Trincheras de Ideas

Pepe Mujica un tupamaro comunista al poder en Uruguay

¿Qué sentiría Raúl Sendic, el aguerrido combatiente revolucionario uruguayo, fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, el domingo 29 de noviembre, allá en las riberas del universo, del triunfo del viejo camarada Pepe Mujica a la presidencia de la República Oriental del Uruguay?

De 74 años, el líder revolucionario reivindicó con su casi octogenaria vida la importancia y el valor de los viejos, de la experiencia y la sabiduría acumulada en una vida llena de dureces, luchas abiertas y clandestinas, privaciones, brutales torturas por parte de los militares golpistas, prisión por casi 15 años en cárceles infamantes de la dictadura.

Uno de los hombres más temidos y odiados por la oligarquía uruguaya y el imperialismo, golpeó como dirigente nacional de los Tupamaros las políticas criminales de la dictadura militar que azotó por décadas a la llamada “Zuiza tropical o de América”. País, que al igual que Chile, las fuerzas progresistas y el movimiento, popular jamás pensó que la democracia burguesa se rompiera para darle paso a gobiernos de militares criminales, atroces enemigos del pueblo y entreguistas de la soberanía nacional. Caro pagó esa ingenuidad política el pueblo uruguayo y chileno, miles de muertos, la diáspora, los desaparecidos, el Plan Cóndor.

El Movimiento Tupamaro fue la fuerza política de izquierda emergente en los años 60 y 70 del siglo XX, de enorme capacidad combativa en un país muy pequeño territorialmente y en donde no existen condiciones para la guerrilla rural. La inmensa capacidad organizativa, el manejo acertado de la guerra asimétrica le permitió a los Tupamaros organizar la guerrilla urbana y golpear de manera contundente, política y militarmente, a los dictadores. Famosa fue la película Estado de sitio, del productor griego Costa-Gravas, donde se pone al desnudo la ingerencia y participación de la CIA y el gobierno norteamericano en el gobierno militar fascista que domina a Uruguay.

Fueron años decisivos en el proceso de formación del hoy presidente Pepe Mujica, no en balde era miembro de la dirección nacional del MLN-T, años que lo marcaron como revolucionario. Pasó 13 años presos, pero con todo y los rigores de la cárcel, se cultivó, se preparó aún más políticamente, elevó su nivel cultural y se formó intelectualmente, culturalmente. Comenzado de nuevo el proceso de democracia burguesa a partir de 1985 alcanzó sitiales políticos y llegó al Congreso Nacional como parlamentario.

Sin dudas que el Frente Amplio cimentó su estrategia electoral en los logros del gobierno de Tabaré Vásquez: reducción de la pobreza al 12%, sobre un 33% en 2004 y la indigencia al 1,5%. La economía creció el 12% y el 7% anual en el período presidencial de Tabaré, mientras que el desempleo bajó del 21% al 8% en 2009.

La formación, lucha, sufrimiento y visión política estratégica de Pepe Mujica lo hacen una incognita para muchos. Su personalidad es bastante diferente a la de Tabaré Vásquez, hombre mesurado, de conducta centro izquierdista, extremadamente cauteloso, por momentos conciliador con los gobernantes norteamericanos, es decir, Uruguay por veces fue arrastrado por la dinámica de los gobiernos progresistas de América, otras se distanció de manera esquiva, dando la impresión de que la posición de Uruguay era ni ni pero...

Podemos esperar de Pepe Mujica una conducta Política más agresiva, a tono con su formación y con los tiempos que se viven en América Latina y el resto del mundo. El gobierno facistoide de Obama, el Pentágono, la CIA –enemiga contumaz del viejo revolucionario– no dejaron de participar en la miserable campaña sucia contra el Frente Amplio y en el apoyo al derechista Lacalle, y no le van a perdonar a Mujica su pasado guerrillero, menos en momentos en los que tratan de cerrar el cuadro político/militar contra los gobiernos progresistas.

No sólo se van a continuar las políticas iniciadas por Tabaré, es de esperar su profundización y la apertura hacia procesos constituyentes que le den más poder al pueblo, que nazca un real y verdadero poder popular en Uruguay.

Con Pepe Mujica llegaron al poder los sectores más preteridos y excluidos del Uruguay, los miles que fueron torturados y muertos por los milicos fascistas y los esbirros asesinos, los lesionados, a los que les robaron sus hijos, a los exiliados. El magnífico y sufrido pueblo uruguayo le dio un respaldo indiscutible al viejo Mujica, al legendario guerrillero socialista. Nunca estuvo más acertado el Frente Amplio en la escogencia de su candidato presidencial ni un pueblo en elegirlo.

Los revolucionarios de América Latina y el Caribe estamos de fiesta, un líder legendario de la izquierda llegó al poder, ese es un magnífico síntoma y un robustecimiento del frente antiimperialista y socialista del continente. El apoyo y la solidaridad de los pueblos y el movimiento revolucionario de la región se debe volcar a darle apoyo al nuevo gobierno de los hermanos uruguayos.

¡Salud Camarada Pepe, los revolucionarios de América te saludan!

(humbertocaracola@gmail.com)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7317 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: