Socialismo o remesas. Dilema de Mauricio Funes

En estos momentos de crisis mundial, las apuestas revolucionarias son altas, ninguna nación puede permanecer tranquilamente de mirón, después de acceder al poder manifestando ser de izquierda.

Obama se ha dedicado a establecer una política cuya esencia es la contradicción, buscando un conflicto entre los objetivos económicos y sociales, de los planteamientos de desarrollo de cada nación. Apenas en el poder, empezó con Cuba, relaciones bajo la mesa con Lugo en Paraguay, las presiones a Nicaragua, la intromisión de la SIP, comité ejecutivo reunido durante cuatro días en Asunción, manifestó “que los violentos enemigos de siempre, gobiernos populistas, que siguen los dictados de Hugo Chávez”: Ortega, Correa, Lula, Kirchner, Colon, Zelaya, Ortega, Morales, niegan la libertad de expresión. La SIP, siempre al servicio de la extrema derecha y del gobierno norteamericano, con sus medios privados de comunicación, ofrece cátedras de políticas publicas en Latino América, motivaron el desespero de Mauricio Funes, presidente electo de El Salvador. Vieja estrategia de divide y vencerás.

La invitación al presidente Lula a Washington, por parte de Obama, es una invitación sin trascendencia, ya que a fin de mes se reúnen en Chile: Argentina, Uruguay, España, El Reino Unido, Brasil, Argentina, EEUU, la OMC y el BM. En una reunión de “lideres progresistas”. Luego la llamada telefónica a la presidenta Cristina Kirchner, demuestran sus intenciones divisionistas para la región, buscando las economías mas fuertes, y omitiendo a los países revolucionarios a propósito.

Robert Callahan, embajador de Estados Unidos en Managua, advirtió al gobierno de Daniel Ortega, que tiene un plazo de 90 días, para justificar un supuesto fraude en las elecciones municipales de noviembre del 2008, so pena de perder 107 millones de dólares, prestamos de EEUU y Europa, para obras sociales. ¿Que tal? Inmediatamente Mauricio Funes, presidente electo de El Salvador, declara que su mayor prioridad es establecer estrechas relaciones con Washington para salvaguardar a los 2.5 millones de salvadoreños y sus remesas.

Puedo entender lo de las remesas que afectan desde México hasta Chile. Pues de 42 millones de latinos viviendo en los EEUU, 11 millones están indocumentados, de ellos el mayor porcentaje corresponde a los mexicanos, con aproximadamente 5 millones, después le siguen Ecuador, Honduras, Perú, El Salvador, hasta llegar a Chile. Y, todos están sin trabajo por el desempleo producido por la crisis. Realmente Sr. Funes, entendemos que las remesas son mas importantes para su país que para al resto de naciones, por ser pequeños geográficamente hablando, sin petróleo y mayores recursos exportables. Pero igual que otras naciones, su recurso humano es valiosísimo, mas aun, tras una guerra interna de 12 años, 20 años de un gobierno ARENA, gobernando exclusivamente para los ricos, sosteniendo la desigualdad, entregando el país a las garras del TLC y el dólar, afectaron extremamente su nación presidente Funes, esa, la realidad de todo el continente.

Primero posesiónese con dignidad y actué en consecuencia revolucionaria Sr. Funes. Preferible muerto que arrodillado. Es tanta la humillación y el desprecio que los gringos sienten por nosotros, que el vicepresidente colombiano Francisco Santos, nación aliada e incondicional, satélite norteamericano, yéndose contra el presidente Uribe y el ministro de defensa Santos, su primo, dice, no querer continuar con el plan Colombia, por indigno. “Nos maltratan y de que manera”. Ser de izquierda tiene un precio presidente Funes, libertad con dignidad, socialismo o muerte, con los norteamericanos no hay de otra, de no pregúntele a su compañero Salvador Sánchez Ceren, el fue guerrillero del FMLN, no puede aceptar imposiciones de EEUU, antes de empezar su gobierno, ni durante ni después. Eso es dignidad.

En Cuba, necesitan los dólares de esos 1.7 millones de exiliados, que regresaran a la isla a visitar a sus familiares. El temor del gobierno del camarada Raúl Castro, es por su influencia, en las conversaciones o mensajes, estableciendo diferencias con el “país de las libertades”. Si hay ese temor las cosas no están bien en Cuba. Una cosa es vivir bajo bloqueo comercial de un tirano como EEUU al lado, pero los dólares se necesitan, así como la reconciliación nacional, esa una opción, la otra, prohibirles la entrada y continuar con el conflicto social que se profundizara por la protesta de los familiares. La única verdad con los turistas nacionales de retorno a Cuba, es que el pueblo demuestre de que esta hecha la revolución. Las cartas de Obama están sobre la mesa y buscan los conflictos internos. Sabemos lo que busca el imperio, ahora veamos la moral y la ideología cubana, camarada Castro.

.
rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5191 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: