen contra un gobierno que cuenta con el apoyo de la enorme mayoría del pueblo, también se permite publicar como lo hizo ayer, un video de diez minutos de duración invitando al magnicidio en la persona del presidente Chávez. Tal material, que sin duda sería considerado subversivo en cualquier parte del mundo y objeto de una investigación a fondo, circuló libremente durante todo el día, hasta que el moderador, en una nota hipócrita, lo retiró con la excusa de que “este video incita al odio y la violencia. No se permite su publicación en Noticiero Digital”. Si tal criterio se aplicara regularmente, la página no existiría.

El recurso cobarde de dejar circular un texto que incita al homicidio para retirarlo después de un tiempo prudencial, cuando ya ha sido leído por un número de personas, es equivalente al de quienes validos de su poder mediático denigran contra cualquier ciudadano(a) generalmente sin pruebas, y luego acceden a conceder un derecho a réplica, cuando ya la duda quedó sembrada en el público. Afortunadamente, con las pocas excepciones de algunos chavistas que participan en los “chats” para responder o provocar a los opositores iracundos, y de quienes visitamos la página esporádicamente para ver en qué andan los frenéticos, la mayoría de los participantes, además de los conocidos voceros nacionales de la derecha recalcitrante bushista, son personas de las clases medias, incluso algunas que no viven en el país, que conforman un círculo endogámico sin arraigo en el pueblo venezolano.

Cabe preguntarse no obstante hasta cuando el gobierno va a ser tan excesivamente tolerante con los apátridas.

charifo1@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1623 veces.



Douglas Marín


Visite el perfil de Douglas Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Marín

Douglas Marín

Más artículos de este autor