Evo, enviado por los dioses

El resurgimiento de la etnia Aimara creo un mito: “Afirman que en 1992 hubo un eclipse de sol premonitorio de dicho resurgir y que tuvo como eje el pueblo donde nació Evo, desde entonces, si los gobernantes no son indígenas, los vientos se tornaran en huracanes, el agua no empapará la tierra, los alimentos no crecerán, el fuego quemara pero no cocinara, los lagos no reflejaran la luz del sol”.

Evo es el enviado de los dioses, es un personaje mítico por el que los indígenas bolivianos están dispuestos a dar la vida. Y, lo mas importante, son la mayoría que lo apoya, de su mano gano seis veces en las urnas y repetirá presidencia en diciembre.

Obviamente hay grandes masas de mestizos frustrados y confundidos, liderados por los latifundistas de Santa Cruz, quienes ya no pueden dar a los indígenas el mismo trato de antaño, explotándolos, porque son la mayoría y su apoyo a Evo es incondicional, Con Evo llego la educación y la salud hasta los rincones mas apartados de la geografía boliviana como nunca antes, y el gas, ahora, representa el valor de un pueblo tradicionalmente oprimido.

Con una policía y ejercito, mas algunas instituciones infiltradas por la CIA, una oposición oligarca y separatista, mas los proyectos de golpe que si existían, terminaron de esfumarse por la estupidez hondureña. Antes de eso, el respaldo dado por UNASUR en Chile, promovido por Venezuela fue fundamental para la estabilidad del gobierno indio, después del referendo constitucional.

Solo un pequeño grupito, liderado por la media luna de Sta. Cruz, insisten en la necesidad de un golpe de estado, sin embargo, la mayoría es consciente que los golpes del pasado no resuelven nada, al contrario, empeoran los problemas del país, además, tampoco existe alguien que pueda contrarrestar la popularidad de Evo, incluso, muchos de la oposición votaron a favor en el referendo.

Hoy, no existe otra alternativa fiable y realista de poder. No hay el más mínimo consenso para un nuevo liderazgo, por eso, la propuesta separatista no prosperó, porque no fueron capaces de contrarrestar la popularidad de Evo, y porque no fueron capaces de restaurar la confianza entre las partes enfrentadas capaz de lograr un pacto social hacia el futuro basado en el desarrollo y la justicia. Por eso no pudieron tumbar a Evo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2465 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: