Sentir Bolivariano

Medios de manipulación II

Diversos acontecimientos suscitados durante esta semana que acaba de transcurrir, me motivaron a darle continuidad al artículo anterior “Medios de manipulación”, donde se realiza el llamado de alerta a todos los revolucionarios y revolucionarias, de la sumamente evidente y descarada “guerra mediática” que venimos enfrentando día a día y contra la que debemos seguir luchando con mucha claridad ideológica; y más en estos tiempos de batalla electoral revolucionaria. Es decir, la batalla de las ideas que nos permita continuar este proceso en paz y por la vía de las elecciones populares. .

Dos de esos acontecimientos, que muestran como se realiza esa lucha contra la manipulación mediática, fueron: El primero, la conferencia dictada por la camarada Carmen Bohórquez, integrante de la red de Redes “En defensa de la Humanidad”, la cual está integrada por intelectuales, artistas, medios alternativos, académicos, entre otros y, que se opone al imperialismo y a sus políticas neoliberales, a la guerra y al terrorismo, a los proyectos de uniformidad sociocultural y a la monopolización del conocimiento. A su vez, apoya las luchas liberadoras de los pueblos del mundo y se solidariza con los procesos de cambio social, promoviendo la diversidad cultural y diversas campañas en respaldo a estas causas. En Barinas, se creó un comité, precisamente para seguir fortaleciendo este tipo de iniciativas mundiales que buscan “hacer de la utopía algo concreto” y por tanto, continuar la lucha contra los intentos hegemónicos del imperio del norte y sus aliados.

El segundo fue, la instalación de la plataforma de periodistas revolucionarios, el cual tuvo un encuentro regional el pasado sábado con la participación de profesionales de esta área provenientes de Lara, Portuguesa y por supuesto Barinas, con la intención, entre otros objetivos, de fortalecer el papel de los comunicadores dignos con miras a la victoria del 7 de Octubre y activarse ante la falta de ética de los medios privados, que se destacan por realizar acusaciones sin pruebas y cometer reiteradamente el delito de la difamación, cayendo en la manipulación informativa. En definitiva, la intensión de estos compatriotas, y ojalá y así se concrete, y para ello cuentan con mi apoyo y el de toda la estructura del proyecto bolivariano, es la de rescatar la misión del periodista, la cual radica en “su contribución al desarrollo social al lado del pueblo”.

Y vaya que tarea tan difícil, es casi que nadar contra corriente, al observar la gran maquinaria imperialista que ha apuntado estratégicamente, durante mucho tiempo, hacia la manipulación de los pueblos a través de los medios de comunicación. Debemos estar conscientes que vivimos una guerra mediática contra nuestro país y nuestros líderes, con la anuencia y el apoyo de estos serviles apátridas locales, dueños de medios de comunicación privados que reciben las migajas del Norte. Desde hace mucho tiempo venimos sufriendo de falsas acusaciones. Desde los días de las luchas de Simón Bolívar, que lo llevaron a escribir en su última proclama, refiriéndose al pueblo, “… mis enemigos abusaron de vuestra credulidad…”. Hoy, intentando desprestigiar nuestra revolución, a nuestro líder fundamental Hugo Chávez y tratando de crear una matriz de opinión mundial que pudiese justificar una posible intervención extranjera. Se publica por todo el globo y por todas las vías posibles: - Venezuela vende uranio a Irán, -Venezuela financia a las FARC, -Venezuela irrespeta los derechos humanos, -Venezuela trafica droga, -Venezuela viola la libertad de expresión y de prensa, - Chávez es un dictador, - En Venezuela el que gobierna es Fidel, entre otras más que rallan en lo descabellado.

Pero considero que el peor de los escenarios de guerra mediática vivida en nuestro país, se llevó a cabo durante el golpe del 2002. Hice un extracto de un trabajo especial, el cual se llevó el premio nacional de periodismo, donde se hace mención magistral de la actuación de los medios de comunicación durante este hecho que tanto daño hizo a nuestro proceso revolucionario y al pueblo mismo. “…En este episodio (11, 12 y 13 de Abril 2002), los medios solo ofrecieron la versión de los implicados en el golpe, en la que mostraban su justificación. Reseñaron sólo la supuesta renuncia del presidente Chávez y las declaraciones de los militares golpistas y al transcurrir los hechos conforme pasaban las horas, decidieron finalmente no informar.

La gran prensa apoyó en titulares, artículos de opinión e informaciones la versión de la renuncia del Presidente. En donde se excluyó deliberadamente la otra versión de los hechos, la de los miembros de gobierno legítimo, quienes fueron perseguidos durante esas 48 horas que duró la usurpación del poder por Pedro Carmona… Los medios y los periodistas al servicio de la oposición siguieron la misma orientación estratégica, el mismo patrón de informar sólo lo que es de su interés. Trataron inútilmente de encubrir la verdad de los hechos producidos en los días siguientes al golpe. Se produjo, pues, lo inverosímil para el periodismo, los medios prefirieron autocensurarse antes que trasmitir la verdad, ocultaron las imágenes del pueblo venezolano marchando y gritando en las calles, exigiendo la restauración de la democracia y demandando la vuelta al poder del presidente Chávez… La actuación de los medios en ese episodio de la vida constitucional del país, que se conoce como el silencio mediático, fue muy revelador de la posición nada institucional, ni neutral, ni mucho menos objetiva de los canales privados de televisión, de la red de radios privadas y de la mayoría de los periódicos de gran circulación, que actuaron como un poder político operante… Los medios se han declarado sistemáticamente por encima del equilibrio informativo y la veracidad que impone el artículo 58 de la Constitución Nacional , el apagón mediático o black out que se produjo inmediatamente después como epílogo a los sucesos de abril del 2002, se convirtió en una vergüenza inocultable para los registros históricos del periodismo venezolano”.

Cuando ya quedan pocas semanas para la contienda electoral del 07 de Octubre, es muy importante mantenernos alertas ante el bombardeo mediático del que a veces somos flanco fácil, pudiendo hacernos eco, inconscientemente, de mal intencionados montajes para crear divisiones dentro de nuestra estructura revolucionaria. Muy atentos (as) compatriotas, porque a medida que avance la campaña electoral, arreciarán los ataques mediáticos de todo tipo. Que nadie se deje confundir. Nuestro combate permanente de compenetración con el pueblo, llevando el mensaje revolucionario sobre nuestros logros y metas alcanzadas, debe contrarrestar en gran medida las intensiones manipuladoras de los medios de comunicación manejados por la derecha rancia de este país. Es allí donde los medios alternativos juegan papel fundamental, por lo que debe asumirse como parte de las tareas revolucionarias, el fortalecimiento y masificación de estos. No podemos volver a permitir una actuación tan descarada como la de Abril de 2002, por parte de esos medios de manipulación. De allí la importancia de defender nuestro voto antes, durante y después del 07 de Octubre, que la victoria sea inocultable, que no vaya a quedar la menor duda del triunfo de nuestro líder Hugo Chávez Frías y de la revolución…No habrá guerra mediática que valga…!!!

sentirbolivarianobarinas@gmail.com

Independencia y Patria Socialista!!!

Viviremos y Venceremos

Barinas 20 de Agosto de 2012


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2135 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor