El miedo de los estúpidos

"Mientras los hombres se ocupaban de sus diversos asuntos, alguien los vigilaba y los estudiaba, quizá tan detalladamente como un hombre con un microscopio podría vigilar a las pequeñas criaturas que medran y proliferan en una gota de agua". H. G. Wells La guerra de los mundos.

E n octubre de 1938 el famoso cineasta estadounidense Orson Wells descubría al mundo el poder de los medios de comunicación para causar pánico entre la población, simplemente con la colocación al aire de su versión para radio de una novela, escrita por su casi homónimo Herbert George Wells, conocida como La guerra de los mun dos, en la cual unos marcianos atacaban la Tierra.

Dicha novela, uno de los más delirantes y disparatados textos de ficción de todos los tiempos, causó sin embargo tal grado de histeria colectiva entre la población de Estados Unidos que llevó a miles de personas a buscar refugio bajo tierra, a otras a taparse la cara con paños húmedos para contrarrestar los gases de los marcianos, e incluso a miles a suicidarse, en medio de un desespero colectivo del que pareciera no haberse repuesto todavía la sociedad estadounidense, que desde entonces vive expectante ante la supuesta acechanza de "las fuerzas enemigas".

Hoy, casi un siglo después, todavía existe gente que se deja engañar por la aviesa manipulación de algunos que saben que entre la población siempre habrá una porción de débiles mentales que serán presa fácil de sus artimañas mediáticas para causar terror y desespero.

La campaña de Globovisión para asustar a los incautos con la idea de que aquí habría una fuga en masa de gente huyendo del "régimen", aunada a las imbecilidades acerca de los "bombillos espías", "la eliminación de pasaportes a los niños", "la confiscación de las cuentas de ahorro con más de cinco millones" y "el decomiso de carros a quien tenga más de uno" (exactamente iguales a las fantasiosas ideas de H.G.

Wells) son apenas muestras del esfuerzo que hacen quienes persiguen destruir la paz utilizando el recurso del miedo como instrumento político.

¿No le dará vergüenza a esa pobre gente vivir sometida a la ansiedad y al terror de los estúpidos, mientras el país avanza de manera tan evidente e innegable hacia el progreso? .

aaranguibel@msn.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3811 veces.



Alberto Aranguibel B.

Comunicador social e investigador. Conductor del programa Sin Tapujos, que se transmite por Venezolana de Televisión. Asesor Comunicacional y de Imagen en organismos y empresas públicas y privadas.

 albertoaranguibel@gmail.com      @SoyAranguibel

Visite el perfil de Alberto Aranguibel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Aranguibel

Alberto Aranguibel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a30520.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO