¿Medio de comunicación o plataforma política?

Que difícil es comunicar una idea u opinión, absolutamente objetiva por un medio de información pública masiva, sin que el criterio emitido no se sesgue hacia el interés ideológico particular o grupal, privado o gubernamental, dentro de un proceso de trasformación político ideológico, que se oriente desde la perspectiva política socialista o capitalista.

Cuando una persona da opiniones diversas, y no es Comunicador Social graduado “Periodista”, emite criterios con sesgos, saturados de planteamientos falsos e injuriosos, a través de un medio de comunicación, escrita, Internet, o se expresa verbalmente en la radio o la televisión, se hace daño así mismo(a), pero también perjudica a el medio que le permitió publicar tales señalamientos; ya que aunque el medio de comunicación, le exija a la persona que asuma su absoluta responsabilidad, mediante la impresión de su cédula de identidad y firma autógrafa, el usuario del ente comunicador, va perdiendo con el transcurrir del tiempo, la credibilidad y confianza en dicho medio de comunicación; porque viola sistemáticamente la ética comunicacional; y cuando por casualidad dice la verdad, nadie la cree ya que la considera una mentira más.

Pero si lo anteriormente planteado, le ocurre al que emite opiniones, sin ser profesional de la comunicación, peor le ocurre al que cursó estudios universitarios en comunicación social y obtuvo el título de: “LICENCIADO EN COMUNICACIÓN SOCIAL” al que comúnmente se le llama “Periodista”; pues este está regido por la ley del ejercicio del periodismo, el código de ética del comunicador social, normas y principios morales o éticos muy bien definidos en los contenidos programáticos de la carrera que estudió; cuando viola sistemáticamente todos estos valores, tira los mismos a un cesto de basura y pierde la credibilidad.

Se comprende que la inmensa mayoría de los periodistas de este país y el resto del mundo, son profesionales que devengan un sueldo por el trabajo que realizan, pero esa condición no los puede desviar de sus principios morales y su ética profesional, solo por estar respaldando el interés de la empresa que le paga, ya sea pública o privada; el hecho noticioso se debe reseñar tal cual ocurre, por supuesto obviando los aspectos que atenten contra la moral y las buenas costumbres o induzcan al pánico, la zozobra y el terror, pues el que lee, oye o ve la información, no debe ser objeto de engaños y manipulaciones bajo ninguna circunstancia; el comunicador social, construye día a día la historia de una sociedad; por lo tanto esa historia se encargará de enaltecerlo o de destruirlo dependiendo de su comportamiento; todo ciudadano o ciudadana tiene el derecho constitucional de pensar y practicar la ideología política de su conveniencia, dentro de un país que se rija por principios democráticos y el “Periodista” no es un extraterrestre; pero en atención a los principios, normas y leyes, están obligados a mantener posturas imparciales al producir y transmitir el hecho comunicacional, ya que de no hacerlo, le falta el respeto al consumidor de la noticia, le causa daño al colectivo y perjudica profundamente a la sociedad en la cual se desenvuelve y aunque no lo admita, a la larga también perjudica a la empresa donde labora, además de convertirse en un indeseable palangristas tarifado; ninguna empresa pública o privada debe forzar al profesional del periodismo a sesgar el hecho noticioso, ni obligarlo a transmitir información amarillista o alarmista, ya que este tipo de mensaje le causa al consumidor daños neurológicos y psíquicos.

Si un medio de comunicación de masas o un periodista en el ejercicio libre de su profesión, desea ser político y conquistar el poder gubernamental, está en su derecho; pero esa actividad debe realizarla dentro de una organización político partidista, y no utilizar a un medio de comunicación de masas, como instrumento o plataforma de conspiración para desestabilizar a un gobierno legítimamente elegido por la mayoría ciudadana, ya que tanto el medio como el periodista estarían violando flagrantemente la ley, en consecuencia pueden ser enjuiciados por tal motivo, de acuerdo con lo establecido en la Constitución y las leyes de la República que rigen la materia.

Lamentablemente en Venezuela, en América y el resto del mundo, el imperialismo representado por el pentágono norte americano, las empresas trasnacionales y nacionales que son propietarios de medios de comunicación y obtienen jugosas ganancias en dinero y son de tendencia capitalista, han convertido a los medios de comunicación de masas y al periodismo, en plataforma de lanzamiento de las diversas actuaciones políticas planificadas por los llamados lideres partidistas, que perdieron la credibilidad del pueblo por perversos y corruptos, han manteniendo mal informados a los ciudadanos y ciudadanas descontrolándoles su sistema neuro psíquico e induciéndolos a enfrentamientos irracionales, con el fin de crear una desestabilización social, que justifique una acción bélica, orientada a deponer a las autoridades legítimamente constituidas; no se tiene el mínimo recato para forzar la destrucción de la vida humana, de los vienes materiales, de las economías e incluso la provocación de guerras civiles; es lamentable que estas posiciones políticas que utilizan al periodismo y a los publicistas como instrumento de sus ideas criminales, planificadas desde el pentágono estadounidense u otros laboratorios latino o europeos, ejecutadas por la CIA y otras organizaciones policiales políticas, con la colaboración de agentes tarifados y antinacionalistas, se planteen como objetivo la destrucción de la patria, utilizando a parte de la población estudiantil y a un reducido porcentaje del pueblo inconforme, como carne de cañón, para defender intereses bastardos.

Nuestra república no merece ser atropellada por intereses imperiales, los venezolanos hemos sido siempre amantes de la paz, cariñosos, amables, chistosos, solidarios; por favor déjennos vivir tranquilos, si desean conquistar el poder gubernamental, háganlo mediante procesos electorales con proyectos creíbles para el desarrollo del país, respeten al soberano.

freddymarcial@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1646 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a140692.htmlCd0NV CAC = Y co = US