Cuento o Razón

Entre la lluvia y el periodismo

La naturaleza dio la orden y el ejército de la lluvia empezó a disparar ráfagas de color verde sobre los cerros de la Tacarigua de Margarita, los cuales le cantan y le sonríen a la neblina cuando les da sus besos blanquecinos.

Los pocos agricultores que quedan en el lugar, se ven contentos, y con machete y azadón al hombro, marchan en perfecta formación para sus conucos, con la canción de la esperanza de que la semilla que disfruta entre el frescor del surco, mañana germine y dé los frutos deseados. Sin duda alguna, el cuadro que ha pintado estas lluvias de junio en el lugar, es digno de los mejores pintores que han existido en el mundo. Ojalá que esa pintura se mantenga todo el año. Amén.

El periodista Juancho Marcano y su perro Pipo, observaban desde el garaje, el chubasco que entonaba unas bellas notas musicales con su ruido al caer de los aleros sobre las matas de pendulata, las cuales mostraban su alegría en sus hojas y flores.

Pipo, en vista de que no iban a ir para el conuco, pues la lluvia lo impedía y para conversar con el periodista, quien se mantenía absorto, manifestó:

- Juancho en estos días se ha hablado mucho de periodismo, ¿Por qué?

- Porque el domingo pasado Pipo, fue el día del periodista venezolano y muchos son los que opinan sobre el periodismo que se está haciendo. Se discute si se hace bien o mal. Que si no es periodismo, sino antiperiodismo. Que si se lo robaron las grandes corporaciones mediáticas y que lo devuelvan, y se cumpla como debe ser, y no que sigan difundiendo noticias falsas que nos les importa al pueblo, sino a sus intereses, pues son muchos los medios que se convirtieron en partidos políticos y aunados a los grandes intereses económicos, quieren tumbar a los gobiernos elegidos por su propio pueblo, pero que nos les interesa, a los fines que buscan los grandes consorcios políticos y económicos. Por eso el periodismo se degenera y de paso es practicado por periodistas o no, como lo más indecente, y eso es grave.

Pipo, como no entendió mucho, cambió la conversación y sugirió al periodista seguir observando el canto de la lluvia que hacía aplaudir y sonreír a las plantas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 625 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas