Ley Habilitante debería regular sexo en medios de comunicación

El problema no es mostrar el cuerpo femenino en sus diferentes versiones, sino la actuación de empresas inescrupulosas que lucran con la sexualidad convirtiéndola en mercancía y exhibiéndola en espacios u horarios no indicados para tales fines como los que corresponden a la familia y a la recreación de niños, niñas y adolescentes.

Peor es que en el presente siglo exista comercialización no regulada de la sexualidad y que esta sea aplaudida como modalidad para conquistar fama y fortuna, bajo la rectoría y promoción de medios de comunicación y otras corporaciones. Por tal razón no es casualidad que buena parte de la población se declare fanática de estas extravagantes figuras. Las diosas del sexo (divas o bombas sexy) son las obreras de la industria farandulera machista cuyo patrón margina a cualquier dama que no cumpla requisitos de silicón más allá de contraindicación médica.

En este escenario aparece el Pran, a quien también se le conoce como Gánster. Él se convierte en “protector” de la diva y junto a ella acumula y disfruta de riquezas obtenidas mediante delitos múltiples, lo cual, lejos de causar repudio colectivo, parece embriagar de emoción a incautos que ven telenovelas importadas donde se reproducen estas retorcidas historias.

No cabe duda que si parte de la juventud se siente tentada a imitar a divas y pranes, ello exige la acción de gobiernos y ciudadanos en defensa de la salud pública para que la manifestación sana de la sexualidad y los buenos valores sociales triunfen por encima de invitaciones al lucro delictivo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1836 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: