A los periodistas anorgásmicos que gimen un sueño húmedo ante la intervención yanqui

Antimperialismo y Antiperiodismo

“La ética es al periodismo como el zumbido al moscardón”
Gabriel García Márquez

Este artículo va dirigido especialmente a todas aquellas y aquellos periodistas, opinadores y comentaristas de oficio, amargados, infelices y anorgásmicos que todas las noches, como en una película freudiana, gimen un sueño húmedo ante la posible intervención yanqui en Venezuela. Por supuestos que están exceptuados de este escrito todos aquellos periodistas que por cuestiones de edad y de carácter, a lo máximo que pudieran aspirar es a descargar la vejiga cuando los esbeltos y sensuales marines norteamericanos irrumpan cual Ulises por La Guaira o Puerto Cabello.

Es tanta la angustia y la desesperación que muestran los anorgásmicos, que apenas conocieron el anunció del presidente Obama calificando a Venezuela como una amenaza para los intereses de Estados Unidos, se les hizo agua la boca, les corrió un suave escalofrío por toda la piel y salieron, como siempre, eufóricos y altisonantes a través de los medios de comunicación a justificar la agresión en contra de su propia Patria.

Es realmente espeluznante como periodistas ignorantes y cocos secos que confunden el antimperialismo con el “antiperiodismo” ( categoría esta última que por cierto ejercen muy bien) , se han dado a la tarea de banalizar las denuncias del presidente Maduro sobre golpes e intervenciones gringas en Venezuela, con chistecitos malos e “ironía” para bobos , con el solo propósito de hacerle creer al pueblo que las agresiones contra Chile, Iraq, Nicaragua, Panamá, Libia, o la inminente contra nuestro país, es un cuento de ciencia ficción.

Banalizar, ridiculizar, descontextualizar, y hacer broma pesada entorno a las denuncias del gobierno es un ejercicio que forma parte del plan para ir creando las condiciones psicologías (y objetivas) para agredir a Venezuela. Para ellos utilizan a los grandes medios de comunicación como CNN, y a los palangristas vernáculos traidores a la Patria, que se le caen las enaguas ante Micky Mouse y la bandera norteamericana.

A estos periodistas que se llenan la boca hablando de derechos humanos y libertad de expresión, para terminar le dejamos para la reflexión el artículo 40 del Código de ética del periodismo venezolano: (No sin antes pronosticarles un orgasmus interruptus)

“El periodista tiene el deber insoslayable de defender la soberanía nacional y la integridad territorial. En consecuencia, debe contribuir con su acción gremial en esta patriótica tarea, oponiéndose a toda prédica o campaña que contraríe el interés nacional, así como la paz y la amistad entre los pueblos”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1433 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor