Aporrea como bendición de madre

No hay dudas para quienes escribimos por acá e incluso para quienes nos odian, que Aporrea es una fortaleza político social de esta revolución. Digo, sin que eso tenga la relevancia de mejores cosas, que muchos opositores la leen, escriben allí camuflados (aunque se les ve el bojote) e incluso expelen su icor enviándonos escatológicos correos. “Eso es parte del proceso” me decía un viejo mentor cubano. Lo que debo señalar en honor a las realidades que vivo, es que de muchos de esos correos, en principio desagradables, he obtenido ideas para mis artículos. De modo que continúen por favor, que siempre habrá la esperanza de potabilizar sus tanques de pensamiento.

Fue en el 2007 cuando comencé a participar en Aporrea. La amplitud y la paciencia de su equipo de trabajo permitieron dejar atrás cualquier duda particular sobre una línea editorial excluyente o en no velar por el derecho a expresarnos libremente. Es precisamente la participación ciudadana, uno de los pilares de  esta fortaleza. Esa interactividad en sus páginas es su propia alma. Nosotros hemos sido visibilizados allí, nuestras ideas muchas veces han promovido cambios de paradigmas dentro de este proceso y creo que es difícil acudir a la batalla de ideas sin antes no pasamos a apertrecharnos en sus arsenales dialécticos.

Muchos dimos pininos como escribidores aquí, otros se desesperaron y anunciaron su despedida, algunos volvieron, otros más ya son inmortales ¡Siempre presentes, camaradas! Aporrea ha sido sustento de nuestras opiniones, críticas, pareceres, filípicas, extremismos, denuestos, réplicas, circunloquios, decepciones y pare usted de contar. Difícil trabajo ejecutado con altura, siempre cumplido con abnegación y fundamento propio de  quienes nos dieron el ser, de quienes nos parieron y estamos atados de pies y manos al botalón de su amor. En su seno siempre encontramos catarsis y en sus páginas se cuela tempranito el humor:

Como aroma del guayoyo que en el rancho están haciendo,

se mete en mi pensamiento como para matizar,

matizar la mañanita como suavizando el tiempo,

 y mis ojos se van lejos queriéndola acompañar.

Aprovecho el momento para celebrar también la llegada de la Iguana TV. Como dije en  mi twitter @pelelojo, no creo que sea un medio alternativo más, es el futuro mediático y ya está aquí. Bravo por MAPP. Estoy anotado.

Digresiones:

No creo que Patricia Janiot viniera a jugar golf, pero sí a practicar con pelotitas de cierto material que en CNN manipulan  con destreza ¿Águila, birdie? ¿Cuántos golpes bajo par nos vamos a calar?

Más que un mensaje oculto en un crucigrama,  lo que queda al descubierto es que la oposición insiste en  un “cruci-drama”  golpista. Hay que resolver esa sopa de letras de una vez por todas porque el caldo ya está morado.

¡Feliz día a todas y todos!

placidordelgado@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1519 veces.



Plácido Rafael Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor