Ecuador: Entre protestas y barricadas el pueblo y los indígenas se movilizan en rebelión contra las medidas impuestas por el FMI

Credito: AFP

Credito: Web

Credito: Web

08-10-19.-Miles de indígenas marchan este lunes (07.10.2019) hacia Quito en un abierto enfrentamiento con el gobierno de Lenín Moreno, que decretó el estado de excepción ante las protestas que estallaron hace seis días por el alza de los combustibles.

Los manifestantes provenientes de provincias del sur andino, algunos armados con palos y fuetes, partieron el domingo por la noche a pie y en camionetas para rechazar en Quito la eliminación de subsidios y el consecuente aumento de tarifas.

Otros grupos de indígenas también se desplazan desde el norte de Ecuador para protagonizar una gran movilización el miércoles junto a sindicatos en la capital, donde este lunes por la tarde se reanudaron violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías que se aproximaban a la casa de gobierno, que permanece acordonada por uniformados, en el centro colonial.

En la población de Machachi, a 35 km de Quito, militares y policías intentaron dispersar la marcha con bombas de gas lacrimógeno. Sobre la vía también se vieron barricadas y neumáticos encendidos. La multitudinaria caravana llegó en la tarde hasta Cutuglagua, al filo de la ciudad.

"Estaremos llegando más de 20.000 indígenas", dijo en Quito este lunes Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que en el año 2000 protagonizó el derrocamiento del entonces mandatario Jamil Mahuad, cuestionado por su política económica.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, canceló su viaje a Alemania previsto para esta semana. Entre otros, tenía previsto encontrarse con el presidente germano, Frank-Walter Steinmeier. Moreno quiere "tener los ojos puestos” en Ecuador, aclaró su ministro de Exteriores, José Valencia. Esta apacible descripción de la cancelación, sin embargo, contrasta con la tensa situación en el país sudamericano, que tiene al mandatario más que ocupado: protestas, barricadas, choques con las fuerzas de seguridad y saqueos.

El 1 de octubre, el gobierno en Quito anunció la supresión de las subvenciones al combustible, lo cual llevó a un drástico aumento de los precios de la gasolina y el diésel. Los transportistas paralizaron las rutas de todo el país el jueves y el viernes de la semana pasada. En varias ciudades del país, la Policía y los manifestantes han protagonizado enfrentamientos violentos. En la capital, la protesta rodeó la sede del Gobierno y bloqueó las calles. Ante esta situación, Moreno decretó el estado de excepción, que está vigente en principio pr 60 días. Al menos 470 personas han sido detenidas hasta ahora por las fuerzas de seguridad.

Las protestas vienen de varias partes de la sociedad, no solo del sector de los transportes, como informan muchos medios de comunicación nacionales Entre los protestantes hay transportistas, pero también trabajadores, organizaciones indígenas, activistas ecologistas y estudiantes. Las medidas del Gobierno suscitan el rechazo de una amplia capa de la población ecuatoriana.

La derogación de las subvenciones al combustible, introducidas en la década de los setenta del siglo pasado, forma parte de un paquete de reforma con el que el Gobierno pretende hacer frente a la crisis económica que atraviesa el país. El gobierno ecuatoriano ha recibido un crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de 4,2 mil molles de dólares. A cambio, una de las condiciones es que tiene que reducir el gasto público.

El país está atrapado en una profunda crisis económica y el presupuesto estatal está en número rojos. La cuestión de las subvenciones al combustible es central para el saneamiento de los presupuestos. Una bomba política a escala interna que los predecesores de Moreno al frente del Ejecutivo no se habían atrevido a accionar. Ecuador tenía hasta ahora el tercer precio de gasolina más bajo de Latinoamérica (consulte el gráfico). Pero tras la eliminación de las subvenciones por valor de unos 1,3 mil millones de dólares los precios del petróleo y del diésel casi se han doblado. Un galón (3,8 litros) de diésel antes costaba 1,30 dólares estadounidenses, ahora vale 2,30. Por su parte, la gasolina subió de 1,85 a 2,40 dólares estadounidenses.

La popularidad del presidente Moreno se ha desplomado del 70% que disfrutaba cuando fue elegido en 2017 a solo un 30%. No es ninguna casualidad, La austeridad de Moreno es impopular. Castiga a los sectores más pobres de la población y privilegia a las minorías acomodadas, sobre todo a los bancos privados y a los empresarios”. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INEC), un 25% de los ecuatorianos vive en situación de pobreza.

Moreno aún subestima las protestas en su país: "La población del Ecuador ya fue en el pasado víctima de los ajustes estructurales del FMI. La reacción podría bien ser protestas más masivas como las que los gobiernos anteriores no pudieron evitar. El Gobierno de Moreno no será excepción alguna”.

Queda por ver si el presidente Moreno se tomará en serio lo de "tener los ojos puestos” sobre su país, o incluso si lo llevará al extremo de la literalidad. Con apoyo chino, Ecuador ha instalado por todo su territorio un sistema de vigilancia con más de 4.500 cámaras de vídeo. Las imágenes se muestras en directo en 16 centros de control en los que están empleadas unas 3.000 personas. Un aparato de seguridad perfecto para reaccionar a las protestas. Hecho por Huawei.



















Esta nota ha sido leída aproximadamente 3082 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n347548.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO