Camaradas de las FARC

Es difícil explicar que los hombres del narcogobierno militar y paramilitar de Uribe presten su aquiescencia al ejercicio del poder por parte de otros hombres, para que procediendo a nombre del gobierno denominado plan Colombia los priven de su libertad, les quiten el trabajo desplazándolos de la tierra, se apoderen de las riquezas de la nación y el pueblo que lleva años marchando en situaciones de afrontar asesinatos privando a sus seres queridos de sus bienes y de sus vidas.

La teoría de las revoluciones por las armas como derecho divino ampliamente aceptada por las sociedades pasadas, ideológicamente convencidas para ofrecer la vida, ha dejado de prevalecer como fuerza insurgente adecuada a las nuevas revoluciones pacificas que buscan la industrialización socialista. Ya las armas no tienen mayor fundamento para la teoría ni la practica revolucionaria para atraer o imponer voluntades a los demás quedando como lesivo y peligroso ante los ojos de los pueblos, de las nuevas y viejas generaciones que ansían un cambio de sistema económico. Si el sistema de seguridad democrática impuesto por Uribe y Washington es suficiente para intimidar a las sociedades de manera que no se resista a ninguno de sus actos, ese mismo sistema de poder guerrillero ya no basta para obligar a aprobar un acto distinto como el que ustedes quieren en igualdad de oportunidades para todos los colombianos camaradas de las FARC. La imposibilidad de dar con una explicación satisfactoria ha llevado a muchos especialistas sociólogos y psicólogos a renunciar a la doctrina que explica la legitimidad de las fuerzas subversivas en término de armas y fuerza solamente. Pero a estos mismos especialistas les ha resultado difícil dar con una explicación satisfactoria de los factores que determinan las funciones del gobierno que habrán de aceptarse como legitimas. Dentro de los nuevos estados revolucionarios las condiciones todavía están como probabilidades, si muestra como y donde se deben decidir las funciones sociales que desempeñaran el pueblo y el gobierno, eso ya es bastante, son los límites para saber si el Estado esta preparado para administrar la revolución, cuando no, los limites de lo que eventualmente podría realizar. Del mismo modo se combate un cuerpo de costumbres y leyes nacionales e internacionales que permiten caminar en el cambio y en la integración tendiente a modificar las funciones que se espera que los pueblos desempeñen en el cambio y diseño del sistema.

Los gobiernos están experimentando el poder dado en las urnas. La gama de actos revolucionarios esta comprendido entre ambos extremos de la política, la influencia de nuevos partidos políticos que inciden notablemente en los procesos revolucionarios de Bolivia, Ecuador, Venezuela, Paraguay, les demuestra que ese es el camino, buscando y preparando el terreno a la política sin repetir lo de la UP. Las situaciones geopolíticas de la región y el mundo ya no son las mismas de 1980 por lo tanto la integración revolucionaria los apoyara, acogerá, porque ya a las naciones no les resulta tan fácil refugiarse en el anticuado concepto de asuntos internos de cada país. Nadie respeta ni teórica ni prácticamente los asuntos internos cuando se habla de revolución energética o alianzas revolucionarias en la necesaria integración para sacar avante la revolución.

Las FARC políticas nos hacen falta en Colombia, su peso revolucionario, experiencia y convencimiento ideológico ayudaran a las revoluciones en los países ya no con las armas ni el camuflaje de la selva, necesitan un nuevo partido político que encare a los caducos y militaristas conservador y liberal transformados en capiconservador y neoliberal respectivamente. No pudieron en 50 años arrebatarle la toalla al comandante Marulanda por un lado. Por otro lado las guerrillas han sido y serán los abanderados de los pueblos de izquierda. Empuñar un fusil siempre será una opción valida para luchar contra las dictaduras opresivas y represivas. Pero lo ustedes camaradas los esta carcomiendo por dentro y es un pésimo precedente para los pueblos revolucionarios y para la guerrilla mas antigua del mundo. La estrategia imperial del dinero utilizado por Uribe a mayor escala para el sapeo y la traición le esta dando resultado, el cansancio mental por el cerco impuesto a las vías logísticas, su descuido en sembrar parcelas para su alimentación, el terreno entregado a los paras desde fines de los 90 no fue solo geográfico se entrego en bandeja a la gente campesina que Uds. debían defender de los paracos militares traducidos en una enorme masa de gente desplazada, problemas agravados por tres tras la muerte de tiro fijo afectando la ideología y disciplina en las filas de las FARC. No se puede hablar de guerrilla con opción para triunfar solo desde el campo, la densidad poblacional esta en las ciudades así como el capital industrial y político. Sobrevivir tras campos minados tampoco es lucha guerrillera camarada Cano.

Perdida de Marulanda que ni usted camarada Cano ni el mono jojoy han podido reemplazar por carecer de peso en las filas de los comandantes guerrilleros y en las tropas. No pueden permitir que la actual degradación continué en las filas guerrilleras. La traición no terminaran con las FARC, pues desde Adan y Eva es parte del vivir humano pero los últimos acontecimientos desde Ingrid hasta acá hace intuir una podredumbre interna que es necesaria parar camarada Cano, todo tiene un tiempo y el tiempo de las FARC EN ARMAS TERMINO. Nace las FARC políticas que Colombia y las revoluciones Sudamericanas esperan, esa la utilidad revolucionaria de las FARC en los actuales momentos históricos que vive el mundo. Salgan y reincorporasen a la vida civil, el mundo latino es otro, ayúdennos en ideología convencida faltante revolucionario en los pueblos.

Bienvenidos camaradas de las FARC, su partido no puede ser los ya existentes en la izquierda con ningún pololiberal, podría ser Fuerzas Aliadas Revolucionarias de Colombia solo por decir algo. El nombre del partido político saldrá de ustedes miembros de las FARC pero ya. Las elecciones en EEUU, el fortalecimiento de los procesos revolucionarios en la región por su integración, la recesión económica del capitalismo y su crisis política es una invitación para destruir de una vez por todas la excusa de Uribe para el sostenimiento del plan Colombia. La alternativa revolucionaria que representa el ALBA en el continente los espera.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3651 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: