¿Hablarle a los no convencidos así?

Ernesto, tienes un revolucionario sueño pero muchas Vanesas por delante

En días recientes se me ocurrió responderle un tuiter a su dirección personal a la conductora, no sé si periodista, del programa “Mientras tanto y por si acaso”, en la Radio del Sur, perteneciente al sistema de medios públicos. Criticaba ella de una manera muy ácida, calificándola de arrodillada, la decisión del gobierno de Evo Morales de concederle el título de huésped de honor a la reina Sofía de España. Le dije que ese ultraizquierdismo no le quedaba bien y que en todo caso había que contextualizar esa decisión gubernamental.

No tardó en responderme mi interlocutora, preguntándome que cuánto cobraba yo por mis servicios a la monarquía española y que le daba risa que yo la defendiera. Le respondí en tono de sorna que me parecía ella muy tolerante, a lo cual me respondió que siguiera “creyendo en espejitos sobre eso de tolerancia”; a lo cual de nuevo riposté: “Entonces tú jefe, Chávez, que en estos días ensalzó su amistad con el rey Juan Carlos y dijo que era un tipo buena gente –Remember lo de la caza de elefantes en África-, le gustaba creer en espejitos, y así mencioné también el gesto de Fidel, quien lo invitó una vez a Cuba. Y fui más allá, le dije que la Farc eran entonces unas arrodilladas porque aceptaron la mediación de un país donde rige una monarquía. Que monarquía es monarquía, si de calificar su sanguinario pasado contra los pueblos de sus colonias se trata.

Entre otras perlas, Vanesita me dijo que yo “no era noticia” cuando le advertí que si hacía programa sobre el tema de “los gobiernos arrodillados” como anunciaría raíz de nuestra polémica, y me nombraba, era su deber dame el derecho a réplica. Hasta allí dimos por terminada la polémica.

Pero reconozco, un poco picado por la falta de humildad de la joven y sí la muestra impúdica de su soberbia, ¿juvenil?, sintonice La Radio del Sur para escuchar “Mientras tanto y por si acaso”, el programa matutino de marras conducido por esta. Al legar a la sesión de “Buenas noticias”, Vanesita se refirió al “nuevísimo” satélite Miranda, y yo inmediatamente le envié un tuit a la dirección @surmientras de éste, aclarándole que debía decirse “novísimo”.

La conductora recibió mi mensaje y lo leyó por el micrófono agradeciéndome la corrección pero agregándole: “El señor Carlos Machado… Con él tengo una polémica. Bueno, el es un señor de oposición que le gusta oír nuestro programa”. Inmediatamente surgió en mí la inevitable, por humana, indignación. Le envié otro tuit exigiéndole que corrigiera esa especie por ella difundida sobre mis preferencias políticas, y que yo apelaba a mi derecho constitucional a la réplica, y que ella estaba en a obligación de cumplir son su deber como periodista, más aún: de un medio público. Inmediatamente procedió a hacer la aclaratoria vía micrófono. Pero.

Pero no si antes volver a descalificar mi posición inicial, y haciendo referencia a que yo supuestamente había “intentado amenazarla” por comentar que “su jefe, Chávez, entonces también creía en espejitos y por ende era un arrodillado”.

En fin, y para no hacer más largo y fastidioso este comentario, mi querido colega Ernesto, sería interesante que el personal periodístico del sistema público de medios recibiese una inducción sobre lo que significan enfoques como “respeto a la libre determinación de los pueblos”, y su correlato: “La no injerencia en los asuntos internos de los estados”. Con más razón aún, porque nuestra revolución no puede andar ganándose enemigos de manera tan irresponsable.

También sería interesante una inducción sobre lo que fue el régimen ultraizquierdista de el Kgmer Rouge, del sanguinario Polpot Ien Saring, en Camboya (O kampuchea) –ello sin referirme a lo que sucedió en el Chile de Allende con este sector. Preocupa que un(a) periodista le diga uno "Me honra que me califique de ultraizquierdista"

Espero, Ernesto, que tomes en cuenta este comentario porque comparto tu enfoque, como nuevo ministrote comunicación, sobre la política comunicacional de nuestro gobierno revolucionario bolivariano en esta nueva etapa post 7-O, sobre la necesidad de “hablarle a los no convencidos” de sus bondades. Pero más aún, sé que compartimos la política internacional en especial hacia Latinoamérica y el Caribe de nuestro gobierno, en particular ese enfoque que sostiene que “respetamos las decisiones internas de nuestros gobiernos hermanos y no pretendemos dictar cartabones en esa materia”.

mov.soc.mac@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4439 veces.



Carlos Machado Villanueva

Integrante del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC).

 mov.soc.mac@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Machado Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: