Bueno Piedad ahora con Santos

El acuerdo humanitario que desea la mayoría de colombianos, ecuatorianos y venezolanos, para liberar prisioneros de guerra no se dará. Y esta opinión puede no tener la aprobación de nadir por sentimentalismo, según Washington no se puede negociar con terroristas.

Nunca han sido validas las razones de terrorismo que da la alianza Bogotá-Washington para calificar de terroristas a los grupos con eses calificativo, ¿Por qué? Colombia tiene más de 30000 desaparecidos en complicidad con el ejército, policía, paramilitares y DAS.

Juan Manuel Santos en una entrevista dada a CNN, confirmo seguirá con la doctrina de Álvaro Uribe, no le queda de otra después de semejante inversión en el plan Colombia o en la seguridad democrática, de la cual Santos fue su ministro de defensa y uno de los principales autores de la extraterritorialidad practicada por el gobierno de Uribe contra Ecuador y Venezuela, práctica que, según Santos continuara, ese el propósito de llevarlo a la presidencia y de la utilización de las bases militares norteamericanas.

El problema interno colombiano, afecta a ecuatorianos y venezolanos tanto como a ustedes, por seo anhelamos la paz, pero, ¿cómo alcanzar un acuerdo humanitario con las FARC?, si hay guerrilleros en los EEUU, tratados de manera bestial. Critican a la guerrilla y actúan peor que ellos. El gobierno de la seguridad democrática no tiene moral legal ni razón cuando de aplicar lo de “guerra es guerra”. Uno de los principales actores para el acuerdo humanitario, la Iglesia no goza de la total confianza de la guerrilla.

Cuando Uribe asumió el poder nuevamente se hablo de un acuerdo humanitario, por la Iglesia participaron los sacerdotes Castro y Darío Echeverry, por las FARC, Raúl Reyes, Joaquín Gómez, Martin Sombra. Años antes el sacerdote Castro ayudo en la liberación de los soldados en las Delicias, mas de 200, esa circunstancia se dio, porque ese número es un estorbo para una guerrilla móvil, además, la dificultad del despeje, insalvable, en momentos que el plan Patriota acosaba a la guerrilla por todos lados, y que permitió al ejercito arrinconarlos en la selva y bombardear sus campamentos.

Personalmente considero que, de haber garantías para las conversaciones de paz, el acuerdo humanitario seria uno de los primeros en ser tratado, ¿Cómo lograrlo? Si, a todos los participantes del conflicto les interesa que las cosas sigan como están por el dinero de la cocaína. Alfonso Cano desconfía de la Iglesia como mediador del conflicto por las declaraciones dadas por la jerarquía eclesiástica al respecto del conflicto, declaraciones públicas respaldando al gobierno.

Muchos quieren participar en las negociaciones de paz y en los acuerdos humanitarios, los países europeos brindan mayor protagonismo a la guerrilla que la Iglesia, todo fracasa ¿Por qué? Una, porque el gobierno se opone a ese protagonismo, otra razón es, porque la guerrilla son consideras terroristas y reconocidas como tal por los países miembros de la Comunidad Europea desde el 2002. Y, la razón más importante, porque todos: Washington, el gobierno colombiano, paramilitares, guerrilla, ejercito, están felices con el narcotráfico, menos los presos claro.

Cada vez que se produce una liberación, vuelve momentáneamente los temas de la paz y el acuerdo humanitario. Por la fragilidad de la memoria, es necesario retroceder brevemente para sopesar lo difícil que es hablar de estos temas en Colombia.

Cuando los jefes paramilitares fueron traicionados por su principal socio, el gobierno de Uribe, dos de ellos: Ernesto Báez y negro Vladimir señalaron al general retirado Miguel Maza Márquez, ex director del DAS ser cómplice de Pablo Escobar para asesinar a Luis Carlos Galán, considerado como el candidato que podría resurgir al liberalismo, o los crímenes cometidos contra Bernardo Jaramillo, el asesinato del procurador Carlos Mauro Hoyos, de los periodistas Alfonso Cano, Diana Turbay, y otros que, en su momento por la enorme publicidad orquestada, lograron que la opinión pública olvidara los miles de desaparecidos y asesinados que a diario ocurre en Colombia.

De estos crímenes se culpa al narcotráfico, a los paramilitares, a la guerrilla, como los autores materiales, pero, los autores intelectuales ¿Dónde están? Continúan escondidos en los gobiernos, en el congreso, en las cortes, en la banca, con los industriales y en las fuerzas militares.

Generales que cometieron delitos de lesa humanidad, sancionado hay uno, Humberto Velas tegui, por complicidad en la masacre de Mapiripan en 1997, cometido por los paramilitares en donde jugaron futbol con la cabeza de un anciano. ¿Qué paso con las investigaciones al general Rito Alejo del Rio, el más nombrado por los “paramilitares desmovilizados “o el general Francisco René Pedraza, y las alianzas del ejercito con el narcotráfico como el caso de la brigada 15 en Santander Norte o la alianza del ejercito con el ELN en Arauca para enfrentar a las FARC , y la complicidad del DAS, para dejar en libertad a Víctor Navarro del EPL después de asesinar a 10 miembros del Das y a 7 soldados.

Hechos que se producen por el fraude que significa Justicia y Paz desde el 2003, años de farsa inocultable, un acto político oportunista por el dinero de Washington y para amortiguar las críticas sobre violación a los derechos humanos que llueven sobre Colombia. Fraude de extrema gravedad este circo de la desmovilización de los paramilitares, por la violencia sostenida y camuflada en las estadísticas del gobierno, y porque fue el inicio del “soplo del sapo” o de los falsos positivos. Todo por plata.

Entrado en el año 2010 más de 8000 asesinatos confesos, mas d 5000 delitos varios que afectaron directamente a mas de 30000 personas, los 4 millones de desplazados, en confesiones como esta de “Betun” John Jairo Rentería quien afirmo, mas de 800 desmembrados en una finca en Puerto Asís, “algunos estaban vivos cuando los desmembramos” y otras docenas de confesiones de paramilitares que reposan en la fiscalía, sin embargo, Justicia y Paz no ha condenado a nadie.

Otros de los problemas por lo que resulta difícil la paz en Colombia o al menos un acuerdo humanitario, es el Congreso al que usted pertenece Senadora Piedad Córdova, marcando la diferencia por supuesto, es catalogado como un antro de corrupción y pode político del narcotráfico. 70 Congresistas son investigados por la fiscalía y existe ya un pequeño congreso en la cárcel de la Picota con más de 15 Senadores detenidos, y los partidos aliados de Uribe Colombia viva y democrática, desmantelados por alianzas con el paramilitarismo y el narcotráfico, o los remplazos de los senadores titulares encarcelados, suplentes que llegan al Congreso con menos de 800 votos.

Las últimas elecciones parlamentarias demuestran que el poder del narcotráfico no desaparece, candidatos se presentaron, acusados de ser parte de las pirámides en nuevos partidos políticos, el poder político del narcotráfico está ahí.

Inmensa red de patrañas y corrupción construida por el gobierno que Santos dará continuidad, en ese contexto ¿Cómo negociar un acuerdo humanitario con éxito con las FARC? Si el Estado colombiano opera en la clandestinidad por el terrorismo que practica, con apoyo de la OEA, ONU y EEUU.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3377 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: