Ley de comunicación del poder popular, un sol…

La historia sensata que se escriba en el país en los tiempos venideros deberá reseñar como una importantísima conquista política y democrática el hecho de que el pueblo venezolano haya presentado una propuesta de ley de comunicación del poder popular ante la Asamblea Nacional, más aún cuando ha sido una de las primeras en nuestra historia republicana construida desde abajo.

Este hecho alumbra como un sol el futuro comunicacional de nuestra sociedad, si de la necesidad real de avanzar aceleradamente hacia la democratización de la comunicación se trata, más aún en estos tiempos de amenazas antipatrióticas. Por lo que al igual que en el caso del Astro Rey, las manchas que pueda tener esta propuesta no puede impedir su resplandor en el horizonte, lo que no niega que aún queda mucho por hacer para mejorarla, debiendo ocurrir así una vez pase de nuevo por una jornada consulta pública nacional como lo establece el Artículo 211 de nuestra Carta Magna.

En este sentido, corresponde a los colectivos de comunicación popular de todo el país sumarse unitariamente, y sumar con su capacidad de convocatoria y movilización a todas las organizaciones sociales, en la activación del mecanismo de “Pueblo legislador” nuevamente, mejor aún al calor de un escenario provisor: la conformación del Gran Polo Patriótico.

Es de confiar que para esta segunda consulta nacional, se hará un importantísimo esfuerzo, desde los actores involucrados: La Asamblea Nacional y su Comisión Permanente del Poder Popular y Medios recomunicación, y los colectivos de comunicación alternativa y comunitaria que hacen vida en nuestro país -y que ya suman miles en todos los formatos mediáticos: prensa escrita e impresa, radio y televisión comunitarias, páginas web y blogs, muralistas y juglares-, para que participe la mayor cantidad posible de personas y colectivos.

No cabe duda de que en esta oportunidad, la propuesta de ley de comunicación del poder popular deberá ser mejorada en cuanto a su esencia democrática y las debidas garantías que deberá consagrar para el ejercicio de la comunicación popular, alternativa y comunitaria en el país, por parte de los ciudadanos y ciudadanas organizados en torno a una comunidad de intereses, ya sea en el orden territorial (vecinal), sectorial (trabajadores, campesinos, intelectuales, mujeres, indígenas, afrodescendientes y sexodiversos); de modo tal que los enemigos externos e internos de nuestra soberanía, que es decir de nuestra Constitución Bolivariana, considerada una de las más democrática del mundo, puedan descalificarla acusándola precisamente de violarla en lo atinente al ejercicio pleno de la libertad de expresión.

De igual modo, en esta segunda discusión deberá quedar taxativamente claro que en tiempos como los que vivimos de dictadura mediática imperialista enfilada a justificar saqueos imperialistas de recurso estratégicos - llámese petróleo, gas , agua o cualquier otro-, e impedir su manejo soberano por las naciones independientes -al igual que sus asuntos políticos internos-, el ejercicio de la comunicación popular comporta una lucha contra hegemónica tanto en el plano político-militar, cultural-comunicacional, económico e ideológico ineludible; que es igual a decir contra la sujeción a los dictámenes e intereses estratégicos y de dominación de potencia alguna; y sí en pro de nuestra definitiva emancipación.

Integrante de la Coordinación Nacional del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1578 veces.



Carlos Machado Villanueva*

Integrante del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC).

 mov.soc.mac@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Machado Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: