Carta pública al periodista y Ministro Ernesto Villegas

Elorza 25 de marzo de 2017

Estimado Colega Ernesto

Señor Ministro Villegas

Cordialmente me dirijo a ti (Ud.) con la certeza que nunca como ahora urge emprender iniciativas comunicacionales con una visión estratégica y orgánica, ejecutar acciones tácticas originales y contundentes para enfrentar la batalla mediática reaccionaria y progresiva, inmisericorde, fuera y dentro del país.

Más allá de las diferencias puntuales en éste o aquel escenario (político, económico, cultural, entre otros) hay que seguir "viendo el bosque y no los árboles". Esta es la historia viva de una transición política sometida a permanentes dolores de parto. Algunos han tirado la toalla. Otros permanecen agazapados, esperando dar el zarpazo traidor aun cuando anden vestidos de rojo y rememoran, cínicamente, la memoria del comandante Chávez o aplauden farisaicamente al Pdte. Maduro. Más de uno optó por quitarse la máscara, sumándose a los que prefieren un gobierno abiertamente pro-yanqui, sin más argumentos que el beneficio personal y el poder en sí. El pueblo es para ellos un accesorio.

La inmensa responsabilidad político-comunicacional que pesa sobre tus (sus) hombros y tu (su) conciencia, debe mantenerte la agenda diaria "reventada" por realidades que mutan cada minuto, cada segundo. Impredecibles aunque manejables. Realidades que ameritan respuestas "para ya". Estás dentro del ojo del huracán corriendo los riesgos propios de una etapa desafiante por lo original, difícil por los enemigos variopinto e irreversible aunque lograrlo, nos lleve la vida.

Es por ello que elegí dirigirme a ti (Ud.) por esta vía, haciendo uso de la palabra escrita que tanto amamos y usamos como espadas afiladas, como herramienta liberadora y comprometida con el alma humana y los sueños revolucionarios. Desde hace cinco años estoy metido hasta los tuétanos en las "catacumbas fronterizas", desarrollando, junto a otros venezolanos y venezolanas residentes en la zona, el primer Cordón Audiovisual Fronterizo concebido para fortalecer la Soberanía Nacional y la Identidad Cultural justo donde ambos conceptos están en constante amenaza.

Dimos un paso hacia adelante, en principio, sin ningún tipo de apoyo oficial porque asumimos que hacer y proteger la Patria es un deber individual y colectivo, consciente y continuo, directo y desprendido, noble. Hay que combatir la mentalidad parasitaria que durante décadas se incrustó en el inconsciente nacional, a tal punto que parece imposible crear, avanzar, transformar sin la mano paternalista del gobierno. Se acumula y desata energía (enardecida) para reclamar beneficios económicos, sociales, escalar en la estructura burocrática, en fin, amamantarse de la ubre-Estado. Dejando en un plano "complementario", el cuerpo y espíritu de la Patria.

A partir de estas premisas, moral e ideológicamente indisputables para nosotros, fundamos el Colectivo Cultural Fronterizo Apureño Batalla del Congrio. Somos una sinergia de gente sencilla, emprendedora, enamorada del terruño ubicado en la frontera suroeste del país (Municipios Páez y Rómulo Gallegos) y de la Venezuela Bella Fundamos, experimentalmente, el canal por cable LLANERANA / La Patria en la Frontera. Medio éste parido en las entrañas de la Constitución Nacional (Artículo 15), no obstante, buscamos en más de una ocasión ser reconocidos por CONATEL pero, por ahora, no hemos sido escuchados…

Nuestra misión en esta batalla mediática ha sido y será participar, desde esta lado de la trinchera y de la geografía nacional, con mensajes (micros, noticias, documentales, películas, coberturas de hechos culturales del pasado y presente, como las Fiestas de Elorza, por ejemplo), reforzadores de la micro y macro historia que circula por nuestras venas. La audiencia fronteriza (venezolana y colombiana) ve a través de la pantalla de LLANERANA TV / La Patria en la Frontera, la riqueza pluricultural que anida cada Estado de la República y en cada país de América Latina y el Mundo. En la puerta de entrada al Canal cuelgan, permanentemente, dos banderas tricolores como símbolo puro de que estamos en suelo venezolano.

Estimado Colega Ernesto, Señor Ministro Villegas permítanos 15 minutos, quizás 10 bastaría, para que conozca (s) mucho más de lo que decimos en esta Carta Pública. No pedimos ayuda para defender la Matria, como diría Don Mario Briceño Iragorry al referirse al país, porque nadamos con igual convicción entre las aguas turbulentas y pantanosas del presente aunque en espacios diferentes, bajo el mismo cielo y sobre la tierra ancestral.

Demás está detallar la debilidad comunicacional en nuestros pueblos limítrofes con el vecino país. Afirmar el Ser venezolano sin que ello traduzca un chauvinismo trasnochado, transmitir una programación hacia diferentes audiencias, robustecer el espacio radioeléctrico con mensajes que dignifiquen nuestra raza cósmica, promover la conciencia ecológica, son tareas que deben cumplirse con la misma puntualidad y difusión como sale el sol y con igual reciedumbre como cuando decimos:- Aquí nadie se Rinde, ¡Carajo!

 

Con el aprecio y respeto de siempre,

 

esperando una pronta respuesta

Atte.

Elmer Niño

Director

CNP 5689

p/ Colectivo Cultural Fronterizo Apureño Batalla del Congrio

LLANERANA tv / La Patria en la Frontera



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1184 veces.



Elmer Niño


Visite el perfil de Elmer Niño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: