Difamación mediática debe ser demandada ante la justicia

La Corte de Apelaciones de Italia condenó en días recientes al periódico Corriere Della Sera a pagarle una indemnización por la suma de 40 mil euros a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirschner, por divulgar la falsa información de que ella había adquirido joyas por valor de 140 mil euros, durante su visita a ese país en 2008, invitada por la FAO.

Esta noticia es relevante. Impone darle la mayor difusión. Sienta un precedente sin par que anima a quienes sean víctimas de este tipo de canalladas, planeadas en los laboratorios de guerra sucia del neoliberalismo internacional, para denigrar de los gobiernos que trabajan por el pueblo y para el pueblo, aplicando modelos económicos inclusivos, total y absolutamente contrarios a los recetarios del FMI.

En nuestro país conocemos de algunos casos equivalentes que han tenido iguales resultados y que terminan por convencernos de que las falsedades mediáticas planeadas para dañar la moral y la conducta de terceros, no sólo es necesario enfrentarlas ante la justicia, sino que esa respuesta debe constituirse en una obligación de todo ciudadano que sea blanco de ellas, en aras de abolir de raíz esa abominable y asquerosa práctica mediática dirigida a confundir y manipular la realidad en beneficio de intereses bien oscuros.

Recordemos estos casos:

En 1981 el médico, Dr. Adolfredo Pulido Mora, fue víctima de una atroz campaña de desprestigio por parte del diario El Nacional y su periodista Ibelyce Pacheco, la que durante cinco días continuos impuso la matriz de que había incurrido en supuesta mala praxis médica, lo cual él demostró ante los tribunales, de modo irrefutable, que se trató de una burda y asquerosa difamación. Por ello ese diario deberá pagar a Pulido Morra la cantidad de 4,5 millones de bolívares.

En 2003, la misma periodista Pacheco, también en el diario El Nacional, divulgó la noticia de que un hijo del Dr. Alí Rodríguez Araque, entonces presidente de PDVSA, cobraba coimas con la venta de gasolina, cuando ese joven, de apenas 13 años de edad, había fallecido 15 años antes. Determinada la perversa patraña de la comunicadora por un tribunal de Caracas, Rodríguez desistió de proseguir la demanda, porque la Pacheco se retractó e hizo público haber mentido.

Ahora reciente, el camarada Diosdado Cabello demandó ante los tribunales del país por difamación e injuria a los diarios El Nacional, Tal Cual y el medio digital La Patilla, por replicar la falsa información divulgada por el diario ABC de España, de que él es jefe de un poderoso cartel de la droga, identificado como Los Soles.

La acción está en curso. Estamos convencidos de que ante este nuevo caso, tendremos iguales resultados a los referidos, pues el propio Cabello ha reiterado que irá hasta las últimas consecuencias con esas demandas y que nada le hará desistir de ellas.

Reclama justicia y está en todo su derecho exigirla…

rioliverr@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1145 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a215486.htmlCd0NV CAC = Y co = US