Vladimir Acosta y los Robertos

Estuve pensando por mucho tiempo, sobre cómo debería entrarle a este artículo y rehuía a escribirlo, porque tenía conciencia, que el sentido de lo que quería analizar, no justifica las referencias personales que tomaba.

Trato de considerar el asunto del papel de los intelectuales en el proceso de cambio, pero las referencias que decidí usar, son parte de un patrimonio nuestro que tienen muy bien ganado nuestro respeto y afecto. Tomarlo como referencia para tratar este tema, suena y es injusto. Pensé en un Clodovaldo Hernández o en un Víctor Álvarez, pero creía que era más injusto. Clodovaldo y Álvarez, cargan sus baterías de vez en cuando, contra nuestra humanidad.

Leo los artículos de Roberto Malaver y Roberto Montoya. Veo todos los domingos a los Robertos en “Como ustedes pueden ver” y no es fácil hacerles una crítica a estos dos compatriotas. Les cabe perfectamente el calificativo de intelectuales totalmente comprometidos con el proceso. Los tratados o crónicas de Roberto Malaver sobre la pata de tigüi-tigüe” Cinthya Machado Zuloaga, son un importante aporte sociológico para entender el mundo de este personaje o de otra persona, que se mueve en los espacios de los grandes centros comerciales.

El plomo de los Robertos en sus artículos se enfoca en “esguañangar” ese mundo de la oposición. Se enfocan ahí y con ese trabajo hacen un excelente aporte.

Pienso, que así como es muy útil el trabajo de los Robertos en prensa y TV para “esguañangar” el plan político de la oposición, creo que sería un buen aporte, que estos compatriotas se tomaran su tiempo para ver y confrontar el proceso en sus contradicciones. Creo que el gobierno ha fallado en muchas cosas, pero una parte de nuestra intelectualidad, no le ha dado importancia a la crítica. No les reclamo a los Robertos nada, pero extraño un artículo en el cual Cinthya Machado Zuloaga y un personaje nuestro compartan sus querencias por ciertos valores. Hay en nuestra organización Cinthya y Cinthyo, tomando también su “agüita” Evian

No sucede esto con Vladimir Acosta y con ello no quiero decir, que Vladimir sea mejor intelectual que los Robertos. El cañón de Vladimir no tiene compasión con los planes e interés de la oligarquía y los líderes de la oposición, pero permanentemente usa cartuchos en donde mezcla pólvora con sal y tira a nuestras llagas. Estos tiros son un importante aporte al proceso de cambio.

Hizo falta más intelectuales tirándonos con cartucho de pólvora y sal a nuestras llagas. Ahora, creo que esta función de crítica y autocrítica será decisiva en un auténtico proceso de rectificación para hacer posible: ¡Eficiencia o Nada!. Necesitamos darle confianza a esta función.

Dominguezclaudio15@gmail.com

@ClaudioElcuaco volvió en twitter.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5750 veces.



Claudio Domínguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: