Temor por la entrada en vigor de la ley rusa anti LGBTI

Leyes anti LGTB en Rusia

Leyes anti LGTB en Rusia

15 de enero de 2024.- "Esto es lo que ocurre después de diez años de propaganda estatal y lavado de cerebro", señaló Anatolii*. La ira del activista de los derechos LGBTI residente en Moscú se dirige a un fallo reciente de la Corte Suprema de Rusia que declara al "movimiento internacional LGBT" como una organización extremista.

Los detalles del fallo, dictado el 30 de noviembre después de una audiencia a puerta cerrada, aún no se han hecho públicos, pero su aplicación oficial inició martes el 9 de enero, e incluso después de esa fecha es probable que nadie más que los afectados se den mucha cuenta de su implementación práctica, agregó Anatolii.

Pero su vaguedad (los críticos señalan que no existe ningún "movimiento LGBT internacional" como organización) ya ha alimentado temores de que podría llevar al procesamiento arbitrario de cualquier persona involucrada en una actividad de apoyo a la comunidad LGBTI.

Y los posibles castigos por dicho apoyo son draconianos: participar o financiar una organización extremista conlleva una pena máxima de prisión de 12 años, según la ley rusa.

En las semanas transcurridas desde que se anunció el fallo, el miedo se ha extendido entre las personas LGBTI.

"Los homosexuales rusos están realmente asustados", dijo Anatolii a IPS.

Pero aunque temerosos, muchos lo ven como el último acto, aunque potencialmente el más drástico, en una campaña de una década del Kremlin para marginar y vilipendiar a la comunidad LGBT en el país a través de legislación y retórica política.

El primer ataque legislativo a la comunidad se produjo en 2013, poco después de que Vladimir Putin regresara al poder como presidente, cuando entró en vigor una ley que prohibía "la propaganda de relaciones sexuales no tradicionales" a cualquier persona menor de 18 años.

A esto le siguió un discurso político cada vez más homofóbico y campañas del Kremlin –prominentemente respaldadas por la poderosa Iglesia Ortodoxa del país– que promovían los "valores familiares tradicionales" en la sociedad y presentaban el activismo LGBTI como un producto del Occidente degenerado y una amenaza a la identidad rusa.

Luego, en 2022, la prohibición de la "propaganda LGBT" se amplió para cubrir toda la información pública o actividades que apoyaran los derechos LGBTI o mostraran una orientación no heterosexual y vincularon implícitamente a la comunidad LGBTI con la pedofilia; la ley se refiere a la "propaganda de relaciones sexuales no tradicionales y/o preferencias, pedofilia y cambio de sexo".

La Constitución también incluye la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo; las autoridades han etiquetado a varias organizaciones LGBTI como "agentes extranjeros", estigmatizándolas y obligándolas a cumplir con una serie de requisitos financieros y burocráticos que pueden ser liquidados, y a principios de este año se aprobó una ley que prohíbe a las personas transgénero cambiar oficial o médicamente su género.

Con cada nueva legislación perniciosa y el consiguiente aumento en la intensidad y la normalización del discurso de odio homofóbico por parte de los políticos, la comunidad LGBTI ha sufrido, dicen sus miembros.

"El fallo de la Corte Suprema es solo una continuación de las políticas homofóbicas de Rusia. La cantidad de violencia física contra las personas LGBT ha ido creciendo en Rusia desde hace 10 años. Después de cada ley de este tipo, se intensifica aún más", dijo a IPS Yaroslav Rasputin, editor de Parniplus, el sitio web del colectivo LGBTI en ruso.

"Esperamos que los homófobos se sientan justificados a atacar a las personas LGBT [después del fallo], tanto mediante ciberacoso como a través de agresiones físicas", añadió.

Miembros de la comunidad LGBTI y defensores de los derechos humanos que hablaron con IPS dijeron que ahora hay un miedo desesperado entre muchas personas LGBTI. Si bien la amenaza de violencia física a menudo se consideraba muy real, también existía una preocupación abrumadora por la incertidumbre que muchos enfrentarían ahora en sus actividades diarias.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Muchos no saben qué constituirá "apoyo" a la comunidad LGBTI. Algunos están rastreando años de registros de redes sociales, eliminando cualquier posible referencia positiva a LGBTI o volviendo a publicar mensajes sobre el tema por temor a que las autoridades utilicen la información en su contra.

Y existe la preocupación de que el simple hecho de ser abiertamente gay pueda de algún modo interpretarse como extremismo.

Los abogados que han asesorado a personas y grupos LGBTI en el pasado dicen que será mucho más fácil para las fuerzas de seguridad iniciar y procesar casos de extremismo que de propaganda, ya que esto último es más difícil de probar.

"Aunque el gobierno dice que estas "represiones" afectan sólo a los activistas políticos, en realidad no es así. Lo sabemos por leyes homofóbicas anteriores. A veces las personas quedan atrapadas espontáneamente por lo que son. Nadie sabe cuándo será seguro salir y cuándo no", afirmó Rasputín.

Anatolii dijo que la organización para la que trabaja se ha visto inundada de llamadas de personas "en pánico y desesperación" por el fallo, muchas de las cuales buscan ayuda para salir del país.

Los grupos LGBT fuera de Rusia también han informado de un gran aumento en las llamadas de personas que intentan encontrar un paso seguro a otros países.

"Hemos visto un aumento considerable en el número de personas que nos contactan, quizás tres o cuatro veces más. Las personas LGBT en Rusia están realmente preocupadas por el fallo; no saben qué se puede definir como extremista", dijo a IPS Aleksandr Kochekovskii, de la organización Quarteera, con sede en Berlín, que ayuda a refugiados e inmigrantes LGBTI a llegar y orientarse en Alemania.

"Desafortunadamente, mucha gente abandonará Rusia debido a esta sentencia porque se siente en peligro. Ahora existe una presión psicológica omnipresente sobre las personas LGBT en Rusia", añadió.

Incluso algunas figuras abiertamente homosexuales en Rusia han reconocido públicamente que las personas LGBTI pueden verse obligadas a huir del país.

"Esto es una verdadera represión. Hay pánico en la comunidad LGBT de Rusia. La gente está emigrando urgentemente. La palabra real que estamos usando es evacuación. Estamos teniendo que evacuar de nuestro propio país. Es terrible", dijo a la BBC Sergei Troshin, un diputado municipal gay de San Petersburgo.

Pero otros advierten que el Kremlin podría estar intentando utilizar el fallo para tomar medidas enérgicas tanto contra la comunidad en su conjunto como contra los individuos.

"En este punto, el principal objetivo del Estado es borrar a la comunidad LGBT de la sociedad y de la historia [del país]", dijo a IPS Mikhail*, un activista LGBTI ruso que abandonó recientemente el país y ahora trabaja para una ONG paneuropea que hace campaña por los derechos de salud de las minorías.

"Es difícil imaginar cuántas organizaciones que defienden los derechos de las personas LGBT podrán seguir existiendo en Rusia, ya que ese apoyo [se considera] una defensa del terrorismo", añadió.

Algunas de estas organizaciones ya han decidido cerrar tras el fallo. La Federación Rusa de Deportes LGBT anunció que había suspendido sus actividades, y uno de los grupos LGBTI más destacados del país, Delo, que brindaba asistencia legal a personas de la comunidad, también cerró tras la decisión judicial.

Pero otros pilares de la comunidad LGBTI también están cerrando sus puertas. Los propietarios de uno de los clubes gay más antiguos de Rusia, "Central Station" en San Petersburgo, dijeron que se habían visto obligados a cerrar el club después de que los propietarios del sitio se negaron a alquilarles.

Su cierre se produjo cuando la policía allanó otros clubes y bares gay en Moscú apenas 24 horas después del fallo de la Corte Suprema. Se toman los nombres de las personas y se copian los documentos de identidad.

Aunque la policía dijo que las redadas eran parte de operaciones antidrogas, los activistas LGBT dijeron que podían ver el verdadero propósito detrás de ellas.

"El Estado ha dejado muy claro que está dispuesto a utilizar el aparato de fuerza contra las personas LGBT en Rusia", afirmó Mikhail.

Pero también se espera que el fallo tenga efectos para las personas LGBTI más allá de sus interacciones con otros individuos o grupos dentro de la comunidad.

Por ejemplo, parece probable que el acceso a servicios sanitarios específicos se vuelva más difícil. Algunos profesionales, como psiquiatras y psicólogos, hasta ahora han indicado abiertamente que sus servicios son amigables con LGBTI.

Pero según algunos informes de los medios rusos, se cree que muchos ya no podrán o no querrán hacerlo, y que otros simplemente dejarán de brindar sus servicios a las personas LGBTI por temor a las repercusiones.

Los expertos advierten que sin ayuda cualificada, los riesgos de suicidio, trastorno de estrés postraumático y el desarrollo de otros trastornos mentales aumentarán, especialmente entre los niños, algo que se constató tras la aprobación de la primera ley que prohibía la promoción LGBT entre menores en 2013.

Grupos de derechos internacionales condenaron el fallo judicial e instaron a otros países a proporcionar un refugio seguro para quienes se vieron obligados a huir de Rusia y a apoyar a los activistas LGBT rusos que trabajan tanto dentro como fuera del país.

Cualesquiera que sean los efectos de la ley una vez que se implemente por completo, parece poco probable que haya alguna mejora para la comunidad LGBTI en el futuro cercano.

Los activistas predicen que la retórica política antiLGBTI probablemente solo se intensificará a medida que el presidente Putin busque cimentar el apoyo entre los votantes antes de las elecciones de marzo, y mientras el Kremlin intente desviar la atención del público de los problemas del país, en particular los relacionados con la guerra que arrasa en Ucrania.

"Es más fácil crear un enemigo artificial que luchar con los problemas reales que ha causado la guerra. La comunidad LGBT+ en Rusia es una especie de chivo expiatorio colectivo, que recibe un golpe y siente la ira de la gente", dijo Anatolii.

Otros dicen que a medida que la guerra se prolongue, la represión de la comunidad LGBTI puede comenzar a repetirse entre otros grupos minoritarios.

"Todo lo que hace el Kremlin en Rusia es un intento de desviar la atención de la gente de la guerra. La "otredad" es típica de todos los regímenes dictatoriales. Estoy bastante seguro de que pronto [el Kremlin] comenzará a apuntar a otros grupos como inmigrantes y extranjeros", Nikolay Lunchenkov, coordinador de salud LGBTI de la oenegé Coalición Euroasiática sobre Salud, Derechos, Género y Diversidad Sexual, que trabaja con la comunidad LGBTI en Rusia, señaló

NDR: *Los nombres han sido cambiados por razones de seguridad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3737 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter